domingo, 11 de septiembre de 2011

Como Sarmiento pero bien



Me gustan los personajes diagonales, contradictorios, que tienden lazos entre paralelas aparentemente irreconciliables. Eso fueron Mariano Moreno, Manuel Dorrego, Juan Bautista Alberdi, Sarmiento, Leandro Alem, el mismo Perón, incluso. Y si uno lo analiza con cierta profundidad –el presente siempre nubla la posibilidad de un análisis certero– quizás la actual presidenta de la Nación sea una política que tienda diagonales –perdón por la metáfora futbolera– entre el movimiento nacional y popular y el liberalismo republicano.
http://tiempo.elargentino.com/notas/restaurar-sarmiento

Bueh, algunas diferencias habrá, no podremos reducir todo a la concepción económica del estado, ni que como Sarmiento fundó 800 escuelas y Néstor y Cristina 1092, hay coincidencias.

El mentor de la ley 1420, matriz de las debilidades de nuestro sistema educativo a la europea (o la la yanqui); concibió una educación popular para todos, sin excluidos, como motor de cambio y modernización del estado, totalmente ajeno a la región, por supuesto.

Difícil comparar el concepto de ispa de segunda mitá de siglo XIX con el de mitá de siglo XX o el de principios del XXI, pero Sarmiento no pareció haber sido tan diagonal por más simpáticas que nos caigan sus palabras contra la oligarquía. En eso Alfonsín se parecía bastante. Mejor que decir es hacer decía el General. Su modelo de nación no fue nuevo, menos aún latinoamericanista, no hubo tercera posición ahí; mas sí fue transformador, modernizador, eso es indiscutible. Una matriz de país común a la mayoría de los proyectos que lo sucedieron. De ahí su importancia. Sin embargo, los saltos, los conflictos, las crisis, los diálogos, los vértices en la historia, se dieron mucho después, con modelos que bien podrían dejar estupefacto de asco al ex-presidente. Los discursos de Biolcati también por supuesto. Pero lejos de ser un paria, Sarmiento representa a esa buena facción histórico-política que hoy conocemos como republicanismo, los que para meterse en el barro, se ponen botas de goma. Si él está de acuerdo con eso, ya no podremos saberlo.

Lo que sí se podría debatir, como para refutar al gran Simón Rodríguez, si podía ser posible una concepción de estado por afuera de las estructuras liberales de Europa y USA.

5 comentarios:

iris dijo...

Pues eso, que Sarmiento era un tipo inteligente y que tenía un sólido proyecto de país que no hubiera gustado nada a Biolcati, pero no es nuestro modelo de país, ni de continente (la patria grande de Artigas, San Martín, Bolívar,Yrigoyen,Perón,...Y Chávez y Kirchner, que tanto). Se puede respetar y aún admirar a alguien sin olvidar que ese alguien está en un bando distinto al nuestro...

Mariano T. dijo...

1)Porque la ley 1420 era matriz de las debilidades del sistema educativo?
2)Y por supuesto en 1860 había una matriz de estado por fuera del liberalismo en Europa. El estado prusiano, la vuelta al ancien regime, el neofeudalismo, etc. El liberalismo no era la tendencia predominante entre los gobernantes de la época, solo lo era entre los intelectuales.

manuel el coronel dijo...

Opciones sí, pero ninguna con la posibilidad de disputarle la hegemonía al liberalismo imperialista. De todas maneras me refiero a una concepción latinoamericana.

En cuanto a la 1420, porque si bien tiene cosas grandiosas, fue incapaz de lograr una transformación a mediano y a largo plazo, y porque es la matriz de la concepción de la educación aún hoy, anacrónica y en ciertos aspectos, obstaculizadora del nuevo paradigma de escuela.

De todas maneras, como pongo en el último párrafo, con el diario de hoy, parece difícil que se hubiese podido aplicar otra reforma del estado, en esos momentos.

Mariano T. dijo...

La ley 1420 fue bastante transformadora. Quitó a los pibes de la influencia de los curas, y alfabetizó un país de brutos analfabetos, que recibía inmigrantes que en su mayoría eran brutos y analfabetos.
En una generación logró crear una clase media, la primera en aparecer en toda America Latina.
En cuanto a las opciones nativas al liberalismo...eran lamentables y reaccionarias.
No hay que confundir al liberalismo del siglo 19 con el librecambismo.

manuel el coronel dijo...

Es cierto mariano, el tema es que ese librecambismo, o para ese librecambismo, trabajaron las mentes más lúcidas de Argentina de ese fin de siglo.

En cuanto a la iglesia, tubo su parte, su moneda de cambio por la 1420, educó ahí, donde no había escuelas estatales, y en mi pueblo, por ejemplo, fue no sólo la primer secundaria, sino la que egresaba las maestras normales, con formación católica, claroestá.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails