viernes, 3 de abril de 2015

¿Hasta donde puede llegar un boomerang?

Las operaciones políticas destinadas al gran publico, mediante el uso de los medios de comunicación, son tan antiguas como los mismos medios, al punto que uno a veces piensa si no fue la necesidad de concretar esas operaciones la que creó a los medios como el vehículo mas apto para cumplir con ese objetivo.

Seguramente estoy exagerando un poco, pero no demasiado. Todo medio ya sea escrito, radial o televisivo, requiere de un soporte económico para su funcionamiento, y ahi empieza el problema.

No voy a entrar aqui en el ya debidamente explicado, por plumas muchísimo mas calificadas que la mia, sobre la abstracta "libertad de prensa" vs. la concreta "libertad de empresa".

El tema que me ocupa es (habida cuenta de nuestra realidad actual) ¿hasta donde se puede llegar, sin que el incauto destinatario de las operaciones, se de cuenta que lo vienen llevando como ciego al baño?.

Es sabido que hay una minoría de personas que obnubilados por el odio, están dispuestos a creer cualquier cosa que su odio prefigure, pero tambien es real que hay mucha gente que absorbida por otros factores, no tiene tiempo (o ganas) de profundizar en algunos aspectos, pero que conserva su racionalidad tal como conserva su utilidad un cuchillo desafilado. Y aqui viene la cuestión; ¿hasta donde se puede llegar sin que el tipo se avive? ¿y cual puede ser la reacción del "zonzo avivado" como se autocalificaba Jauretche?

Los últimos tiempos hemos visto una aceleración de esos procesos, con operaciones y denuncias mediáticas que en pocos dias, quedan totalmente desmontadas por la implacable fuerza de la realidad. Y eso de a poco va calando en ese colectivo imaginario llamado "la gente". Quienes somos frecuentadores y estudiosos de las redes sociales (esa famlia no reconocida de los medios), vamos observando que muchos comentaristas habituales, que viralizaban con entusiasmo esas operaciones, se muestran cada vez mas cautos, o directamente ausentes de estas lides. Quedan siempre firmes los profesionales, perfectamente junados en el ambiente, o sea los comunmente lamados "trolls", subsidiarios de los grandes operadores, que desde los "call center" continúan con su tesonera labor de hacer el ridículo.

¿Hasta donde llegarán sin que caigan totalmente en el desprestigio, con la consecuente caída de "rating" o reducción de sus ventas, que encienda luces de alarma en los inversores de esas empresas? Hemos visto la caída del valor de las acciones de uno de los Grupos Mediáticos mas importantes,(si no el mas) en las Bolsas de Londres y Nueva York.

Ojo que el boomerang siempre vuelve, y si el que lo lanzó está distraído, lo puede llegar a golpear de atrás, y donde mas duele.

Antonio (el Mayolero)


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Jeep Overo Cesar Personalmente creo que más allá de la devastadora realidad que arrasa las operetas, la clave está (principalmente en estos lares) en mantener la calma y no perder el hilo de la discusión; eso, sumado al "dato duro" que respalde nuestra argumentación, tal vez no "avive" a nadie, pero uno puede intuir que algo les "hace ruido".
En el cotidiano es más sencillo porque uno puede verles la cara cómo se les transforma y empiezan a buscar algo (o alguien) que los auxilie en la discusión o que los llame para irse a pensar un rato antes de intentar un "contraataque"
La "tercerización del pensamiento" (término robado a Ud. Antonio) tiene mucho adherentes entre quienes prefieren "no pensar" y eso es un mal que el neo-liberalismo nos ha inoculado como sociedad, haciéndonos creer que las "citas de autoridad" de la zoncera jauretchiana de "Dice la Prensa, dice La Nación" bastan para sostener una idea y defenderla al punto de justificar que ésta nos autoperjudique.
Lo bueno de estos medios es que uno tiene acceso a la información de "primera mano", sin ningún filtro y eso sí que perjudica a los "medios profesionales" porqeu los obliga a redoblar esfuerzos para parecer cada vez más convincentes y en ese esfuerzo terminan reconociendo que el que "apostó" al dólar blue perdió plata (¿Sera´para que los odiadores ahora le echen la culpa al Gbierno por no seguir devaluando?)
A muchos los llevan como "ciego al baño", pero lamentablemente hay muchos que se hacen los ciegos porque les es más cómodo que los lleven de la mano.

Antonio (el Mayolero) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel dijo...

Excelente.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Mirá si serán antiguas las operaciones de prensa. Claro debemos evaluar los medios utilizados en cada època.
Viajemos cinco siglos AC a Atenas.

"Desconfiando Temístocles de convencer a fuerza de humanas razones a la muchedumbre, recurrió, como en las tragedias, a usar de artificio, empleando los prodigios propagandísticos, la ignorancia y los oráculos".

Esto le sirvió a Temistocles para engañar al pueblo y llevarlo a un dilema no deseado. Pero como vos afirmás el bumerang existe. Años después y ante la observancia de su poder omnímodo Temístocles fue enviado democraticamente al ostracismo.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo,fusilado,la prensa fue creada para eso;no exageras ni un poco.

Anónimo dijo...

El periodismo es llamado "la prensa" porque esta pensado para apretar, justamente con "La "tercerización del pensamiento" (nunca el dueño del medio pone la firma)

Chily

Anónimo dijo...

Se puede engañar a todos por un tiempo, e incluso a algunos se los puede engañar indefinidamente. Pero no se puede engañar a todos, para siempre.

La pregunta es: los que pueden ser engañados todo el tiempo, ¿pueden ser mayoría?

Marcelo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails