miércoles, 14 de septiembre de 2011

Despoblamiento y migración interna en Dorrego


Sigue haciendo ruido en el pueblo el resultado del censo 2010 y el descenso de la población del distrito en un 4%, y realmente harto de escuchar tanto humo, uno no trata más que de poner un poco de pensamiento crítico sobre el sentido común que impera sin el menor análisis. Acá, un par de argumentos y sus refutaciones.

-Que Dorrego es un pueblo fantasma y cada vez somos menos: groso error, la disminución de la población en el distrito, no coincide con el aumento de la población en la ciudad cabecera. Ya en 2001, mientras en el distrito se disminuía en casi 11 puntos, la ciudad cabecera aumentaba en 2%. Esta vez, la disminución en el distrito, repetimos, fue del 4%, por lo que no es difícil imaginar un nuevo aumento de población en una ciudad que contrariamente a lo que se cree, cada vez tiene más habitantes. Y esto es debido a la migración interna normal, desde la tecnificación del agro, que va convirtiendo en taperas a los campos. Es que todavía hay casi un 30% de población rural en el partido, que indefectiblemente irá sangrando año a año hacia las ciudades. Y esas ciudades serán las más cercanas, no exclusivamente la ciudad cabecera. De ahí que buena parte de los migrantes rurales se instale en Tres Arroyos, Bahía Blanca o Monte Hermoso.

-Que Monte Hermoso crece a un ritmo vertiginoso, no como Dorrego: Bien, es cierto, Monte Hermoso creció en población, pero así y todo, ésta es apenas un poco más de la mitad de la población de la ciudad cabecera de nuestro partido, un crecimiento que no es proporcional año a año, debido al techo operativo de lo que la ciudad turística necesita. Pero el crecimiento de Monte Hermoso no es tenido en cuenta por el nivel de desarrollo de sus pobladores permanentes. Los barrios populares y suburbanos son esquivados por los dorregueros que tanto idolatran la ciudad. No, ellos hablan de la ciudad balnearia, una verdadera ciudad fantasma casi todo el año. Hablan de cada edificio destinado al turismo, de cada vivienda. Dato clave, en Monte Hermoso hay el doble de casas que habitantes ¿Qué crecimiento es ese para su población? ¿Un par de peatonales o una costanera en madera? ¿A quiénes benefician esas obras?

-Que los pibes se van y no vuelven, no hay oportunidades para ellos: No podremos endilgarle estos pareceres al dorreguero, mas sí a buena parte de la clase media que lo acompaña, y a los dirigentes políticos que se suman a estos argumentos con el viejo latiguillo de que algo hay que hacer para que los jóvenes se queden. Las ciudades pequeñas como las nuestras, por si no se han dado cuenta todavía, están incapacitadas, estructuralmente, para brindarles oportunidades laborales a buena parte de sus egresados universitarios. Ingenieros, arquitectos, profesionales de la salud, bogas, ni hablar sociólogos o físicos ¿Cómo albergarlos nuevamente? La construcción de un país, necesita, mal que nos pese, de esos chicos en otro lado.

Claro que con un poco de imaginación, podríamos tener un Centro de Investigación Municipal donde buena parte de esos egresados o incluso de chicos que no puedan acceder a estudios universitarios, desarrollen sus capacidades científicas. En diversos ámbitos, relacionados con nuestro entorno, por supuesto.

-Hay que traer empresas para que den trabajo: el más viejo y el más usado, la fábrica como sinónimo de desarrollo. Bueno, un peronista como yo debiera estar de acuerdo con eso. Pero ¿Es necesario? ¿Cuál es el nivel de desocupación en el pueblo? ¿Es alto? El municipio hoy, y la flamante Oficina de Trabajo ¿Controlan que los empleadores locales respeten los derechos de los empleados? ¿Respetan el haber mínimo, las horas extras y los aportes previsionales? Repito ¿No es eso lo urgente acaso, antes del traer empresas y eximirlas de impuestos? Antes de atraer a la incipiente burguesía nacional nuevamente, debiera fomentarse el cooperativismo y los emprendimientos familiares, una verdadera red de microeconomía local, con masivo apoyo estatal en logística, capacitación y ayuda económica. Y definir el rol laboral del pueblo ¿Será industrial, agroindustrial, turísitico, cooperativo, de pequeñas empresas familiares o de una o dos medianas empresas? ¿Y a qué costo?

Por último, y a sabiendas de la marginación que aún subsiste en nuestro pueblo por años y años de políticas aplicadas inadecuadamente; infraestructurlmente, la ciudad cabecera (y ahora con la llegada del gas, El Perdido y Oriente también) es una ciudad privilegiada. Pocas manzanas no cuentan con los servicios básicos. Deberán tenerlos, por supuesto. Pero es indudable el desarrollo de su población.

O deberemos ponernos de acuerdo de qué hablamos, cuando hablamos de crecimiento. Faltar, falta un montón, pero como diría Antonio, me parece que le estamos chingando el tiro.

3 comentarios:

Sandra dijo...

En Dorrego van a quedar los ciudadanos cristianos decentes y trabajadores que aman verdaderamente este pueblo y no se van por migajas a otros lugares. Montoneros como ustedes son un obstáculo para nuestro amado Dorrego, quiero que se vayan y los verdaderos radicales los vamos a echar!

Anónimo dijo...

sandrita , que osada. los verdaderos radicales deciden sobre la permanencia en el pueblo. no exageres mi amor solo ganaron las elecciones. abstenerse ateos claro. amor y paz, blancura y doctorazos

Antonio (el Mayolero) dijo...

¿Para cuando el desagravio a Susana Gimenez?
Es evidente que en Coronel Dorrego queda por lo menos un dinosaurio vivo...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails