domingo, 19 de octubre de 2014

Mire que le dijimos.....


Que Garetto tenía su ciclo agotado como dirigente en ConInAgro. Que las posiciones políticas y sus ambiciones personales se llevaban cada vez peor con los intereses de la entidad que lo había propuesto para la entidad de tercer grado que representa a los Cooperativistas Agrarios.
Que esos caminos divergentes, de acuerdo a los estilos vaticanos de la dirigencia de ACA, no iban a terminar en una ruptura pública, si no que se iba a esperar el término de su mandato a finales de 2014, para que su salida fuera por así decirlo "elegante".

Ahora La Politica On Line, nos "entera" que:
FIN DE OTRO CICLO Hace 43 minutos
(0)
guardar lectura zen
Se van Buzzi y Garetto y se rompe la mesa de enlace del campo
LPOAmbos dirigentes dejarán sus entidades el mes que viene. Balance y futuro político.
....................................................................................................................................................................
Es que la unidad lograda entre las cuatro entidades del agro no fue nada sencillo. Tanto Sociedad Rural (SRA), Confederaciones Rurales (CRA), Federación Agraria (FAA) y Coninagro representan distintos intereses y en algunos casos hasta son contrapuestos.
Ahora bien, lo concreto es que el fin de ciclo no llega solo para el kirchnerismo ni para algunos sectores de la política, sino que también llegó para la Mesa de Enlace que, a casi siete años de su conformación, ya tiene un final muy próximo.
Sucede que en noviembre dejan sus entidades los dos últimos alfiles: Carlos Garetto y Eduardo Buzzi. Se trata de dos dirigentes que atravesaron los momentos más calientes de la tensa relación entre el campo y el kirchnerismo (junto a Luciano Miguens, Hugo Biolcati y Mario Llambías).
Si bien Garetto asumió en Coninagro a fines de 2008 tras la salida de Fernando Gioino, se convirtió en un dirigente muy respetado en el sector ya que priorizó la relación con el resto de las entidades por sobre los fuertes intereses económicos en su organización.
Quizás por esta postura política fue que ese año la empresa láctea SanCor decidió dejar de formar parte de Coninagro, perdiendo así la entidad cooperativa a su principal soporte financiero (la firma representaba el 20% de los ingresos totales).
....................................................................................................................................................................
Como sea, lo concreto es que ahora, según pudo saber La Política Online, Garetto busca regresar a la política (fue intendente de Leones en Córdoba) y ya inició conversaciones informales con algunos sectores del radicalismo y con dirigentes del PRO.
De hecho, en el lanzamiento de la candidatura presidencial de Ernesto Sanz en el Luna Park se lo pudo ver a Garetto en un lugar privilegiado muy cerca de Gerardo Morales y de otros altos referentes del partido en el que se inició en política.
Pero también en el Frente Renovador de Sergio Massa se habla de sumar a Garetto a sus filas y hasta en algún momento se mencionó la posibilidad de que sectores del sciolismo intenten acercarlo teniendo en cuenta su perfil cauto y moderado.
En tanto, en Coninagro el dirigente que más suena para suceder a Garetto el mes que viene es Egidio Maillan, un referente del campo en la zona de Necochea cercano a otro hombre fuerte de la entidad como lo es Daniel Asseff.
Por el lado de Buzzi, todo es más público. El líder de Federación Agraria (FAA) mantiene una feroz interna en su entidad por su sucesión que pelean el oficialista Omar Príncipe y el ex delfín buzzista, Pablo Orsolini.
Lo cierto es que a fines de noviembre se develará el futuro presidente de la entidad federada luego de la suspensión de las últimas elecciones por la denuncia de la oposición acerca de una supuesta manipulación de los padrones electorales.
Por otro lado, en el terreno político, hoy Buzzi está más cerca de Massa, pero no descarta pegar el salto al sciolismo en caso de que el gobernador de Buenos Aires finalmente se despegue del kirchnerismo el año que viene.
Lo que está claro es que tanto Buzzi como Garetto no quieren quedar al margen del mapa político, contrariamente a otros dirigentes rurales como Biolcati y Llambías, quienes decidieron dar un paso al costado definitivamente.
Termina así una historia que vinimos anticipando acáacá y acá. para no sobreabundar en datos...
Un ConInAgro vaciado de entidades, (resulta sintomático que las recientemente constituídas Federaciones de Cooperativas de Productores Frutícolas del Alto Valle de Rio Negro y Neuquen, y de Cooperativas de Productores Laneros de Rio Negro y Chubut en lugar de asociarse a ConInAgro, su natural entidad de Tercer Grado, lo hayan hecho a COOPERA que tradicionalmente ha venido representando al Cooperativismo no agrario), de la que SanCor hace tiempo se alejó, que solo cuenta con FeCoVita como presencia simbólica y algunas asociaciones o federaciones de Cooperativas que son poco mas que sellos de goma, es lo que deja el paso del Ing. Carlos Garetto por la máxima entidad representativa del Cooperativismo Agrario Argentino.
Un azaroso destino político les espera a ambos. Pasada ya la "moda" de los agrodiputados, que solo sirvieron para embelecar el voto de las clases medias urbanas, ya que como analizamos en su momento, en sus propios lugares de residencia del interior no fueron acompañados electoralmente por sus propios convecinos.
Tal como le sucediera en su momento a mismo Garetto que siendo Intendente por el Radicalismo de Leones (Sede de la Fiesta Nacional del Trigo) enclavado en el centro mismo de la "Pampa Gringa", perdiera la comuna a manos del FPV. 
Les va a costar a ambos encontrar un lugar al sol....
Antonio (el Mayolero)

sábado, 18 de octubre de 2014

Comunicacionales, o de como se arma el bardo cuando nos encontramos frente a la realidad.

Hoy, como todos los sábados, estábamos en la radio haciendo la habitual edición de "Voces Cooperativas". Obviamente no podíamos dejar de lado las implicancias de la puesta en marcha de nuestro propio Satélite de Comunicaciones. La cosa iba apuntada al desafío que significa para las Cooperativas de Servicios ponerse a tono ya no solo con el satélite, sino con la otra parte, la mas cercana a los usuarios que es la red de fibra óptica que hace varios años se viene tendiendo, y alcanzando a lugares que no son "negocio" para las empresas privadas.

Y de pronto empezaron a entrar llamados de los oyentes. Y dán para el análisis, ya que algunos (por suerte solo algunos) evidencian un alarmante grado de desinformación, casi patético.

Y uno le encuentra cierta lógica a su patético grado de desinformación. Bombardeados como están por algunos comunicadores, que nunca les dijeron que se estaba tendiendo una red de fibra óptica que cubre la mayor parte del territorio nacional, que no informaron jamás de la existencia del Instituto Balseiro, que jamás informaron de la existencia del INVAP, cuando éstos medios no pudieron ocultar mas la realidad de un hecho que les pegó en la cara como el lanzamiento del satélite ARSAT1, se encuentran con cosas incomprensibles.

Claro; apagan el televisor cuando hay cadena nacional, o si lo dejan encendido es para ver "que ropa tiene hoy la yegua" o tratar de ver la marca del reloj que lleva; aceptan a libro cerrado que la única riqueza del país está en el campo, y que nuestro destino es el de exportadores de "conmodities". Por lo tanto ignoran (o desconocen) la existencia de planes de gobierno centrados en el desarrollo de la ciencia y la tecnología.
No es que una mañana Cristina se levantó e inspirada por una película que vió la noche anterior, dijo "Construyan un Satélite de Comunicaciones o "tiendan una red de fibra óptica que cubra la mayor parte del país, de forma que todos los habitantes tengan acceso a las comunicaciones, a Internet, o a la TV, por mas aislados que se encuentren en nuestra geografía.

Y claro, tienden a mezclar todo con lo que los bombardea a diario, la "inseguridad", la violencia, las "escuelas de Lanata en Formosa" y se preguntan desde ese "sentido común" prefabricado, "para que se gasta en eso en lugar de construír escuelas y terminar con el hambre de los pueblos originarios" sin relacionar, porque les faltan piezas del rompecabezas que todo va de la mano en un modelo social y económico que el periodismo hegemónico no tiene ningún interés en  comunicar.

Por suerte no todos son así, y uno tiene la satisfacción que que haciendo el balance, los mismos oyentes se neutralizan en sus llamados. Estamos a mitad de camino...

Les dejo el audio del programa de hoy de Voces Cooperativas" por si tienen ganas de hacer su propio análisis

Antonio (el Mayolero)

miércoles, 8 de octubre de 2014

Eduardo Molini; sin pelos en la lengua, canta las 40

Sabido es que Carlos Garetto es presidente de CONINAGRO, una Confederación de Asociaciones de Cooperativas que tienen que ver con actividades agropecuarias .. En carácter de tal, hoy ha declarado que se opone terminantemente a la creación de una agencia estatal que intervenga en el comercio de la producción granaria.

 Se podría decir que está en su derecho , y así es . Quien esto escribe colega de Carlos Garetto en una zona marginal y en una explotación varias veces más pequeña , deplora las manifestaciones del dirigente que a diferencia del pintoresco presidente de la FAA , que va y viene con sus opiniones , nunca duda y no se cansa de adherir a un pensamiento que se da de patadas con el cooperativismo.

 La entidad de origen de este cruzado de la libre empresa es la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) . A que no saben cual era la participación de esta en el total exportado en 2003, el 2 x ciento, hoy gracias a la intervención del estado es de 11 x ciento.En la década neoliberal las cooperativas asociadas de ACA se fundían por el arrastre de la situación de los productores , la mayoría de estos tenían hipotecadas sus tierras y en la campaña electoral de 2003 el candidato neoliberal Lopez Murphy, prometía que de llegar a la presidencia remataría esas tierras invitando a inversores extranjeros .

 Todo tipo de facilidades dió la actual administración para reparar el saqueo en ese particular. La otra gran socia de ConInAgro es Sancor la gran empresa láctea argentina con enormes dificultades en 2003 y rescatada entre Nestor Kirchner y Hugo Chavez y hoy en franco crecimento. La actitud de Carlos Garetto es de la de un ácaro que sobrevivió al Nopucid , en medio de embates ,amenazas crecientes y tangibles, el hombre se hace el distraído y se desentiende de la suerte de un gobierno que hizo y hace mucho por su entidad 

Resulta también paradojal que ACA nace y se desarrolla con el estímulo del primer peronismo , pero solicitar que el olmo entregue peras , no es pertinente ,ya se sabe.

Antonio (el Mayolero)

martes, 7 de octubre de 2014

Hoy el post lo hace Eduardo Molini; chacarero y de Bajo Hondo

Molini Hnos. Chacareros de Bajo Hondo

Se reflotan por estos días dos necesidades de control de la economía que resulta imperioso implementar. A saber la banca y el comercio exterior. El tema no es nuevo y formaba parte del programa de gobierno que en 1988 Antonio Cafiero por el peronismo firmó con el la CGT de Saúl Ubaldini , la FAA de Humberto Volando, el PI de Oscar Alende , la DC de Auyero y el PSP de Estevez Boero.
 El vendaval económico que el establishment fogoneo para barrer del mapa a Raúl Alfonsin y domesticar al poco resistente Carlos Menem y su correlato hiperhinflacionario de 1989 , despejaron el camino para que el bloque conservador devaluador creyera por tres meses que el banquete era para ellos , pero no, fue peor aún solo hicieron el trabajo sucio para que la pesadilla neoliberal que Martinez de Hoz inició se coronara con 12 años de devastación inéditos en un país como el nuestro.
 Quiera el pueblo entender que es lo que hoy está en juego , la gravísima y descarada ofensiva que desde adentro y afuera se lleva a cabo eximirían de explicaciones sobre lo delicado de la situacion nacional, pero la capacidad de daño de los sectores concentrados de la economía y los coreutas mediáticos que le dan sentido sentido neutro a la ignominia hacen que el trance sea más dificil aún.
 Quieran los acontecimientos que nuestro gobierno logre quitarle a los exportadores parte del enorme poder que les da ser dueños de los puertos y ser agentes de retención de los derechos de exportación . lo que convierte al sector en un enorme simio provisto de una navaja. 
El lamentable episodio de la mitad de la cosecha de soja en medio del barro , con el precio internacional bajando mas del 30 x ciento, es un triunfo redondo de los titiriteros mediáticos que se revuelcan de risa con la grieta entre productores agropecuarios y el gobierno .
Quisiera saber los términos de la relación de los presuntos dueños de los bolsones y los exportadores, dado que estos son dueños tambien de pooles de siembra y controlan a buena parte de los emprendimientos particulares mediante la provisión de insumos y la difusión de contenidos políticos y económicos de corte neoliberal fundamentalista . a punto tal que el 99 x ciento de los productores está convencido que el gobierno les roba. 
La batalla cultural exige, entonces, una sintonía fina que supere algunos deslices binarios que se observan por parte de comunicadores que no colaboran con la superación de un problema que no es exclusivo del sector sojero. ¿Son estos los únicos con pereza para la armonía del conjunto?; que decir de la clase media y alta de las grandes ciudades que ya se habrían comprado buena parte de dolares que se pudren en el campo. .

lunes, 6 de octubre de 2014

¿Usted es loco, tonto, o pelotudo?

Expresión del dialecto Mayolero que no necesita demasiadas explicaciones, pero a la que uno inevitablemente acude, al encontrarse con algunas noticias, y mas que nada por quién es el que hace las declaraciones. Ver detenidamente esto:

Mas que nada caradura y vividor. A este seudo dirigente al cual ya hace tiempo que le hemos sacado la ficha, que se ha venido manteniendo a la cabeza de la FAA por medio del fraude electoral, curro que se le ha complicado por la acción de la Justicia. Que allá por el 2003 abrigaba sueños de ser convocado por Nestor para encabezar la entonces SAGyP (hoy Ministerio). Que viendo que por ahí no mojaba el pancito, se sumó a las distintas expresiones de la pequeñoburguesía bienpensante y "progre", junto a De Gennaro, reviviendo un remedo de la "confluencia del proletariado urbano con el campesinado", de los panfletos de su época de estudiante de Agronomía y militante de la "Fede", que luego fué virando hasta confluir con la SRA y CRA al pie del Monumento a los Españoles, y festejar con champagne el "voto no positivo" de Cobos.

Hoy, que se le cierran las posibilidades de seguir viviendo de los viáticos de FAA, en los Deptos. de FAA y viajando en los autos de FAA, que sus "representados" (¿?) ya hace tiempo que le tiran la bronca, mas cuando se dieron cuenta que aquel "voto no positivo", ante la baja de los precios internacionales de los commodities, los dejó pegados a al 35% en la soja, cuando de haberse aplicado tal como salió de diputados sería del 28,5%.

Entonces, ante la aparición mediática de un proyecto de Re-creación de una Agencia Estatal de Comercio de Granos, proyecto del que me voy a abstener de opinar mientras no lo conozca en detalle, y que hasta me asalta la duda de que realmente exista o sea solo un "globo de ensayo" tendiente a reforzar la presencia de "el campo" en la protesta del 13N. Ver acá. como viene la mano

Ante esta situación, y la estremecedora posiblidad de tener que volver a "poner el culo arriba del tractor" el hombre se anota en ésta a pesar de las denuncias que hay en su contra de haber armado una empresita de corretaje de granos, a costillas de la Federacion de Cooperativas que se armó sobre las ruinas de FACA. ¿O hará valer su experiencia en el corretaje? ¿O será que había puesto sus fichitas a Massa para llegar a diputado, y ve que se le mancó el caballo, y entonces anda buscando algun conchabo?

La verdad es que casi preferiría al Ing. Mariano Tapia en el Directorio de una eventual sucesora de la Junta Nacional de Granos. Al menos, es coherente y no anda cambiando su forma de pensar a cada rato.

Antonio (el Mayolero)

domingo, 5 de octubre de 2014

no chamuyés



para agregarle un poco más a lo que el mayolero nos cuenta:

"Ningún gobierno que venga va a eliminar las retenciones, es chamuyo"

Así definió el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, a las promesas de algunos candidatos presidenciales que aseguran que, de ganar, eliminarán ese instrumento recaudatorio. "Macri dijo que saca las retenciones en 7 años, no nos dejemos engañar", sostuvo. 

genio y figura .

sábado, 4 de octubre de 2014

Negligencia, impericia, imprudencia ¿o simplemente ignorancia?

¡Y de yapa se vino la inundación!
Cuando el conflicto del 2008 por la Resolución 125 llegó al Congreso Nacional, la "125" fue analizada por la Cámara de Diputados se le introdujeron modificaciones. Una de ellas, muy importante, fue la movilidad de las retenciones, es decir, a mayor precio crecía la alícuota hasta un tope máximo del 35%, pero al producirse baja en el precio internacional la alícuota decrecía proporcionalmente. Otra no menos importante, establecía un reintegro por fletes a aquellos productores situados a mas de 400Km. del Puerto de embarque mas cercano. Era una reivindicación sostenida por la Federacion Agraria (con entusiasmo) y acompañada en sordina por ConInAgro, ambas entidades actuantes en representación de los pequeños y medianos productores.

Recuerdo claramente haber visto a Eduardo Buzzi abrazándose con el entonces Presidente del Bloque del FPV Agustin Rossi, al terminar la votación, como un signo de un consenso logrado con esfuerzo, y bastante buena voluntad entre las partes.

No era todo lo que una y otra parte querían, pero se pudo encontrar un punto de equilibrio, al que debe sumarse que se le ponía un tiempo determinado de aplicación a la norma, por el cual, pasado un par de años se discutiría el asunto de nuevo.

Pero es de suponer que los "puntos altos" de la entonces Mesa de Enlace (SRA y CRA) pusieron el grito en el cielo, ya que esto que se había logrado, iba a dejar sin motivación a la entusiasta tropa de "desacatados" a la que habían logrado movilizar a copar las rutas.

Claro, el objetivo era otro, que no pasaba precisamente por la situación de los chacareros, sino que era un golpe de estado encubierto.

¿Que habrá pasado allí adentro, lejos del escrutinio de las omnipresentes cámaras de TV? A lo mejor algun dia lo sabremos.

El hecho real es que cuando el tema llegó a Senadores, todos se congregaron en el Monumento a los Españoles, y festejaron destapando champagne el "voto no positivo" de Julio Cleto Cobos, sin advertir que esto "clavaba" las retenciones en un 35% y eliminaba los reintegros de fletes y clausuraba la reconsideracion luego de un par de años.

La soberbia de "los puntos altos" que paladeaban por anticipado la segura renuncia o claudicación de la Presidenta de la Nación, sumada a la ignorancia supina de los movilizados y de los "autoconvocados", especie de reaseguro del establishment financiero para presionar a la dirigencia de FAA y ConInAgro a actuar en contra de los intereses de sus representados, y del funcionamiento de las Empresas Cooperativas, los llevó por impericia, imprudencia, o negligencia, junto a una buena dosis de ignorancia de la realidad y de una visión integradora de la Nación los dejó a contrapierna.

Hoy ya la Mesa de Enlace no existe mas que en algún suelto de los diarios. Ya no les sirve mas. Los productores protestan y están empezando a entender como fueron usados.

No hay mas que echar un vistazo a algunos de los sitios donde se expresan para ver cual es su sentimiento actual

Ver acá especialmente

"LA GRIETA" LLEGA AL CAMPO: SE CAE EL TRACTORAZO #6O DE BUZZI, LO MÁS COPADO QUE LE DICEN ES "LACRA"


Hoy la soja bajó de precio, de no haber mediado el tan festejado "voto no positivo", la soja pagaría solo el 28,3% de retención. Y aquellos productores que están a mas de 400 Km. del puerto tendrían reintegro de fletes. ¡Y de yapa les acnnsejaron que retuvieran esperando la devaluación!


A la negligencia en la administración de los intereses económicos de sus representados, podemos agregar la impericia en su condición de dirigentes, la imprudencia conque se manejaron llevando al país a una paralización por mas de 100 días, casi que le podríamos agregar la codicia por agarrar algún carguito de Diputados Nacionales y la mala leche en todos sus actos.

Antonio (el Mayolero)

miércoles, 20 de agosto de 2014

Manual de instrucciones para amenizar la espera en la carnicería...

O en la cola del super, o en el almacen de la esquina.

Como siempre, la Maga hizo uno de sus trucos, y como siempre que hace uno de sus trucos, ha dejado un tendal de gente desconcertada.

Los representantes mediáticos locales de la bandada de buitres, (alcagüetes mal pagados, en dialecto Mayolero) se dedican con todo entusiasmo a vaticinar los mas horrorosos desastres. Desastres que vienen vaticinando desde que el 2005 Nestor Kirchner puso en marcha la primera negociación con nuestros acreedores. Recordemos que lo que se decía entonces era que "nadie la iba a aceptar", máxime porque además al haber cancelado la deuda con el FMI, éste no tendría ningún tipo de ingerencia ni supervisión sobre el proceso de renegociación de la deuda.

Primera sorpresa; casi un 70% de los acreedores aceptaron las condiciones que la Argentina propuso. Para las leyes de quiebras de cualquier país del mundo, es porcentaje suficiente para consolidar un Concurso de Acreedores y hacerlo obligatorio para el resto. Pero no hay una legislación o tratado internacional sobre el tema, precisamente porque NUNCA nadie pensó que una Nación, en aras de su soberanía, y existencia como nación se presentara en este equivalente a una Convocatoria de Acreedores. Claro. las naciones no van a la quiebra, pero nosotros bien sabemos (y nos costó sangre sudor y lagrimas aprender) que esos procesos terminaban inevitablemente con pérdidas de soberanía, ya fuera sobre nuestros recursos naturales, o nuestra producción, o el bienestar de nuestros habitantes.

Cuando en 2010 se reabrió el canje, los vaticinios fueron similares, y volvieron a fallar (como siempre). Se sumaron nuevos acreedores al canje hasta llegar mas del 97% de los tenedores de títulos, que representan el 92,5% del Capital.

Nuestros lenguaraces se dedican ahora a ver como siguen embarrando la cancha, por lo que creo conveniente que en todo momento tengamos presente que:

1) La jurisdicción de los Tribunales de Nueva York está convalidada por uno de los primeros decretos de la dictadura civico-militar en 1976. Lleva la firma de Videla y Martinez de Hoz, que una vez firmado el decreto modificatorio del Codigo Civil, comenzaron a engrosar nuestra deuda externa, según se puede ver en el cuadro inserto. Cabe recordar aquí algún post en este mismo blog, donde Videla explicitó los objetivos del Golpe de Estado Cívico-Militar de 1976 (Ver acá) Como estas son las deudas originantes del matete, seguimos "pegados" a la Justicia (¿?) Neoyorquina, que ni siquiera es "La Justicia" de los EEUU, sino de uno de sus estados. Todo lo demás que fue engrosando la deuda, fueron refinanciaciones de aquellos créditos de la dictadura, "blindaje" y "megacanje" incluídos.

2) No voy a entrar a repetir lo que todos ya sabemos sobre la actuación de Griesa en defensa de algunos tenedores de bonos que no entraron al canje. Solo cabe agregar que su actuación impide que los acreedores cobren. Situación a la que la República Argentina es totalmente ajena.

3) El mecanismo de pago a los acreedores es indirecto, es decir, nuestro país no paga a cada acreedor en forma individual, sino a través de bancos especializados, (New York City, Bank of New York Mellon) que reciben el monto total del vencimiento en un fideicomiso (o sea una cuenta especial de donde no se pueden extraer fondos mas que para hacer los pagos a los titulares de los bonos que están perfectamente individualizados). La obligación contractual de la Argentina se extingue en el momento en que deposita los fondos en el Banco indicado por el tenedor de los bonos. Por lo tanto, la Argentina pagó, y NO está en default.

4) Dado que ese mecanismo de pago, que no es ningún invento nuevo, sino que es un procedimiento universalmente utilizado desde hace muchos años en el mercado financiero internacional, ha resultado vulnerado en perjuicio de nuestros acreedores, por un fallo "extravagante" (según el propio Gobierno de los EEUU) de un Juez Provincial con severas limitaciones intelectuales (de las versiones taquigráficas surge claramente que de Derecho Internacional no tiene ni pálida idea) agravadas por su avanzada edad, queda demostrado que se están haciendo los pagos en un lugar de absoluta inseguridad jurídica.

5) Lo que se propone: abrir la posibilidad el pago sobre cuentas de Fideicomiso del Banco de la Nación Argentina, a los efectos que aquellos acreedores que lo crean conveniente, se puedan hacer de su dinero sin que nadie les manotee los pagos a la pasada. Por otra parte, abrir otro fideicomiso en el BNA donde se irán depositando los fondos que corresponderían  hacer a los bonistas que no entraron en el canje, tal como si lo hubieran hecho. Esto no será obligatorio para los acreedores. Aquellos que quieran seguir cobrando en otros Bancos lo seguirán haciendo, eso si, por su cuenta y riesgo...

6) Esto NO ES UNA REAPERTURA DEL CANJE. No se puede reabrir algo que no se ha cerrado. Ya hace un tiempo que nuestro Congreso, por amplia mayoría (donde tambien votó favorablemente la oposición) introdujo una modificación a la llamada "Ley Cerrojo" para permitir que los que no habían entrado en los dos primeros canjes lo pudieran hacer (eso si, en las mismas condiciones que los anteriores adherentes).

Bueno, amigo, aqui le dejo esto que he tratado de hacerlo lo mas sencillo posible, para que lo pueda utilizar ante la "inundación" de opinadores interesados que se aprovechan del desconocimiento de la "gente" sobre estos temas. Gente de por si predispuesta a creer cualquier bolazo por desorejado que éste sea, siempre y cuando sea contra la "Señora" y el "jovencito", sin olvidar a los demonios de "La Cámpora" y cuanto mas complica esto a Boudou...

Antonio (El Mayolero)

domingo, 17 de agosto de 2014

Un complemento al posteo anterior.

La urdimbre cívico-militar y el huevo de la serpiente

Año 7. Edición número 326. Domingo 17 de agosto de 2014

Ignacio, Guido Montoya Carlotto. La trama de la apropiación lo llevó a Olavarría.

OTRAS NOTAS

  • La conferencia de prensa de Guido Montoya Carlotto resultó tan sorprendente como, en los días previos, que Ignacio Hurban es en verdad el hijo de Walmir Oscar Montoya y Laura Carlotto. Al principio, la emoción, las lágrimas, la alegría compartida, ocuparon la escena. Con el correr de las horas, las noticias incorporaban datos inquietantes. ¿Cómo habría llegado un niño recién nacido en un campo de concentración en plena dictadura a ser criado por un matrimonio de peones rurales en Olavarría?
  • Imposible eludir el comentario de los que saben del origen. “Sos de Olavarría, ¿no? ¿Y qué dicen allá?” Hasta este momento, esta semana, cuando la sorpresa y la emoción (todo junto) llegaron con esta bendita aparición, la pregunta hibernaba desde hacía 17 años. Remontarse a 1997 lleva a recordar el recital prohibido de los Redondos en… Olavarría.
  • Ignacio Hurban solía tocar el piano que tiene junto a una ventana de su casa casi todo el tiempo que podía. De vez en cuando salía a caminar con su perra por el cerro Fortabat y contemplaba el poco paisaje que aún queda por disfrutar en tierras donde la extracción de cemento hizo estragos. Después volvía, seguía con el piano o elegía entre los muchos libros de su biblioteca, y se sentaba a leer a la sombra del sauce que tiene en el fondo del patio.
  • El tercero para Menéndez
  • El próximo jueves serán juzgados ante el Tribunal Oral Federal (TOF) de Mar del Plata los civiles Emilio Felipe Méndez y Julio Manuel Méndez, el ex suboficial mayor José Luis Ojeda y los ex coroneles Julio Alberto Tommasi y Roque Italo Pappalardo. Están acusados de los delitos de privación ilegítima de la libertad, tormentos y homicidio de Carlos Alberto Moreno, un abogado laboralista de Olavarría. El juicio se desarrollará en el aula magna de la Universidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires (Unicen), en Tandil. Darán su testimonio más de 70 testigos.
  • Es diputado nacional (FpV) por la provincia de Buenos Aires. Pero, como anunció hace un par de días en la Cámara, “hoy habla el tío”. Entonces, Remo, el tío menor de Guido Montoya Carlotto, habla: “Encontrarlo, reencontrarnos, fue una enorme conmoción y una explosión de alegría. Tratamos enseguida de conectarnos entre la familia, con mis hermanos, con nuestros hijos. En un primer momento, nos reunimos en la sede de Abuelas para tener toda la información, con una enorme alegría. No es para menos, se trata de una búsqueda de 36 años. Al encontrar a Guido, pensé mucho en Laura.
En la historia oculta de los vínculos socioempresariales con el Ejército, en Olavarría se urde una trama social, económica y represiva que depositó a Guido Montoya Carlotto bebé, recién arrancado de su madre cautiva, en una chacra en el medio de la pampa donde debía crecer ignorante de su origen. Diez años atrás, en la presentación del Informe de la Memoria –donde las 28 historias de desaparecidos olavarrienses se hicieron imagen y palabra– no podía imaginar Estela Carlotto que estaba tan cerca del hijo de su hija. “Este libro encierra la historia de ustedes. Y esto me produce mucho pudor, siendo yo de otro lado”, dijo en el Concejo Deliberante aquel 18 de agosto de 2004. “Nos han querido borrar la memoria”, se plantaba entonces. Hoy las preguntas son: ¿por qué Olavarría? ¿De qué modo se cobijó el huevo de la serpiente?
El nacimiento de Ignacio - Guido y la firma del certificado que lo legitima abren un abanico de posibilidades que incluye a dos médicos de la Bonaerense y uno del Ejército. Mientras que el productor agropecuario Carlos Francisco Aguilar fue, según la coincidencia de testimonios, quien depositó el bebé en manos de los puesteros, las líneas de militares que tenían peso más allá de las fronteras de la ciudad son cuatro. Tres de ellos mantenían un vínculo con Aguilar: Ignacio Aníbal Verdura, Filiberto Salcerini (asesor de Ramón Camps) y Benjamín Cristoforetti (cuestionado por Abuelas en 1986 por haber asesorado en Inteligencia a los golpistas bolivianos del ’80). ¿Quién era quién en esta historia de poder y de crueldad?
La prehistoria. Guido Montoya Carlotto, cuando era Ignacio Hurban, creció en el paisaje bucólico de la estancia Los Aguilares y en las mañanas de la pampa helada aprendió a leer en la escuelita de Cerro Sotuyo. Con el pasado amputado, se hizo persona atravesado por las dos patas que conformaron la identidad de la ciudad en su prehistoria: la fertilidad de una tierra negra y abonada de sangre donde los militares que disputaban territorio imaginaban la producción agropecuaria como médula del pueblo por nacer. Pero desconocían que la verdadera riqueza estaba bajo sus pies. Cerro Sotuyo fue uno de los primeros aglutinantes de gente alrededor de la minería. De allí brotaría el pedregullo y los adoquines con los que Dardo Rocha soñó, en 1881, para que picaran los presos de la cárcel naciente.
A su alrededor, trabajadores, ex presos, familiares y penitenciarios alzaron sus casas. Y nació Sierra Chica. A la sombra del extramuros, se crió por los años ’30 Helios Eseverri, uno de los dos intendentes que se repartieron 40 años de historia de la ciudad. El mismo que en 1996 prohibía el recital de Los Redondos en el club Estudiantes. El mismo que escandalizó sosteniendo como director de Control Urbano a Omar Pájaro Ferreyra, un sargento acusado de delitos de lesa humanidad en Monte Peloni, hoy preso en Marcos Paz.
Eran los rudimentos de Olavarría, nacida en 1867 y marcada a fuego por el campo, la piedra y el castigo. Y por una cultura patriarcal que le atravesará su historia de dominación vasca, desarbolada y marcadamente autoritaria: Alfredo Fortabat (fundador del imperio Loma Negra en la alborada del siglo XX), Carlos Víctor Portarrieu (14 años intendente entre elecciones y dictaduras) y Helios Eseverri (más de 20 años en el municipio, entre finales del siglo XX y principios del XXI).
Guido Montoya Carlotto contaba su vida en horas cuando llegó a Los Aguilares. Carlos Francisco Aguilar lo puso en los brazos de Juana María Rodríguez y Clemente Hurban como una semilla a llanto vivo. Fue un día de 1978, en la oscuridad más negra de la dictadura. Que sonaba lejana a pesar de la cercanía con el Monte Peloni, el centro clandestino que se abrirá como una panza monstruosa a la Justicia a partir del 22 de setiembre.
“Hasta que la muerte los separe”. El 6 de octubre de 2014 hubiera festejado los 75 sin imaginar siquiera los vientos huracanados que por estos días hacen trizas los cristales tan prolijamente preservados de su familia. Carlos Francisco Aguilar –Pancho o Panchito, para los suyos– era el más fiel representante de esa burguesía algo tosca que entremezcla el perfil agropecuario de una ciudad cincelada centenariamente por picapedreros. Hijo de Francisco Aguilar, de quien heredó la tierra, no fue un gran empresario y nunca llegó a la cúpula de entidades de poder, como la Sociedad Rural –que intentó desprenderse de su nombre y publicó una aclaración el jueves 14 diciendo que la máxima jerarquía que alcanzó fue de vocal entre 1994 y 2001– o el club Estudiantes. Tuvo una fugaz participación política como candidato a concejal suplente en una lista del PRO en 2007 y simpatías eternas por el menemismo. Se lo describe como más amiguero y entrador que talentoso para los negocios.
A su misma generación pertenecían tantos de aquel grupo que hacia los ’60 confluía con desparpajo en el Casino de Oficiales, frente al municipio de la ciudad, en el que entre música y café, los fines de semana, se armaban y desarmaban romances que, en algunos casos, serían coronados con aquel “hasta que la muerte los separe”. Pero no sólo se trataba ir a la caza de un matrimonio conveniente. También era, en ocasiones, escenario del jolgorio nocturno de ciertas franjas de la clase pudiente. Lejos, muy lejos estaban todos ellos de este presente en que se profundizan tanto las distancias.
En 1949, el Regimiento de Tanques 2 Lanceros General Paz se había asentado en Olavarría. Y con él empezaban a llegar jóvenes aspirantes a la carrera militar de diferentes partes del país. El entrerriano Filiberto Salcerini o el porteño Benjamín Ernesto Cristoforetti serían de la partida. Para ellos, con el correr de los años, Carlos Francisco Aguilar devendría también en Panchito.
Ciertas familias encumbradas de la ciudad pugnaban entonces por “ubicar” a sus hijas con jóvenes uniformados casi como una prolongación de una alcurnia a la que no estaban dispuestas a renunciar. Las chicas vestían tailleur con chaqueta, y los jóvenes, por las noches, traje azul.
Es entre 1960 y 1963 que Cristoforetti pisó Olavarría por primera vez. Una ciudad que entonces tenía apenas la tercera parte de los habitantes con los que cuenta hoy. El Cristo, como muchos lo conocerían, regresa a la capital del cemento en diciembre de 1964 con el grado de teniente primero. Y como un designio de esos lazos de eternidad, en abril de 1969 se unió en matrimonio con una de aquellas jóvenes con las que supo bailar en el Casino de Oficiales, antes de que lo trasladaran a los vastos terrenos del cuartel: Norma Mabel Briozzo. La misma que hoy lo sigue acompañando en los estertores de su vida, internado en el Hospital Militar.
Salcerini, en cambio, quedaría prendado de Raquel, una de las hermanas Fassina, familia de la más exquisita prosapia. Tanto, que una de las arterias que circunda la ciudad lleva ese nombre. Y que –mágico vericueto del destino– se cruza con la calle Aguilar en uno de los barrios que carga, desde hace algunas décadas, con el estigma de “zona de delicuentes”. Y aunque quizás aquella calle no se encolumne con la genealogía de Carlos Francisco, conduce simbólicamente a Eulalio Aguilar, primer “presidente de la corporación”, figura germinal y antecesora del intendente, en 1879.
Aquellos jóvenes de los ’60 –con una persistencia en el tiempo– más tarde se nucleaban en un grupo religioso apadrinado por el sacerdote Efraín Sueldo Luque, el mismo que años después, por orden del nuncio Pío Laghi y del cardenal Juan Carlos Aramburu, debió investigar y redactar un informe sobre la masacre de los curas palotinos, en el barrio porteño de Belgrano.
La ligazón de Carlos Francisco Aguilar con el catolicismo iba, sin embargo, mucho más allá. Un olavarriense relató un particular encuentro en la sede vaticana. Vicente Espeche Gil, embajador argentino ante la Santa Sede, entre 2000 y 2004, se presentó como “primo de mi querido Pancho Aguilar”. Miembro del Departamento de Laicos del Episcopado e integrante del consejo de redacción de la revista ultracatólica Criterio, Espeche Gil había reemplazado, por decisión de Fernando de la Rúa, al menemista Esteban Caselli con el que el primo de Aguilar había protagonizado una discusión de ribetes escandalosos.
Entrados los tumultuosos años ’70 cada quien perfilaba su camino. Las esposas de los militares que adquirían renombre público en el fragor de la sangre, el horror y las balas optaban por un silencio en el que nada se preguntaba y nada se respondía. Y entre los secretos escondidos bajo siete llaves había quedado sepultado, hasta el 2 de junio pasado, el origen –que quemaba a quien se le arrimara a la verdad– de Ignacio-Guido: ¿quién lo había entregado a los brazos de Pancho Aguilar para satisfacer los deseos incumplidos del hijo propio de Clemente y Juana Hurban?
Los cuatro nombres. En ese mundo que, a todas luces, continuaba con su ritmo peculiar, que aportaba conniventes silencios o que avalaba tras las sombras, emergen cuatro grandes nombres que, desde las Fuerzas Armadas, tenían un peso medular más allá de las fronteras de la ruta nacional 226. Aunque tres de ellos habrían tenido un vínculo más o menos cercano con Aguilar.
No así Luis Máximo Premoli, coronel retirado que actuó como becario en los cursos de la Escuela de las Américas, a mediados de los ’60 (en tiempos en los que los entonces jóvenes Salcerini o Cristoforetti danzaban en el Casino de Oficiales de Olavarría), que supo compartir amor con Amalia Lacroze de Fortabat, entonces dueña de Loma Negra, empresa ahora investigada como presunta instigadora “por codicia” del secuestro y homicidio del abogado Carlos Alberto Moreno.
Ignacio Aníbal Verdura, ex jefe del Área 124 y responsable del Regimiento de Caballería de Tanques 2 de Olavarría, desde el 5 de diciembre de 1975 hasta el 4 de diciembre de 1977, solía permitir que Aguilar guardara sus caballos en el regimiento. Perteneciente a otra generación (era diez años mayor que el productor agropecuario) compartían numerosos amigos comunes.
Verdura es el mismo que en mayo de 1986 fue denunciado como uno de los responsables del atentado fallido contra el presidente Raúl Ricardo Alfonsín, cuando era comandante en jefe del III Cuerpo de Ejército.
Cristoforetti y Salcerini, en cambio, tenían una cercanía por nexo generacional –y en uno de los casos, parentesco político– con el entregador del nieto de Estela de Carlotto. Benjamín Ernesto Cristoforetti hizo en 1971 –según información exclusiva del Ministerio de Defensa de la Nación– cursos de Inteligencia que lo habilitaron para revistar en el Destacamento de Inteligencia 122 de Santa Fe. Entre 1973 y 1975 sus pasos lo llevaron al Batallón de Inteligencia 601 y a la Escuela Superior de Guerra y, en comisión especial, a una Tucumán manejada –de cara al Operativo Independencia– por Antonio Domingo Bussi. “En sus legajos consta la felicitación del comandante de Institutos Militares, Santiago Omar Riveros, de Campo de Mayo –actualmente condenado a perpetua– por una comisión en el Departamento de Inteligencia entre finales del ’77 y principios del ’78”.
Cristo y Camps. Ocho años más tarde los vientos de cambio posicionaban a Cristoforetti en otro lugar. Cuando el Senado de la Nación debatió, en abril de 1986, 109 pliegos de ascenso de oficiales superiores del Ejército, cinco de ellos fueron cuestionados por Madres, Abuelas y el CELS. Entre ellos el de Cristo, por su rol de asesor en el golpe militar de los narcogenerales bolivianos hacia 1980, como especialista en inteligencia militar. El mismo Cristo había sido parte, entre el 1º y el 3 de septiembre de 1980, en Buenos Aires, del Cuarto Congreso de la Confederación Anticomunista Latinoamericana presidido por el dictador Carlos Suárez Mason. Sus legajos duermen tranquilamente en los archivos del Ministerio de Defensa de la Nación. No tiene imputaciones penales por delitos de lesa humanidad. El recorrido de Filiberto Salcerini lo ubica como un personaje de oscuridad y preponderancia en Olavarría. Y con una conexión íntima con los más altos mandos de la Jefatura de Policía de la provincia: era asesor de Ramón J. Camps. Veintiún días antes del golpe del 24 de marzo, llegaron a la Comisaría 1º de Olavarría (en donde funcionó también un centro clandestino de detención) dos radiogramas: “Disponga alojamiento personal Operativo Halcón a cargo Ttte. Cnel. Salcerini y unidades uso civil. Ante posibles hechos se abstendrá dar información distintos medios publicidad su jurisdicción” (sic). Y el segundo advertía que “a partir presente recepción dispondrá acuartelamiento totalidad personal anulado patrullaje y vigilancia motivo opera en esa a cargo suscrito” (sic). En los dos estaba la firma del general Camps.
Salcerini, que murió en 2009, aparece en el Informe de la Memoria de Olavarría –construido hasta en los más mínimos detalles por el sobreviviente Mario Méndez– como quien habría comandado los operativos que concluían en “secuestros y detenciones clandestinas de personas jóvenes”. Esas detenciones “no figuraban en registro alguno y se ordenaba al personal el máximo silencio” y “eran efectuadas por personal de confianza del grupo que componían policías locales de alta graduación, militares de la guarnición local y hombres de la Jefatura de Policía, que generalmente eran comandados por el teniente coronel Filiberto Salcerini”.
La Cacha y Loma Negra. Luis Alejandro Seambelar (urólogo) y Julio Sácher (ginecólogo) eran médicos de policía cuando esa vida mínima que era Ignacio cayó en las afueras de Olavarría, arrebatado de la piel de Laura Carlotto para ser hijo de los puesteros de Francisco Pancho Aguilar. Augusto López Villamide era, en tanto, el médico del Regimiento de Tanques 2. En diciembre de 2013, ante el juez federal de Azul, Martín Bava, Seambelar declaró que su jefe “era Julio Sácher”. El urólogo está procesado como “coautor penalmente responsable del delito de aplicación de tormentos agravados por ser las víctimas perseguidas políticas”, con prisión domiciliaria en una casa de Mar del Plata, a seis cuadras de la sede de Abuelas.
Apenas meses antes del nacimiento de Guido, Olavarría aceptaba con quietud y ojos cerrados el secuestro de casi una veintena de jóvenes militantes de la Jotapé. Luis Seambelar firmaba el acta de defunción de Jorge Oscar Fernández, torturado con saña en la mesa de la cocina de sus padres, de donde lo arrancaron cinco días antes de la primavera.
Un año antes el abogado Carlos Alberto Moreno había pagado con la vida el enfrentamiento con la cementera Loma Negra por la silicosis que afectaba a los obreros a partir de su contacto con el sílice. El Tribunal que juzgó a sus asesinos, presidido por el juez Roberto Falcone, condenó por primera vez a dos civiles por delitos de lesa humanidad. Y ordenó investigar la responsabilidad de la empresa Loma Negra en su secuestro y muerte y la de Jaime Smart, ministro de Gobierno de Ibérico Saint Jean. Smart es, además, quien entregó el centro clandestino La Cacha (La Plata) al Servicio Penitenciario Federal. Patricia Pérez Catán aseguró a la Conadep desde Ginebra, en 1981, que vio al abogado olavarriense desaparecido José Alfredo Pepe Pareja en La Cacha hasta junio de 1977 cuando fue “trasladado” con destino desconocido. Los secuestradores de Pareja dependían jerárquicamente de Ignacio Aníbal Verdura.
Cinco meses más tarde, llegaría a ese siniestro centro –que heredó el nombre del mítico personaje de García Ferré, Cachavacha, la bruja desaparecedora de niños– una jovencísima Laura Carlotto con tres meses de embarazo. Y hacia junio del ’78 se abren tres puertas posibles para el escenario del parto: La Cacha, la maternidad de la cárcel de Olmos (a escasos 500 metros del centro clandestino) o el Hospital Militar de Buenos Aires, donde hoy transita los últimos tramos de su vida el coronel retirado Benjamín Ernesto Cristoforetti.
Partos certificados. El silencio cementerial que cubría a la ciudad no admitía grietas ni indiscreciones. Los desaparecidos no estaban, no eran (según la definición de Jorge Rafael Videla) y sus familias fueron estigmas para vastos sectores sociales. Hijos y padres estaban en su lugar. Y nadie osaba cuestionar parecidos inexistentes, ausencia de fotos de embarazos y titubeo ante preguntas básicas. El encubrimiento se sostenía, además, por la negativa a allanar el camino de los chicos adoptivos al conocimiento de sus orígenes. Sería recién en el tránsito de los ’90 cuando se institucionalizaría la decisión y la sugerencia activa del derecho a saber.
Ignacio Hurban era parte de ese silencio agobiante. Agravado por la lejanía: el campo lo vio crecer sano y feliz. Pero a la vez clandestino de su identidad, oculto como para siempre. Hasta que la música le activó todas las alarmas, le quitó la hache y lo volvió urbano para encontrarse por fin en la antigua y porteña casa de Virrey Cevallos al 600, donde se domicilian las Abuelas. En aquellos años ’70, a la hora de un nacimiento, los médicos certificaban que habían asistido o constatado un parto. Resta responder cuál de las dos modalidades eligió el firmante para justificar la inscripción de Ignacio.
Los protocolos eran dobles: uno quedaba en el Registro Civil de Olavarría y otro se archivaba en La Plata. Los últimos sobrevivieron hasta la gran inundación de 2013, cuando casi todo se perdió en las oficinas de 1 y 60. Los de Olavarría están en debate: mientras hoy –según las autoridades actuales– toda información es inaccesible a la prensa por orden judicial, también hacen la salvedad de que la mayoría de las constataciones médicas desapareció entre las aguas aluvionales de la inundación de 1980.
Lo fundamental, según otros testimonios, es que los protocolos del ’78 fueron salvados a tiempo: horas antes de la crecida se trasladaron los libros con los datos desde 1886 hasta 1979. De 1978 existen cinco tomos de nacimientos y se cree que el protocolo de Ignacio Hurban debe figurar entre el final del tercer tomo y el principio del cuarto.
La historia enterrada. Mientras Olavarría se iba desprendiendo –de la mano del saqueo de la dictadura y las crisis posteriores– de su sello de ciudad del trabajo, industrial y cementera, Ignacio Hurban comenzaba a amar la música. A escucharla y a hacerla. Sin comprender muy bien de qué sangre le llegaba ese fuego. El secreto de su historia era guardado fielmente a partir de lo que habría sido un pedido de Aguilar: hasta después de su muerte, nada debía saberse. En marzo murió y en junio Ignacio supo que tenía otra historia. Enterrada con tanta eficacia que su nombre nunca sonó en una ciudad que aún hoy insiste en la sospecha de varios hijos de desaparecidos crecidos a la sombra de apellidos troncales.
La Olavarría de los ’90, cuando Ignacio circulaba entre la adolescencia y la juventud, optó por un perfil carcelario y represivo: la Unidad Penal 2 de Sierra Chica (ya legendaria por el motín de 1996, por las oscuras historias de canibalismo y de fútbol con la cabeza de un interno asesinado) a la que se anexaron dos cárceles más, una escuela de policía y un centro de reentrenamiento policial. Es la identidad bicéfala de la ciudad: el castigo –el panóptico de Bentham como un ojo vigilante desde la cárcel y las cámaras de seguridad– y la producción: cemento, dolomita, soja, maíz, trigo y 790.370 cabezas de ganado que la colocan en la cúspide de la concentración de hacienda en la provincia.
Como un piedrazo sobre las mansas aguas, la aparición de Guido Montoya Carlotto en la ciudad de la piedra y el cemento abrió descarnadamente las pústulas que asoman desde el fondo de la tierra. Allí donde tantos reconocen ahora saber que Ignacio Hurban era “adoptado”, se entrecruzan las miradas de mutuas sospechas, de recriminaciones y de desprecio. Olavarría ya nunca más será la misma. Hay una parte de sí que había quedado sepultada por décadas y ahora, mientras lentamente se descorre el velo de la mentira, el espejo –sin posible vuelta atrás– deja al desnudo la médula profunda de su identidad.
Medios y solicitadas
Las estructuras sociales, empresariales y militares del poder tuvieron aliados de alta fidelidad en los medios de comunicación. El diario El Popular sostuvo durante décadas a un periodista que defendió incansablemente el terrorismo de Estado, hasta su despido a mediados de los ‘90: Octavio Físner Oliva. En 1999, el matutino cumplió cien años y pidió disculpas “por los errores cometidos”. El diario Tribuna, vespertino cerrado hace ya muchos años, mantenía una línea aún más dura. El periodista de El Popular, un encargado de policiales de Tribuna y el apellido de uno de sus dueños aparecían en una solicitada en defensa de Ignacio Aníbal Verdura cuando el telón comenzaba a levantarse y a desnudar el horror en carne viva. Fue el 14 de febrero de 1984, en respuesta a una nota de la APDH Olavarría, y adhería también un grupo de buenos vecinos, amigos de los militares, integrantes de la burguesía agroganadera y empresarial que sostenía el poder en la ciudad. La lista de firmas es una pintura perfecta de esa Olavarría en la que creció Ignacio, y sus apropiadores eran los patrones de una gran estancia con municipalidad, iglesia y plaza al medio. En el texto, Verdura es una bella y generosa persona. La misma que será sometida a juicio en septiembre por torturas, crímenes y desapariciones en la causa por Monte Peloni. Treinta y siete años después.
Firmaban, entre otros, Juan G. Becker (dueño de una empresa láctea), Octavio F. Oliva y Federico Prester (periodistas de El Popular y de Tribuna respectivamente), Pedro Ressia (martillero), Salvador Aitala (empresario fideero), Héctor M. Eyheramendy (dirigente ruralista), Mariano Girgenti y Mario Giaquinta, (empresarios de seguros), Antonio Alem (dueño de una cabaña), BrankoZuljevic (directivo de una empresa de bolsas industriales) Pedro P. Cura (contador), Edgardo A. England (empresario inmobiliario), Mario Elbey (panadero), Torcuato Emiliozzi (uno de los legendarios hermanos Emiliozzi), Eusebio Bouciguez (influyente empresario), Carlos Blando (dueño de una cochería), José Buglione (poderoso estanciero), Fermín Cajén (agroganadero), Roque Modarelli (repuestos de automóviles, con grandes contacto en el TC), Vicente R. Tesone (estanciero).
LU32, la radio AM de la ciudad, tuvo dos interventores militares y una especie de dictador en democracia. El primero: Walter “Vikingo” Grosse, imputado por delitos de lesa humanidad, preparado en el paquete de represores que la Justicia abrirá en septiembre. Calificado como especialmente sanguinario, sembró el terror en la radio cuando entraba con una fusta, golpeaba los escritorios y ponía las botas lustrosas sobre la mesa como para definir, en su condición de capataz de Dios sobre la tierra, qué era el bien y qué era el mal.
Después llegaría el teniente coronel José Ávalos, sin imputaciones en las causas de la represión, pero con un detalle social de suma importancia: estaba casado con Clara Mercedes Fassina. Avalos, Salcerini y Aguilar eran, entre sí, familiares políticos.
Aclaración
Una necesaria aclaración sobre las fotografías publicadas la semana pasada en la producción de tapa “Guido, el 114”. La foto principal de la nota “La vida de un tal Ignacio Hurban” es autoría de Elizabeth Kenny. La foto secundaria es gentileza del diario El Popular, de Olavarría, lo mismo que la imagen que ilustró la entrevista inédita titulada “Todo aparece”.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails