martes, 26 de mayo de 2015

El amigo Juan Cofone estuvo en la Plaza, y nos cuenta....

25 DE MAYO
Ayer 25 de Mayo tuve la oportunidad y la fortuna de concurrir, al acto maravilloso, patriótico en la Plaza de Mayo, con motivo de conmemorarse el 205 aniversario de la gran gesta en el siglo XIX que marcó un hito en el gran proceso que nos llevo a independizarnos de los conquistadores de Amèrica. Lo que se dio en llamar Revolución de Mayo, lo que a dejado mucha tela para cortar, y que tiene una gran incidencia en la actualidad en la gran lucha antimperialista.

Concurro con el Partido Nuevo Encuentro que dirige a nivel nacional Martín Sabatella, y. sobre dos cosas quiero opinar: una sobre la caracterización del acto y otra los varios puntos que toco la Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner en su discurso.

El acto fue majestuoso, que según el locutor dijo que había aproximadamente 700.000 personas, algunos periodistas hablan de 800.000. yo lo único que se,  es que no cabía mas gente, la plaza estaba repleta de pared a pared y las cuadras de las calles y diagonales adyacentes. Este acto tenía una gran carga de sentimiento patriótico, y la gran obra de Cristina como cariñosamente se la llama, ha reflotado las ideas y sentimientos nacionalistas y antiimperialistas. Cuando digo nacionalista lo digo en el único sentido patriótico y no en el falso sentido que le quieren dar los nazis.fascistas, y algunos de la seudo izquierda, estrecho y no internacionalista.

Pero no es mi intención hablar de esto ni mucho menos provocar un debate sobre el tema si alguno pretende hacerlo estoy dispuesto, pero ahora no me mueve esto;  yo vi muchísima alegría, compartir mate, amistad, dialogar, después en los espectáculos artísticos de calidad, el pueblo bailaba, cantaba, gozaba de la alegría, porque el pueblo es alegre por naturaleza. , El ingreso de Cristina fue apoteótico, mujeres niños y hombres gritaban vitoreándola, la plaza temblaba. Y cuando comenzó el himno nacional en tiempo de tango,al pueblo le estallaron los corazones y lo cantó a garganta abierta, pero salía del pecho, yo personalmente jamás cante el himno con tanta fuerza: emocionante y argentino.

 Cuando Cristina hablaba, el silencio era maravilloso y cada tanto se la la interrumpía con las consignas de siempre y ella callaba. Esa consignas eran: la tìpica “che gorila, che gorila no te la digo más, si la tocan a Cristina que quilombo se va a armar, otra era la de Néstor vive, y varias veces se grito a viva voz: “el que no salta es de Clarín y eramos 700.000 personas saltando. Bueno a eso había que agregar todos los aplausos que le hacían parar a la Presidenta. La verdad que ella aparte de ser una gran estadista es una gran oradora, porque ella conversa con el pueblo usa un lenguaje casi coloquial que hace que llegue el corazón de miles, solo algunas personas en la historia lo logran. Los fuegos artificiales forman un capítulo aparte, salían de atrás de la Casa de Gobierno, detrás del Cabildo, y de los Ministerios, cubrían toda la plaza, todo multicolor, sonido.

No había aparato represivo,, no había milicos con bastones largos, no tenían que reprimir a nadie, no había humo de gases, el único humo que había era el de los fuegos artificiales y los choripanes, que había que comprarlos a $ 25 algunos se pasaban y lo llevaban a 30. Conclusión el pueblo sabía de que se trataba.

El discurso de Cristina fue una grandísima conversación con su pueblo, ella habló con emoción, por momentos se quebró y todos sentimos que nos quería, fue aparte una gran catàrsis pública, donde habló hasta de sus sentimientos, pero fundamentalmente reivindico a su amado compañero y muy admirado por ella, por sus dotes de patriota y peronista.

 Reivindicò a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y familiares como no podía faltar. Hubo algo que me sorprendió, porque yo siempre creí que solo para ajustar su línea se basaban en la crítica y autocrítica, los verdaderos comunistas, pero Cristina me pego un golpe que me hizo caer en la cuenta que estaba equivocado y ese golpe es que ella realizó una autocrítica con su pueblo, diciendo que hubieron compañeros supuestamente peronistas que trabajaron para el golpe (Luder) y que no comprendía todavía que cuando los que más victimas habían puesto eran los peronistas y que todavía hay compañeros que no le dan ni 5 de bolilla a la cuestión de los derechos humanos. ¿qué tal? Eso me indica de la honestidad intelectual, ideológica y política de la compañera Cristina. Otra cosa que me maravilló es que ella dice que para que este proyecto siga no se puede basar en una persona sino que nos emplazó para que tomemos el destino en nuestras manos y nos tiremos a ala pileta de la política y de la lucha, el destino depende de nosotros.

 Reivindicó la política laboral, los derechos, las paritarias y le dijo a los de la CGT de Caló la única que ella reconoce porque la otra es empresarial y del enemigo que tienen la obligación de continuar con esa política y que si ella alguna vez ve que los sindicalistas se desvían ella misma les va a decir a los trabajadores que los echen y pongan a otros. Los trabajadores tiene que llevar a la cabeza a los dirigentes y sino tienen que ir por la cabeza de los dirigentes, eso decía Perón y Cristina lo comprendió. Dijo que Néstor le dijo un día que a partir de ahora en la historia los pueblos van a juzgar a los dirigentes no por lo que dicen, no por sus discursos sino por lo que hacen pero fundamentalmente por los resultados des sus políticas, señores algo esta cambiando.

Nos avisó que estemos atento de las intentonas de golpe de estado de adentro y de afuera.¿que tal?. Cuando finalizó los aplausos y los gritos de te quiero Cristina no terminaba nunca. Ella no terminaba de tirar besos, golpearse el pecho, y saludar con las manos en movimiento en medio del humo, juego de luces, la música y los fuegos artificiales. Apoteótico ¡ HASTA LA VICTORIA SIEMPRE , COMPAÑERA CRISTINA! Esta mujer no se va a tejer mañanitas a su casa, ni a cuidar a su nietito, esta mujer muere en la trinchera, y de pie como los arboles, no es una pusilánime, no es de las que se entretienen con novelitas azucaradas. 

Vine muy satisfecho y la verdad que cuando yo estoy en lugares donde hay olor a pueblo, a lucha, me siento como pez en el agua.
Juan Enrique Cofone

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails