martes, 21 de febrero de 2012

Librepensadores, independientes y apolíticos...


por el Cro. Antonio






   Ya hace muchos años que los vengo junando. Yo era muy pibe entonces (13/14 años). Terminada la primaria, empezaba la secundaria y miraba por la rendija de la puerta o por el ojo de la cerradura el mundo adulto.
   Estabamos en 1954/55 y el peronismo-antiperonismo hervía. Yo carecía de la madurez suficiente como para sacar conclusiones (aun sigo teniendola, pero mas atenuada). En un hogar no-peronista donde sin embargo se leía la revista De Frente que dirigía Cooke, y otras cosas similares, obviamente había un ámbito de discusión bastante amplio.
   Al confrontar con el resto de la sociedad por ahi empecé a descubrir que había otra sub-especie humana, que eran los que dan titulo a este post.
   Yo los escuchaba con avidez, ya que su exposición de ideas era maravillosa. Sobre todo los librepensadores. Tenían todas la soluciones para todos los problemas de la sociedad. ¡Que clarita que la tenían! Eso si; de repente te decían todo lo contrario a lo que habían sostenido con fervor, con el mismo fervor de antes pero para el otro lado... Generalmente se manifestaban socialistas y repetían con todo entusiasmo los discursos de Alfredo Palacios, y citaban  de memoria a José Ingenieros.
   
   Tambien estaban los independientes, emparentados con los librepensadores en su defensa a ultranza de las libertades individuales, pero menos inclinados a repetir puntos de vista comprometidos con lo social, talvez por preservar su independencia. Tambien compartían la consigna "¡¡O acaso me van a impedir que piense!!" que enarbolaban cuando alguien les intentaba refutar sus aseveraciones, o confrontar sus contradicciones. O sea que la libertad de pensamiento era o parecía ser su patrimonio exclusivo.

   Los apolíticos eran gauchitos... Ellos eran eso: apolíticos. Lo que no les impedía hablar de cosas políticas todo el tiempo, pero eso si, ellos no se metían en nada porque eran eso. Apolíticos. La consigna era común a los otros dos grupos; "¡¡O acaso me van a impedir que piense!!". 

   Una curiosidad que observé fué que producido el golpe del '55, todos se manifestaron (y actuaron en consecuencia) como fervientes antiperonistas, lo que me dejó profundamente desconcertado. Tenga en cuenta mi estado de adolescente-curioso-que-espiaba-por-por-la-puerta-entreabierta de un mundo de pensamiento adulto que se le empezaba a mostrar contradictorio.

   En el '58 asumió Frondizi la Presidencia; mi viejo se había sumado a la UCRI, y yo seguía espiando por la rendija, ahora un poco mas amplia, ya que en la campaña se interactuaba con los Peronistas, que proscriptos habían hecho el famoso "Pacto", y con su coherencia organizativa se aplicaron a hacer funcionar el asunto. Ahi empecé a tener contacto con los postergados y perseguidos porque a ellos sí que se les pretendia impedir que pensaran. Curiosamente, los librepensadores y los independientes no levantaban su voz para condenar este hecho, a todas luces y desde su punto de vista aberrante.

   Es mas; con el ascenso de Frondizi, volvieron a aparecer, remixed & reloaded, se diría ahora... Por ahi, yo empezaba a sacar conclusiones propias, y sumando me daba que su aparición en escena siempre coincidía con el ascenso de las clases populares, o su acercamiento al poder establecido (que tambien iba aprendiendo, nada tenía que ver con el Gobierno, al menos con el que el pueblo elegía.

   Curiosamente nunca levantaban su voz en epocas de Gobiernos Militares. Por el contrario, justificaban éstos como algo inevitable dada la poca cultura del pueblo que no era capaz de darse un Gobierno acorde con lo que ellos pensaban, por lo tanto, las Dictaduras eran una especie de Purgatorio donde el pueblo debía expiar sus culpas hasta tanto aprendiera a pensar...

   Ahora siguen en la huella, siempre impolutos, siempre independientes, siempre apolíticos, y siempre enarbolando su "libertad de pensamiento". Hay dos categorías, a saber:1) los que siempre empiezan la conversación diciendo "Yo a los Kirchner les reconozco que han hecho algunas cosas buenas, pero..." y te largan un larga retahila de cosas con las que no están de acuerdo. Cuando uno les pide que ennumeren alguna de las cosas que ven bien, jamás te contestan; lo que te dicen es !Pero acaso me van a prohibir que piense! con lo que se van muy orgullosos. 2) los que ven todo maal, pero maaaaal y siguen creyendo fírmemente que mientras el pueblo no tenga libertad de pensar, nada va a mejorar...

   Otros te cuestionan que uno tenga un blog, y te preguntan con agudeza "Pero, ¿ustedes en sus publicaciones dan espacio a la crítica? Y no entienden que nadie les prohibe tener sus propios blogs donde expresen sus puntos de vista, o entrar a hacer comentarios, pero claro, después hay que aguantársela, porque los cumpas suelen tener la costumbre de no dejar pasar una. Pero ellos pretenden que seamos oficialistas y opositores al mismo tiempo.  Es mas pretenden que seamos opositores todo el tiempo, ya que jamás registran nuestras discusiones.

   Han pasado muchos años desde que miraba el circo por abajo de la lona, algunas cosas fuí aprendiendo, ¡¡y las que me faltan todavía!!! Pero he llegado a una certeza; me tienen las bolas llenas los librepensadores, los independientes y los apolíticos. Me quedo con Biolcatti o Llambías que no me ofrecen ninguna sorpresa.

Antonio (el Mayolero)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Objetividad y equilibrio, palabras (falacias) fundantes de esta clase de tipos.

Excelente artículo.. Antonio

Sala

Antonio (el Mayolero) dijo...

Y eso que me olvidé del dialogo y el consenso....

Minaverry dijo...

Muy bueno, Antonio. A mí también me tienen las pelotas llenas...

manuel el coronel dijo...

más que libre pensadores compañero, son "siempre-libre" pensadores...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails