domingo, 25 de septiembre de 2011

Trasversalidad y kirchnerismo. Movimiento.


Recibimos resaltado de esta entrevista de Miguel Russo a Carlos Altamirano:


El planteo tenía que ver con la experiencia menemista, que parecía haber dejado desairada, definitivamente para ese momento, la idea que el peronismo iba a ser el vehículo a través del cual se iba a canalizar la transformación revolucionaria o radical de la sociedad argentina. Incluso, creo yo, ésta era una idea de Chacho Álvarez, que ya no apostaba a seguir insistiendo en que el peronismo iba a ser el agente de una transformación de ese tipo, que se había frustrado una y otra vez, habida cuenta de que el peronismo no sólo no se había rebelado contra una política, la de Menem, que estaba en las antípodas de la tradición nacional y popular, sino que la había acompañado. 
José Luis Romero decía que el historiador ignora muchas cosas pero sabe que lo que existe, existe. Yo no podía ignorar ese hecho. Si la historia ponía en cuestión cierta conclusión, debía tomarla. ¿Qué me pasó subjetivamente?: me sorprendió. Y esa sorpresa me llevó a la conclusión de que no podía mantener esas afirmaciones de entonces.
El recorrido que hace el núcleo dirigente del Frepaso, con el conjunto de la renovación cafierista del peronismo, hacen suyo el tema democrático que debe ser incorporado a la tradición nacional popular. La cuestión no era renunciar a esa tradición, sino incorporar dentro de ese bagaje a la democracia.
Allí se plantea que el agente de la democratización en la Argentina no va a ser por vía de un partido liberal, como es el radicalismo, sino un partido nacional y popular como es el peronismo.
Pero parte de ese laboratorio ideológico nacional y popular que fue Unidos encontró un nuevo intérprete: Néstor Kirchner. Este bagaje, elaborado en las páginas de esa revista, es un elemento importante en lo que va a ser el discurso de Néstor Kirchner, un político que encontró otra traza sin romper con el peronismo.
Arturo Jauretche. En la revista El Popular, de fines de los años ’50, hablaba de nacionalistas que descubren lo social y socialistas que descubren lo nacional. 
La transversalidad implicaba poner en comunicación orientaciones de partidos diferentes con la idea de producir una renovación para reflejar los clivajes y las fracturas sociales que aparecían disimuladas en los grandes movimientos que eran el peronismo y el radicalismo. Esto fue una tentativa que no cristalizó en su momento. Lo que se formó con la Alianza estaba lejos de esas intenciones. Y el que lo vuelve a retomar fue Kirchner.
El peronismo es una fuerza movimientista más porosa, más abierta.
El hecho de la separación, dentro del peronismo, entre partido y movimiento, permitió que mucha gente se fuera de uno para entrar al otro o viceversa. La renovación peronista, primero vía Cafiero y luego vía Menem, significó la subordinación del movimiento obrero a las autoridades partidarias.
El kirchnerismo se caracterizó por cierto abandono de los nombres al momento de construir ideología. Sin embargo, es recién con el kirchnerismo que el peronismo vuelve a ser ese movimiento que era durante el primer gobierno de Perón y que no fue de ninguna manera durante la renovación o el menemato...
La otra cosa está vinculada a la porosidad movimientista: hay una novedad, también relativa a los grupos que son incorporados dentro de la órbita del kirchnerismo. Se pueden nombrar a los movimientos de derechos humanos, a ciertos grupos piqueteros, pero hay un elemento común, más allá de foco y de centros, el papel de las clases medias en este capítulo. Un tópico del discurso peronista fue la crítica a la clase media. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Peronismo, Kirchnerismo, partido, movimiento ... ¿De qué estamos hablando? Hubo un sólo peronismo que nació apoyado en el pueblo trabajador. Duró 9 años y fué desalojado por la fuerza. Fue proscripto por 18 años con fusilamientos, persecuciones y ocultamientos que ni siquiera respetaron las reliquias de Eva. Volvió con algarabía pero envejecido y con pocos fundamentos en 1973, tan débil y sin haber acumulado experiencia que en sólo 3 años, ya fallecido su viejo líder, volvió a ser desalojado con menos ruido pero con peores consecuencias que las de 1955. Desde 2003 la brújula volvió, por fin a fijar el Norte. Y al poco tiempo se agruparon en el "Peronismo Federal" quienes jamás debieron pertenecer a ese movimiento. ¿La época de Me*em? Ah, si. La heredera neoliberal del Proceso de Destrucción Nacional que terminó los "deberes" que habían quedado pendientes.
Resumen: HAY QUE HACER LIMPIEZA EN EL CONVENTILLO, BARRER LA BASURA Y DESINFECTAR CON LAVANDINA.

Tilo, 70 años.

Antonio (el Mayolero) dijo...

¿Y desratizar tambien, no?

Javier dijo...

Cuyanta porosidad es bancable para la militancia nacional y popular ?
Puede seguir dependuiendo todo de un solo conductor? Me refiero a las bases no vamos a reclamar lo que nosotros queremos que se haga ?

Sola , Soria , bosta y ams bosta ( si nadie niega que se construye tambien con la bosta ) pero para eliminarla no para seguir con bosta durante los proximos 50 años diciendo que vamos a profundizar

manuel el coronel dijo...

De todas maneras javier, hasta los espacios no peronistas del kirchnerismo, como el Nuevo Encuentro, no escapa a esa lógica que planteás. Por ser el caso, acá, la dirigencia del EDE labura junto al duhaldismo por la candidatura de un vecinalismo que no se declara kirchnerista (tampoco anti).

La pregunta sería, hasta cuánto se puede ampliar el movimiento?

Pero eso es i-respondible, el movimiento es algo dinámico, es una tracción o suma de tracciones.

Anónimo dijo...

Estimado Coronel

Se habla de movimiento, de construcción política, de militancia. Se habla de debate y de comprender matices. Se habla de poner el cuerpo delante de las ideas.

Se habla, se habla y se habla.

En Guisasola armamos un bastión social y cultural Kirchnerista inclusivo que nunca claudicó, que salió a bancar los trapos en el peor de los momentos, cuando las jerarquías y algunos concejales escondían las imágenes de Néstor y Cristina.

Y lo hicimos desde la dialéctica y desde la acción, desde la solidaridad siendo abierta, pluralista y democrática.

Ese bastión murió de muerte natural. Ni las supuestas bases militantes, hoy pletóricas de entusiasmos cristinistas, ni el partido se interesó o apoyó el proyecto. Nos quedamos solos. Repletos de dudas y sobre todo completos en resignación.

Que se yo..

Mientras el Clan Shechtel recibía subsidios indirectos y prebendas de todo signo político y color económico (incluida gente del palo), la Biblioteca, con su honestidad y su lucha, navegaban en plena soledad. Sacando el agua, con balde en mano y trapo, cuando se inundaba, o armando a plumón el Salón de Informática Carlos Aiub.(año 2008)

¿Sabe cuántos partidarios, militantes de base, personas del partido, dirigentes, socios, se acercaron a tan emblemática inauguración?

Si acertaste..
Ramón, su familia, y unos pocos allegados

Creo, mi querido Coronel, que se miente más de la cuenta por falta de fantasía, y que a veces, la verdad se inventa. (Machado)

No se si hay que desratizar.
No soy yo quien deba analizar el interior peronista.
Si leyó mi artículo sobre Cristina 2011 en la página del Ateneo sabrá mi grado de compromiso.

No se como lo ve..Sigo pensando que el flaco Raimundi expuso más el cuerpo por el proyecto Nacional Y Popular que Giannatasio. Observe el orden en la boleta de diputados y entenderá mi desazón.
Acá, a nivel Local, ocurre algo similar. Eso mi querido amigo, a la larga o la corta, resta.

La política no deja de ser una expresión de esperanza, un guiño hacia el futuro desde el presente, teniendo en cuenta la experiencia histórica. No existe peor enemigo de la adhesión política (proceso de retracción) que la desilusión individual y colectiva.




un abrazo
Gustavo Sala

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails