domingo, 28 de febrero de 2016

Una cuestión de conciencia

Dejando de lado, como un paso en falso (¿otro mas?) de la chambona diplomacia del actual Gobierno, la visita oficial al Vaticano, (al Papa Francisco, nada menos) deja a muchos compatriotas que profesan el Catolicismo, mas por la liturgia que por el sentimiento Cristiano, con una profunda cuestión de conciencia.

Formados y educados en una religiosidad vacía mas allá de lo formal, y en algunos casos rayana con la superstición, recelosos de los curas villeros, que no hubieran vacilado en denunciar al mismísimo Jesucristo como un "agitador", se encuentran hoy desnudos en su farisea existencia.

¿Y la infalibilidad del Papa? tantas veces esgrimida como argumento concluyente. ¿Y los dogmas de la Iglesia?, como tantas otras cosas que por ahí van quedando en un rincón. La prescindencia de la Iglesia en asuntos temporales, algo que por otra parte nunca existió, ahora es reclamada con fervor y vehemencia, por aquellos que se esperanzaban con que Jorge Bergoglio, entronizado como Francisco, volcara su poder espiritual, en la puja política interna de su país natal. Recordaban con nostalgia al Cardenal Copello que allá por 1955, unificaba al antiperonismo, y prohijaba los Comandos Civiles Revolucionarios, inclusive prestando las Iglesias como depósito de las armas que éstos esgrimirían del 16 de setiembre en adelante, con el blasfemo santo y seña "Dios es justo", que era contestado con el no menos blasfemo "Cristo Vence".

Toda una estructura de hipocresía social, con un pata firme en el control de la Educación (a lo que nos referimos hace tiempo acá en tres posteos consecutivos) que marcó una influencia ideológica en los planteles docentes de los niveles primarios y secundarios, que aún se nota bastante, pese a la natural renovación generacional ha formateado las mentes del mediopelo argento.

Todo esto se está trasuntando en las reacciones suscitadas por la frialdad conque Francisco recibió y atendió, a MM y su comitiva para cubrir la formalidad de una visita de Jefe de Estado a Jefe de Estado.
Francisco, en su calidad de Jefe de Estado dispone de la mas formidable red de información e inteligencia que cubre todo el Planeta. Ni Obama ni Putin, disponen de la información que tiene Francisco.

Francisco además, tiene una formación Política (no se olviden que es Jesuita) que pocos líderes mundiales tienen, y una interpretación Evangélica clara y perfectamente definida, muy irritante dada su influencia para los centros mundiales de poder (económico), por lo general bastante flojitos en lo que no sea acumulacion de poder económico.

Y así planteadas las cosas, no es extraño que una porción de los Católicos Argentinos estén sumidos en una profunda crisis de conciencia, enfrentando sus dogmas hipócritas con la realidad.

¿Plantearan un cisma a lo Enrique VII de Inglaterra?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal cual, estos partidarios de la religión de Constantino I (no de las enseñanzas de Jesús), mataron a Atahualpa, a Tupac Amaru y a otras decenas de millones de las formas más salvajes, muy por encima del salvajismo intrínseco del homicidio, así que, bien podrías haber crucificado al mismo Jesús.

Anónimo dijo...

http://www.infobae.com/2016/02/27/1793319-patricia-bullrich-se-reunio-el-titular-la-dea-reforzar-el-trabajo-el-narcotrafico

Moscón dijo...

A no olvidar que los Jesuitas hace mas de 400 años que vienen militando territorialmente esta parte del planeta, y no les cae en gracia que un tilingo se lo entregue a los advenedizos del Opus.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

El chupacirios dominante de nuestra grey es naturalmente individualista y caritarivo, de manera que no tiene incorporados determinados conceptos solidarios. Cree en el derrame hasta en el marco de una tragedia. Conozco a muchos que observan de buen modo lo actuado por Macri so pretexto de la banda de delincuentes ateos que antes gobernaba, más allá de que con esa banda de ateos se vivía mejor que ahora y había menos pobreza y desocupación. Como creen en el designo divino consideran que si esto está ocurriendo es justamente por divina providencia y no simplemente porque un colectivo de hijosdeputa alcanzó el poder. La historia se repite.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails