jueves, 23 de febrero de 2017

Cambiemos al gobierno, el esnobismo al poder.....

Esnob1 es un latinismo derivado de la palabra «snob», contractura de la expresión latina «sine nobilitate» que significaba «sin nobleza», con el cual se denomina a una persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc. de aquellos a quienes considera distinguidos o de clase social alta para aparentar ser igual que ellos. Su plural es «esnobs».
Deseosos de pertenecer a la élite, los esnobs tienden a reproducir el comportamiento de una clase social o intelectual a la que consideran superior. Muchas veces imitan las características de esta clase, ya sea en el lenguaje, los gustos, las modas y estilos de vida. Al mismo tiempo tratan con desprecio a los que consideran inferiores. Esta forma de mimetismo social, definida por primera vez por William Makepeace Thackeray, fue analizada por sociólogos como Thorstein Veblen o Norbert Elias. 


Tambien le solemos llamar medio pelo, aunque creo que son distintas categorías, ya que el llamado por Jauretche "Medio Pelo", vendría a ser una especie de esnobismo de cabotaje; del "quiero y no puedo" que se alimenta de la revista "Caras" leída en la peluquería, mira TN, escucha Radio Mitre y se deja llevar mansamente por la Mocheta Comunicacional (ver acá)

Pero están los otros, los verdaderos esnobs que han llegado a cumbres mas altas. No son muchos, pero se caracterizan por algunos aspectos comunes. Hijos o nietos de inmigrantes que "vinieron a hacer la América", e hicieron fortuna normalmente por medios no demasiado claros (recordar las palabras del ínclito pensador y filósofo contemporáneo Luis Barrionuevo) se acercan, dinero mediante, a la rancia oligarquía tradicional, que si bien tiene los mismos orígenes e hizo fortuna de la misma forma, ya ha consolidado esa posición, y los mira con desprecio. Cuando estos esnobs llegan a una posición de poder, proceden como verdaderos mediopelo, tratando de "comprar" un reconocimiento a traves de concederle a esa clase alta prebendas de todo tipo. Por supuesto que la oligarquía las recibe gustosa, pero no abre la puerta...
El hijo del Gringuito albañil, que hizo fortuna no se sabe (o si se sabe) muy bien, anduvo "matrimoniandose" con algunas chicas de la oligarquia en serio, que lo terminaron pateando, finalmente se enchamigó con la hija del turquito tendero, que tambien habia echado buena, y formaron la pareja ideal. Ambos con una prosapia familiar similar, y las mismas ambiciones se pusieron al servicio de los poderes fácticos, a los que les vienen como caídos del cielo. 
Ahora culminaron (o casi; les falta la Reina de Inglaterra) su carrera ascendente. Visitaron ¡por fin! al Rey de España (cuya conyuge comparte esnobismo con nuestra primera dama). El lenguaje corporal del Presidente de los Argentinos y su esposa para la ocasión es suficientemente revelador de su afán de "ser aceptados" personalmente, por encima de las obligaciones que competen al Presidente de un país soberano.
Cosas que pasan cuando el esnobismo llega al poder....







Antonio (el Mayolero)




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails