domingo, 22 de febrero de 2015

Bueno, ¿y ahora que?

El dia 12 publicamos acá algunas consideraciones sobre la convocatoria a la "Marcha del Silencio" del 18F.
Bueno, la marcha se realizó. Como tantas otras que se han realizado. Marchas, cacerolazos, cortes de rutas y accesos, que en cada momento abrieron expectativas, albergaros ilusiones (de algunos), despertaron alarmas (de otros), pero finalmente lo único que llegaron a demostrar por reducción al absurdo, que en esta "dictadura" cualquiera puede salir a manifestarse, y expresar lo que crea necesario decir, ya sea de viva voz o a través de los medios de comunicación, lo que se le de la real gana, sin correr peligro ni su vida, ni la de sus familiares o amigos, ni su libertad ambulatoria, en todo de acuerdo con los que la Constitución Nacional prescribe.

Este tipo de movimientos callejeros deben necesariamente tener un correlato de orden electoral para tener efectos modificatorios de la realidad concreta. Habida cuenta que está clausurada la "via rápida" (Golpe de Estado a cargo del Gral. de Turno) deben necesariamente "transitar por colectora".

O sea empezar a recorrer un camino al que no están acostumbrados. El camino de la democracia, que también prescripto por la Constitución, pasa por lo electoral.

Esto implica la construcción de mayorías, y la construcción de mayorías, pasa normalmente por la explicitación de que es lo que se piensa hacer, y como se va a implementar.

A menos que el único proyecto sea terminar con algo que parece ser molesto, y después vemos que hacemos. (Tipo la Alianza con De la Rua-Alvarez), experiencia que ya tuvimos y a todas luces nos mandó al fondo del pozo.Tratemos de dejar de lado que alguien tenga idea de repetir semejante experiencia.

De una forma u otra la cosa pasa por algo que parece sencillo, pero no lo es tanto. Como dice un amigo, primero hay que juntar los votos, y después hay que contarlos, y eso requiere de varias cosas que no son sencillas. Se requiere un esfuerzo militante para convencer al votante de que su situación va a mejorar, ya que por una razón elemental, nadie vota a quien sospeche que lo va a dejar peor. Está bien, cuentan con una fuerza mediática muy bien aceitada, que a través de 360 canales de TV , radios y diarios controlados prácticamente en cadena por el Grupo, a través de un goteo constante ocultan las noticias con información perfectamente orientada y dirigida en un sentido. Pero igual, ya sabemos que hay aparatos políticos y mediáticos que a pesar de las multimillonarias sumas invertidas suelen no funcionar. Y si no, preguntenlé a "Chiche" Duhalde cuando perdió la Senaduría por la Provincia de Buenos Aires a manos de Graciela Fernandez Meijide, que nunca se destacó precisamente por su carisma...

Con un "paraguazo" no alcanza, por exitoso que pueda haber parecido, son necesarias otras acciones que implican convencimiento, tesón, militancia organizada y continuada en todos los terrenos. El barrio, las Sociedades de Fomento, las agrupaciones barriales y culturales de todo tipo son terrenos desconocidos para los "paragüeros", que solo los han frecuentado ocasionalmente y generalmente en acciones "caritativas" con que suelen tranquilizar sus conciencias. De allí a que esas acciones se transformen en votos hay un camino muy largo y mucho que aprender en ese camino.

Es de celebrar que vayan entendiendo que el camino de la democracia que pregonan se pavimenta con concreciones electorales, ya irán aprendiendo que es otro el lenguaje y la actitud que deberán tener.

Mientras tanto sacaron a la descubierta sus últimas tropas de reserva; las Judiciales, que no las cuenta todas consigo. Una inevitable renovación generacional se va abriendo paso, con dificultad, pero con persistencia, con la aparición de Justicia Legítima, por ejemplo, que viene a cuestionar desde su mismo riñón medios, vicios, usos y costumbres del único poder del Estado con una estructura mentalmente anquilosada en tiempos Monárquicos. Se debe tener en cuenta que por esos misterios de la semántica lingüística, "la marcha de Los Fiscales" era de solo cinco de los casi 500 que integran la estructura de las Fiscalías Federales (0 sea el 1%  de "los fiscales"). No es un dato menor...

¿Que veremos de ahora en adelante? ¿Mas "paraguazos"? Corren el mismo peligro de los cacerolazos, que ya pasaron al folklore ciudadano. ¿Mas acciones judiciales?, posiblemente, pero hay que recordar que los partidos se ganan en la cancha y no en el Tribunal de Penas.

2 comentarios:

el chato dijo...

comparto el pensamiento de Cristina sobre la marcha. la realidad es que representa a toda la oposicion unida gracias a un hecho desgraciado como la muerte.

Juan Guillermo Cocina dijo...

Lo que viene es la Unión Democrática para ganar electoralmente; al mismo tiempo que los ataques judiciales sistemáticos. Movimiento de pinzas, digamos.

Y el kirchnerismo deberá encontrar un candidato urgente. Scioli no le gana ni al devaluado Massa en provincia. Me han dejado tranquilo en ese sentido, las palabras de Cristina, cuando dijo que hay que asegurar la continuidad del proyecto con un candidato que lo garantice.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails