miércoles, 7 de septiembre de 2011

Cristina en el país de la felicidad


En agosto, cuando Cristina anunció el segundo aumento anual para las jubilaciones, como bien marca la ley para el aumento de setiembre, seguramente la mayoría de nosotros esperaba también la actualización de la AUH y derivadas. Pero no. Eso fue hace un rato, como explicó Nuestra Conductora, después del más del 50% que derriba cualquier especulación electoralista.

Así Argentina profundiza uno de sus rasgos más relevantes, el de la Justicia Social, dotando a cada madre embarazada y a cada hijo, con $270 mensuales, y a cada persona con discapacidad, con más de 1000 mangos.

Cristina cada vez que se refirió a la erogación, lo hizo como "inversión" y no como "gasto". Un groso indicador que muestra lo importante de la inyección de dinero en las economías familiares, amén del derecho indiscutible de cada niño, que decanta en la importante baja de los índices de pobreza e indigencia; recordándole además, a los más ricos, que es inevitable el aporte de sus riquezas para ello.

Alicia vivía en un país de fantasía, de sueños. Este, es posta.

4 comentarios:

Daniel dijo...

Y esto recién empieza.

eduardo j. dijo...

somos peronistas no revolucionarios ,porque el ser perucas ya nos define como tales ,vinimos a cambiar las cosas.Los que quieren cambiar las cosas dejando millones a pie o bebiendo champú con un ezbirro de la dictadura.Gracias Cristina..siga así,nosotros con ud..

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Me adhiero al sentido del comentarista anterior, mi coronel. Creo que cuando Cristina dice "no soy revolucionaria, soy peronista", alude a su horror a la asepsia de los revolucionarios que nunca se "contaminan" con la vida de todos los días. Cristina abre canillas en una villa, se ensucia las manos. Cristina no es prolija; Cristina es la realidad. La que tenía un viejo que cortaba boletos y no se quejaba de la "tendinitis".
Eddie

manuel el coronel dijo...

Osea, una revolucionaria de enserio...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails