viernes, 15 de octubre de 2010

La hora de los trabajadores


Los momentos históricos, son eso, momentos, etapas que se dan por diversos factores y que estamos obligados a aprovechar. Vértices (o vórtices según Javier) de la historia. E indefectiblemente necesitan nombres propios a pesar de la tracción de los pueblos. Sin conductor no son posibles.

Octubre del '45 fue la hora de los trabajadores, mayo del '73 también, como así mayo del 2003.

No fueron muchos y apenas dos duraron y duran lo suficiente para lograr los cambios necesarios (el primero) o para comenzar a recuperarlos (el tercero).

Y eso el Cro. Hugo lo sabe y lo hace saber muy bien. Los noventa no fue la hora de los trabajadores. La CGT se divide, primero en la CTA, luego se abre Moyano. Sucio, Malo y Feo, demonizado, justamente por eso, por cortarle rutas a la corpo.

Hoy yo lamentaba que en esa fiesta de los trabajadores en River faltase una gran masa del movimiento obrero organizado. La hora de los trabajadores nos obliga a estar bien juntos en esta. Y sin embargo después de las elecciones en la CTA, de la estafa mejor dicho, su poder quedó totalmente diluido, con un presidente electo disfrutando de su rol de opositor al actual proyecto nacional y popular.

No supimos leer la historia o la historia nos queda grande. Se imagina compañero, compañera, la unidad de las dos centrales hoy, más los movimientos sociales como la Tupac o el Evita?

Tal vez nos falte trascender, nosotros, los compañeros de la Central, hacia lo que dijo el compañero Hugo Moyano hoy, la coherencia y la lealtad. Y que no nos incomode nada ser oficialistas y abandonar esa autonomía declarada tan insípida. Y ojo, la lealtad a un proyecto y a quien lo conduce y marcando ajenda, sin dejar de reclamar por lo que falta. No podemos no reconocer eso, sino volvemos a la carpa blanca como harán los compañeros docentes porteños con Macri ahora.

Porque además, como dijo el compañero camionero también, es el deber de los dirigentes concientizar a los trabajadores sobre quienes fueron los que los engañaron y que están dispuestos a volverlo a hacer.

Y habrá que entender entonces que esta no es la hora de Néstor, o Cristina, o Moyano o el peronismo. Es la hora de los trabajadores, la hora de los pueblos.

10 comentarios:

Natalia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natalia dijo...

lo que sucede Coronel, es que es más sencillo demonizar a una persona que a un movimiento, porque de esa manera se responsabiliza a sólo unos pocos de lo que piensan muchos y es más fácil generar el rechazo

yo me llené de orgullo al ver el Monumental lleno, al ver al Hugo reclamando por los derechos de los jubilados pero reconociendo los logros del gobierno y condenando el 82% por ser una medida diseñada para volver a los años 90

de la intervención de Cristina qué se puede decir que no se haya dicho ya, en la planta la gente paró unos minutos para verla hablar, obreros, ingenieros, todos estuvimos ahi viendo cómo se hace la historia, un momento tremendo y un día maravilloso

un abrazo

manuel el coronel dijo...

La verdad nati que si, y eso me sorprende. Ahí si que hubo paro de palnta no programado eh!

Natalia dijo...

pues si, pero valió la pena, claro que fue casi que como en partes, siempre había alguien trabajando pero casi toda la gente que vi estaba hablando de lo que había dicho Cristina

el ojo blindado dijo...

Ojala que ahora sea el tiempo de los trabajadores, que es la gran deuda del medelo.Seguramente en los años que se vienen la recuperacion adquisitiva de la masa asalariada empiece a cantar Bingo! e ir completando las necesidades vacantes de la poblacion.
Lo que dice Natalia me parece mas importante que el acto mismo.
Que en los ambitos laborales se haga una pausa para escuchar el discurso de la presidente dice mucho, sobre todo porque es autentico.
Ojala que ahoro se la hora de los trabajadores.

manuel el coronel dijo...

Si ojo, es es un paso en la batalla cultural, realmente importante.

Unfor dijo...

"es que es más sencillo demonizar a una persona que a un movimiento, porque de esa manera se responsabiliza a sólo unos pocos de lo que piensan muchos y es más fácil generar el rechazo"

Essaaa es Natalia. Exacto.
Vos fijate que siempre van contra Cristina o Néstor. Y dale, y dale.
Pero el propósito no es tanto contra ellos, sinó llevarse pusto al modelo!

Ricardo dijo...

Estuvieron muy bien el compañero Hugo y la compañera Presidenta.

De lo que dijo Moyano me quiero quedar con eso de que los trabajadores tienen que dejar de ser presión para ser poder, porque así vamos a llegar al futuro más temprano que tarde.

Abrazo.

Almita dijo...

Me quedé con un pedacito. Vértice o vórtice.
Porque creo que es interesante en el contexto de lo que escribiste.
El vértice es la confluencia de los dos lados de un ángulo, o la convergencia de dos planos.
El vórtice, es el centro de un remolino o ciclón.

Vos decís octubre del '45, mayo del '73, mayo 2003, que serían 3 planos convergiendo. Los tres, por separado, fueron vórtices.
Lo que faltó en River fué un plano, el otro plano para conformar el ángulo, el vértice. No hubo vértice, y en este tema puntual, sin vértice no hay vórtice.
Por todo lo que después dijiste, la unidad de las dos centrales, hoy, serían vértice y vórtice. Lo necesario para que el ciclón te eleve de abajo hacia arriba, y de tal modo, trascender.

Estar dentro del ciclón, es necesario.

Mis saludos

manuel el coronel dijo...

Paaaaa almita, que te voy a decir, eh! buenísimo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails