miércoles, 3 de octubre de 2012

Una formación que no cambia las maneras


Reclamo legítimo. El gendarme no tendría más de 30 años, por lo que la mayor parte de su carrera en la fuerza, la hizo durante el kirchnerismo, que como bien hoy explicaba Capitanich, es el proceso político que expandió la fuerza, en lo económico, en los recurso humanos y en los recursos materiales. El gendarme hablaba de lealtad ¿A quién?

Debemos reconocer algo, históricamente, quienes se suman a las fuerzas de seguridad o armadas, el escalafón más bajo, han recibidos sueldos menores respecto de otros sectores. Y es evidente que si tomamos los discursos de los gendarmes, en su mayoría pibes, en su mayoría -como le espetó uno de los movilizados a Macri- de provincias, no entendemos de donde salen los insumos para sus discursos más que de un cóctel de su formación, una posible historia familiar dentro del organismo, la relación que hacen de costo/beneficio (laburo/sueldo), y de la estructura propia de la Gendarmería.

Por lo que sería bueno preguntarnos, una vez más, si el rol estratégico de la militancia, no sería también ocupar esos lugares, en las fuerzas armadas y de seguridad, que tanto nos joden e incomodan, un poco lejos también de las oficinas donde se cocina todo hasta que un evento como el de ayer y hoy se vaya de mambo. Digo...

2 comentarios:

Anamaría dijo...

Sería bueno que se cambie al equipo de inteligencia y a las autoridades del ministerio de defensa

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Coronel

El problema salarial ya fue solucionado. Lo que sigue es una cabeza de playa, un plan piloto para observar adhesiones y reacción social.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails