sábado, 8 de febrero de 2014

Militancia de ayer, militancia de hoy, militancia de siempre.

Esto publicó en facebook, Fernando Andres Saiz. Como soy uno de los aludidos voy a volcar aqui mis impresiones.


Lo vi, lo viví. Lo escuché. Era cotidiano.
Militar en política, en un partido, en un gremio era cercarse a un comité, a una sede, a la oficina gremial. Era pensar discutir, convencer, convencerse. Era leer algo, llevarlo al grupo, leerlo de nuevo, analizarlo, convencer, convencerse. Era leer mucho, mucho mucho. Era leer libros, y libros. Era discutir mucho mucho. Era decidir. Era convencer, convencerse, replicarlo. Era difundirlo para convencer, convencerse.
Recuerdo las mesas eternas en casa, en casa de amigos, en casas de parientes y amigos. Recuerdo algunos facebookianos como Nancy SaizNoja GresRoque Gres ZaguiHaydee GiradoJuan Carlos Banchio, Carlos Laborde (padre de Luciano Laborde Antonio Diez y (obviamente) Rudy Saiz hablando, discutiendo apasionadamente, bebiendo algo y hablando con convicción y alguna veces (muchas?) con fundamento.

Ahora: lo publicamos acá.
Ahora: Lo miramos, leemos el título, muchas veces no leemos la nota. Ponemos . Compartimos. Y listo!
Ahora: Convocamos a movilizaciones.
Ahora: Convocamos boicot.
Ahora: Hacemos boicot de 24 hors (¡¡¡¿¿¿boicot de 24 horas???!!!) 
Ahora: Decimos (yo soy de los que digo eso) que "la gente participa. La gente se interesa.
¿Es lo mismo la militancia de los 70 y 80 y la de "ahora"?

...................................................................................................................................................................

Fernando; hijo de otro de los aludidos (Rudy Saiz) era un chico, igual que los mios y los de los demás que formabamos parte de ese círculo de amigos. 30 años nos separan en el tiempo. Allá por los '80 eramos mas que militantes un grupo de náufragos que luego de un desastre al que habiamos sobrevivido, arribados a tierra firme (aún no sabíamos si la tierra que pisabamos era tan firme...) inventariabamos las pertenencias que habíamos podido salvar. Leíamos libros que habíamos conservado dentro de una lata, enterrados en algun lugar que solo nosotros sabíamos. La comunicación era personalizada ya que no existían los medios técnicos de los que ahora se dispone. Eramos la generación del teléfono a magneto (Rudy o Carlos saben de lo que hablo).
Habíamos salvado nuestras vidas y nuestros ideales, que no era poca cosa. Al mismo tiempo, estabamos aprendiendo el difícil oficio de ser padres de esos chicos y chicas que de a ratos estaban en sus juegos, pero en otros momentos "andaban por ahi" escuchando aquellas discusiones, aquellas réplicas que a veces se prolongaban hasta altas horas donde alguno de ellos, vencido por el sueño se dormía en nuestros brazos, o eran "amontonados" de a tres o cuatro en las camas de la casa.

Era otra forma de militancia acorde con la época que estábamos viviendo. La TV era algo prácticamente inexistente con repetidoras de un par de canales de Bahía Blanca que andaban cuando les quedaba cómodo.
Era lo que había... Todos andabamos buscando un canal donde encauzarnos: sindicatos, partidos políticos, instituciones, sociedades de fomento, cooperativas. Hacíamos lo que podíamos donde podíamos. Ojo que no había unidad de criterio salvo en lineamientos fundamentales, y por lo demás había coincidencias y disensos. Generalmente los disensos eran mas que nada metodológicos.

Los años nos fueron desparramando, y hoy gracias a Internet nos vamos reubicando los unos a los otros. Y la vida aparte de irnos golpeando, tambien nos fue cambiando. Para nada puedo asegurar que hoy dia todos aquellos contertulios estemos viendo la realidad de la misma forma. Y de hecho me consta que no se si podríamos mantener todos el mismo nivel de convivencia politica que teníamos entonces. Como tambien me consta que con algunos lo seguimos manteniendo, facebook mediante...

Algunos a traves de este medio hemos encontrado en el blogueo nuestra forma de militancia, nuestra forma de comunicación. Yo particularmente, agricultor de nacimiento, como en la parábola del sembrador, trato de seguir sembrando. Algunas semillas caerán en buena tierra, y otras caerán a la orilla del camino y se las comerán los pájaros. Igual que antes.

Como quiera que sea muchas de las cosas que discutíamos y debatíamos entonces (sin decirnos a nosotros mismos que eran utopías) hoy dia las vemos. ¡Nunca hubieramos pensado que un dia, un presidente de la Nación se iba a sentar delante de las cámaras para decir que la Corte Suprema de Justicia lo estaba intentando extorsionar! (Aunque sabíamos que la CSJN era el brazo de la "justicia" de los poderes fácticos) ¡Nunca hubieramos pensado que alguien iba a concretar lo que soñábamos, de darle una patada en el orto al FMI!

Pero lo mas lindo es que ahora caigo en cuenta que oídos inquietos nos escuchaban, y nuestras discusiones y conversaciones trajeron esto tan hermoso que escribió Fernando. Estos cuestionamientos sobre si la militancia de antes o la de ahora, o sobre si poner un "me gusta" es darse por hecho en cuestión de militancia y comunicación, son fruto de aquellas botellas vacías y de aquellas cabezas llenas...

Soy feliz: algunas semillas cayeron en buena tierra. Multiplicadas darán ciento por uno, como dice la Parábola del Sembrador.

2 comentarios:

Eduardo Frapiccini dijo...

Comparto lo expresado en tu comentario.. agregaría que para muchos su militancia era en un grupo cristiano, en una comisión vecinal.. no todo pasaba por los partidos.. Inventariabamos libros.. y nos lamentábamos de los destruidos "por si acaso"..suerte que algunos se han reeditado.. Quizás hoy no nos da para mucho más que escribir algo en alguna red social.. jubilados, reemplazdos por otros más jóvenes... pero viendo palsmadas muchas de las consignas, los ideales por los que se militaba.. y también, con la satisfacción de ver que esos muchachitos que se dormían en brazos... hoy ocupan algún lugar dentro de la actual militancia... junto a otros que leen, discuten..vuelven a leer..

Fernando A. Saiz dijo...

Bueo, ¡cuante responsablidad!. GRACIIS
La verdad es que creo que algunas semillas germinaron. Fundamentalmente creo que los aludidos han sido serios, responsables y consecuentes agricultores. Creo que no solo sembraron, sino que abonaron, y acompañaron la emergencia de las primeras yemas,regaron y cuidaron la planta, pusieron el tutor que hacía falta y, al final, el cultivo prosperó. No serán "la espiga de oro" de ningún concurso, pero seguramente podrán sembrar alguna semilla parecida que seguirán dando frutos por años y años.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails