miércoles, 29 de agosto de 2012

Isla de Marchi, si la revolución no es transmitida, entonces será filmada




Estamos, sí, disputando la hegemonía. O son hegemónicas las minorías que controlan el poder económico y por ende el devenir del pueblo, o es hegemónico ese pueblo. Y en épocas de homo videns, la comunicación es fundamental para caracterizar esa hegemonía. Ojo, 2011 demostró que a la política posta, no le puede ganar, pero la victoria será completa cuando ese caudal de votos no elija la política sólo por su bien personal, individual, sino que lo haga por el colectivo. Que sean conscientes de que pierden un poco para que otros ganen así ganan todos. Un poco de cristianismo, nada más.

CFK fue clara al decirlo, Hollywood no sólo produce material audiovisual que luego comercializa, lo que más vale de Hollywood son los valores que transmite, los elementos culturales que propaga en el mundo, globalizando. El dedito medio de Lanata y sus seguidores, por ejemplo. Y si de identidad nacional hablamos, como resguardo del proyecto, no queda otra, ya nos cansábamos de decir por acá y en otros posteos, que contrarrestar esa colonización con las mismas herramientas de difusión masiva. Las buenas intenciones no alcanzan.

Desde ya, que la inyección de guita que además aportará energía al movimiento económico del país, debe ir acompañada de producciones que se encarguen de promover nuestra cultura. Desafío ahí, para una audiencia consumidora de bienes culturales matrizada por la cultura pop y sus derivados, que incluye también a sus realizadores. Todo un desafío que sólo con decisión política puede ser llevado a cabo. Y mucho mercadeo, muuuuuuucho mercadeo. Zamba en cada mochila o en cada vasito de yogur, por que no.

Así, la disputa hegemónica se trasladará a un teatro de operaciones copado por quienes se oponen al kirchnerismo, pues no es más que una disputa de valores, de paradigma, lo que está en juego.

El cine argentino puede tener su segunda edad de oro.

6 comentarios:

Artajerjes dijo...

Espero que nuestra "Cinecittà" (Complejo de estudios de cine y televisión fundado por Mussolini para fines de propaganda) permita a los diferentes cineastas realizar sus películas libremente, sin necesidad de apelar, para conseguir fondos, a guiones inspirados en el sufrimiento de la dictadura o en un revisionismo histórico a la bartola, tal como sucede con el INCAA hoy en día. Soy siempre optimista y quiero pensar que tal complejo será cuna de grandes películas que nos representen y no de "pajas mentales de cineastas" (Campanella dixit). Quiero que salgan directores como Stanley Kubrick o Woody Allen y no como Leni Riefenstahl.

Anónimo dijo...

Esa una pena Artajerjes, se te murió Fernando Siro para hacerte una panzada dictatorial

Artajerjes dijo...

Te fuiste para el lado de los tomates anónimo, mejor tomate el trabajo de rebatir mis argumentos con otros argumentos un poco más sensatos que un soso insulto a mi supuesta condición de pro-dictadura. Hacé como el señor Sala, que puedo discrepar en miles de cosas con él pero es un tipo que piensa y no escribe boludeces al boleo

Anónimo dijo...

Artajerjes

¿Quién habló de Mussolini y ese cinismo de la propaganda? Vos.
Me parece que quien sale con los tapones de punta se la tiene que bancar. No puede luego exigir argumentos y noblezas cuando partió de preconceptos maliciosos.

Artajerjes dijo...

Lo de Mussolini fue a título de anécdota nada más, y simplemente expresé una preocupación sobre el cine nacional, ideologizado in extremis, como el cine yanqui en la Guerra Fría.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Artajerjes

No puedo menos que coincidir con usted sobre el cine de Campanella. De todos formas es una cuestión de gustos. Spielberg hace sagas muy pelotudas para ganar guita ya que conoce muy bien el mercado, y después nos regala trabajos excepcionales como La Lista de Schindler, El Imperio del Sol, Inteligencia Articial o Salvando al Soldado Ryan. Se me ocurre que al ser una industria multifacética ofrece mucho laburo, en consecuencia todo intento es bienvenido, más allá de mis propios gustos.

Sería ideal planificar culturalmente una sociedad utilizando el tamiz de la excelencia, pero convengamos que lo primero que harían es acusar a quien lo hiciera de sectario.

La cultura, según el negro Dolina, tiene una acepción antropológica y otras eminentemente compleja. Ésta última es la que el Negro considera como la verdadera cultura, aquella que promueve la inteligencia, el conocimiento, el arte,la ciencia. Lamentablemente priva la primera. Darle al pueblo lo que el pueblo quiere. De ese modo los Wachiturros tiene la misma entidad que Bareinboim.

Es un cambio cultural que necesita muchos años. De todas formas no creo que en otras sociedades pase algo distinto.

Con respecto a lo que dice ANO, en parte estoy de acuerdo con él. Usted parte de una subjetividad falaz. Nos coloca a los kirchneristas en planos totalitarios, linderos a Mussolini, cuestión que desde la inteligencia me parece no ha lugar. Déjelo para los que no tienen argumentos. Acusar a este Gobierno de Nazi, Fascista o Stalinista es bastante llano y ciertamente pobre.

¿Qué tiene de malo revisar la historia? ¿Qué tiene de malo revisar a la ciencia? En todo caso a poco de transitar ese camino se develarán aciertos y errores y en consecuencia la estupidez o la brillantez de sus actores.

Le recomiendo leer el artículo que colgué en mi blog personal cuyo autor es el gran filósofo Karl Popper. Se llama el Conocimiento de la Ignorancia.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails