domingo, 27 de diciembre de 2015

De autoconvocados, resistentes con aguante, y otras realidades

Allá por Marzo de 2010, decíamos esto acá. Advertíamos entonces que estas reacciones que podríamos llamar "de base" eran un fenómeno al que era necesario prestar mucha atención. No hay movimiento nacional y popular sin movilización (valga la redundancia) popular. Sería un oximoron.

Pero tambien decíamos entonces que esa movilizacion debía ser interpretada debidamente por quienes tienen la conducción política. Para que esas movilizaciones produzcan los efectos en la sociedad, deben transformarse en lo que finalmente pesa que es en el momento de votar.

El Frente para la Victoria es un colectivo, la mayoría de sus asientos (y por lo tanto los choferes) están ocupados por el Justicialismo. Pero en ese colectivo también habemos otros pasajeros, algunos como quien esto escribe, provenimos (o pertenecemos) al Radicalismo Intransigente, Socialistas, Comunistas, y un enorme componente de ciudadanos que no se ven interpelados ni contenidos en ninguna estructura político-partidaria convencional.

Nadie en su sano juicio pretendería no reconocer al peronismo su preeminencia en esa construcción. Pero precisamente por eso es que si bien debemos abstenernos de meternos en el terreno del amigo, si tenemos el derecho de pedirles que mantengan su terreno libre de malezas, ya que algunas de esas malas hierbas que están apareciendo pueden constituirse en plagas inmanejables.

Así como en marzo de 2010 se empezó a movilizar el pueblo por simples convocatorias por las redes sociales, vemos ahora renacer esa reacción, y habida cuenta que se vienen tiempos muy difíciles, es necesario (mas que necesario, imprescindible) brindar a esa movilizacion espontánea un contenido y un objetivo claro. No se trata de resistir porque sí nomás, es necesario saber que estamos resistiendo "para".
En un par de años estaremos frente a una elección legislativa, en la que si nos desperdigamos, el "CEOfascismo" puede llegar a conseguir el aval Legislativo necesario, para consolidar legalmente la trituración de los derechos de todos, ya sea por sus propios votos, o con la "ayudita" de algunos que ahora se dicen "Peronistas de Perón" y no son mas que turritos oportunistas.

Antonio (El Mayolero)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails