jueves, 16 de julio de 2015

Cuando se pierde el estilo

Dentro de las varias acepciones de la palabra "estilo" hay una que la
define como una especie de estética en el proceder de las relaciones. Es decir, uno puede hacer una acción determinada en su vida de relación, pero tiene varias formas de concretarla.

En el mundo de la Justicia y su aplicación (y sus aplicadores) suceden a diario este tipo de situaciones, ya que la inmensa mayoría de sus actores pertenecen a un mismo círculo, donde de un caso a otro los roles suelen intercambiarse y nadie tiene mayor interés en pelearse definitivamente con nadie.

Por lo tanto no es extraño escuchar a veteranos abogados aconsejar a sus colegas mas jóvenes e impetuosos, que no es cuestión de andar perdiendo el estilo, sin que eso signifique resignar sus argumentos y razones.

Esto se extiende a los litigantes habituales, que suelen aceptar estas reglas de juego. Reglas que no están escritas en ninguna parte, pero que tienen su vigencia plena. No está "bien visto" transgredir ciertos límites, ni aún dentro de ese círculo en que el mas lerdo te despluma un ñandú al trote.

Estos últimos días hemos visto un par de graves transgresiones a esa falta de "estilo". La primera la del largamente y desde años cuestionado Juez Bonadío, enviando 42 agentes de una fuerza municipal a requerir una documentación que la parte demandada nunca le había negado, o sea que con solo enviar un oficio solicitando se le pusiera a disposición la hubiera tenido (y eventualmente de ser ignorado su requerimiento, RECIEN DESPUES, podría haber ordenado a cualquiera de las cuatro fuerzas federales que están a sus disposición el cumplimiento de su mandato). Le hizo gastar una importante suma de dinero a la CABA, para un trámite que no lo justifica de ninguna forma razonable.

Hoy hemos visto el allanamiento a la casa de un notorio periodista, Victor Hugo Morales, a los efectos de inventariar los enseres de su domicilio a propósito de un eventual embargo preventivo para que responda a una tambien eventual indemnizacion al Grupo Clarín, cuando quienes conocen de estos asuntos, simplemente con oficiar al Banco Central, un Juez de la Nación puede saber al momento en que bancos tiene depósitos el demandado, y trabar por otro simple oficio un embargo sobre esas cuentas. Otra evidente falta de estilo.

¿Y porqué perdemos el estilo, o la línea, o la elegancia? Generalmente cuando actuamos por desesperación... Cuando esa desesperación nos nubla el razonamiento, perdemos el "estilo", esa especie de convención imponderable en la vida de relación, y nos mostramos tal cual somos.

Prepotentes y ruines.

Antonio (el Mayolero)

3 comentarios:

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Constato que en la página de Continental no es tema el allanamiento. La falta de estilo es muy común en el poder real...

uno dijo...

Mayolero...Hoy el inefable "pistolita" Bonadío se supera y bate su propia marca....Ordenó otros tres (¡3!) allanamientos, cuando podría haber solicitado la documentación que dice buscar...¡Pero NO! Don "pistolita" va por más. A esta altura de la milonga cabe preguntarse ¿que catzo busca el tipo?...si pretende seguir esmerilando, se equivoca fiero...más bien está logrando lo contrario (casi que: no habría que distraerlo). Pistolita tiene nueve (¡9!) causas por las que podría ser eyectado y con un buen patadón en el tujes, de esa gusanera en que se a convertido eso que llamamos "poder judicial". ¿se la verá venir y busca la jubilación antes?.
Lo que SI me parece que está ocurriendo, es que esta gente se está poniendo solita solita la soga al cuello. Hace mucho que los Argentinos vemos que hay que democratizar ese antro judicial...¡Que jueces y fiscales deben ser elegidos por el voto ciudadano! ¡que deben tener fecha de vencimiento en sus mandatos! ¡que deben terminar sus privilegios!...los tipos se resisten, pero como decía Ortega y Gasset "dia llegará", llegará el momento en que estos sujetos entiendan que son mandatarios...y nosotros ,los ciudadanos, los mandantes.
Que sigan así...que sigan, que actitudes como las de este "pistolita" aceleran el proceso.
Saludos.

Tilo, 74 años dijo...

Están actuando con la prepotencia del que tiene EL PODER. Hace tiempo que dejaron de lado todo recato y disimulo. Ni siquiera son capaces de advertir que cualquier cosa que digan o publiquen será desmentida por ellos mismos poco después, sin necesidad de estímulo alguno. Personifican a la desverguenza y la desfachatez propios de una MAFIA.
Al igual que varios de sus cómplices o víctimas (vaya uno a saber qué coño son) del Poder Judicial.
El comentarista anterior opina "llegará el momento en que estos sujetos entiendan que son mandatarios... y nosotros ,los ciudadanos, los mandantes." Yo creo que unicamente con gobiernos fuertes de voluntad política inquebrantable lograremos doblegar a estos atorrantes privilegiados que creen pertenecer a una nobleza inventada por ellos para mantener sus prebendas por encima del resto de la sociedad.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails