domingo, 12 de enero de 2014

Una botella de grapa....

Publica   hoy  en  el  diario  "La Voz del PUeblo"  de Tres  Arroyos  un  amigo  de  este  blog:

12.01.2014 : POR JUAN FRANCISCO RISSO
      


Como acompañante del proyecto liderado por Cristina Kirchner he sido francamente flojito. Para comenzar, no provengo del justicialismo, sino del PI, de don Oscar Alende. Y ya se sabe que el FpV y el Justicialismo se confunden, como lo israelí y lo judío. Nadie mirará demasiado bien en Israel a un ciudadano que afirme no ser judío, pienso. 
En segundo lugar, he puesto a mi cerebro un chip para pensar por sí mismo. A tal punto que comencé a leer exclusivamente prensa opositora. Mi canillita Nelson es testigo por haberme traído Perfil por un buen tiempo. Ahora  esquivo ese semanario como se esquiva a una persona chismosa y aburrida.
Luego le encargué Clarín, con el cual tampoco tuve suerte. Doliéndome de mi suerte, un amigo más ducho en estas lides me recomendó la columna de Pagni, en La Nación. "Tiene muy buena información", me señaló.
Allí estaba ayer, firme Pagni, dando una mano de bleque al general Milani. 
Tampoco a mí me enloquece Milani, vean ustedes, y bien que lo he expresado. Me parece perfecto que se lo investigue por cuestiones de lesa humanidad o por supuesto enriquecimiento ilícito. El propio Verbitsky ha señalado su disenso con fundamentos bien desarrollados.
Los argumentos que ayer desarrolló Pagni, por la otra vertiente, tienen un par de saltitos de chispa, que brincan por sobre la objetividad para hacer contacto con la ideología de La Nación. Lo que los periodistas de Perfil hacían -y seguirán haciendo- con torpeza y falta de gracia, Pagni lo hace con sutileza. Solapadamente. Tan callando.
De hecho, no me habría molestado por ningún artículo de Perfil; a su hora me bastó con llamar a Nelson y proponerle un cambio. Pero Pagni comienza así: "Con su pretensión de comandar un Ejército incorporado a una facción política, el teniente general César Milani se ha afiliado a una larga tradición".
Vamos a la "facción política". Mi primera experiencia en FF AA politizadas y golpes de estado la tuve a los 3 años, hallándome en Buenos Aires con mi madre. La llamada Libertadora. Escapamos en subte, recuerdo. No cabía un alfiler. Y bien: desde entonces vine escuchando la misma música. Y nunca hubo milico que no tuviese un oído puesto en la política. Cuando no los dos. Quedó de manifiesto en Malvinas, donde quienes debían mandar se habían olvidado de qué se trataba, más dedicados a golpes palaciegos que a armas y estrategias. Ignoraban que los soldados comen, por ejemplo. Pero cuando daban un golpe, primero tomaban el Automóvil Club, por su red de comunicaciones con todo el país. Eso lo sabían. Ese era el profesionalismo.
En los orígenes del trágico Proceso recuerdo la interna para agarrar Agricultura y Ganadería, ganada por el ingeniero Zorreguieta en desmedro de otro colega y aspirante. Todo presidido y auspiciado por las FF AA, obviamente, en ejercicio de su actividad principal. No me dirá usted que Martínez de Hoz, los Chicago Boys y tantos otros civiles colaboracionistas no expresaban una ideología, vamos... ahí está la facción política, que hundía sus raíces hasta llegar al pueblo más pequeño de la república.
Si la cúpula del ejército estuviese hoy afiliada a una facción política afín a La Nación, Pagni hablaría de "ejército sanmartiniano". Y recuerde que cuando hablamos de San Martín hay que escamotearle siempre su sable corvo, obsequiado a Rosas, con un saltito de chispa más rápido que la vista.
Como sea, en la parte que me ha tocado ver, estamos viviendo la mejor relación FF AA - Democracia que pueda pedirse. Y aquí paso a la segunda parte de la frase de Pagni: Milani, dice, "...se ha afiliado a una larga tradición".
Bien, y cuál es esa tradición, se preguntará. Pagni va entonces nombrando generales que afectaban lealtad al gobierno democrático de turno, pero que a su hora encabezaron golpes de estado. Incluye a Pinochet, que -dice- fue inocentemente llamado por Allende cuando comenzó la asonada, pensándolo leal. Y vean muy bien cómo finaliza: "El ensayo de Milani debe superar, por lo visto, varios fracasos anteriores". La tradición que debería superar Milani (según la frase inicial de la nota) sería la tradición de dar un golpe de estado, según quiere Pagni. Golpes que daban los más allegados al gobierno. Su breve nota está en la edición digital de ayer sábado*.
Uno de los tres modos que tiene la memoria es la asociación. Sin quererlo, estoy viendo los panfletos que le hacían a don Arturo Illia. Recuerdo uno que decía "Póngale un cohete a la tortuga", en blanco y negro. Y el dibujo de una tortuga con un cohete en el trasero. Así generaron la atmósfera para La Noche de los Bastones Largos y tantas otras cosas. Landrú dibujó una morsa que decía "Ya somos gobierno" y Onganía le cerró Tía Vicenta. Y pensar que eso no fue nada de cara al Proceso...
Una corrida bancaria empieza con algo que "de buena fuente" le dicen a un ahorrista, sigue con un artículo periodístico y termina con todos los ahorristas parados frente al banco a las diez menos diez. La defunción del banco.
Un golpe de estado probablemente tenga también un comienzo modesto, casi imperceptible. Pero que avanza, que crece, que va encontrando colaboracionismo.
La República Argentina, esa señora con gorro frigio, es alcohólica recuperada en un par de cosas. En inflación, en primer lugar. Y mucho -pero mucho- más lejos en golpes de estado. Yo no llego a imaginarlo, dicho con convicción absoluta. Pagni... bueno: no sé. Pero por las dudas, le muestra a la ex alcohólica una botella de grapa. Nada más. La sonrisa siniestra la imagina usted.

2 comentarios:

Gustavo Marcelo Sala dijo...

La sonrisa siniestra de Pagni es la sonrisa siniestra del dealer. Tirar, acaso azarosamente en la búsqueda de los confundidos, instar quizás de manera deliberada en procura de que reaccione el poder real, y buscar, siempre buscar clientes, clientes que lamentablemente en nuestra Patria todavía abundan. Muy Bueno Antonio

Anónimo dijo...

Hola, creo que a pesar de las prevenciones que pueda producir Pagni, tampoco estaría demas, estar bien atentos.
Ms vale prevenir que curar, sino, veamos los sapos que hay que comer con MI, el de Lomas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails