martes, 8 de mayo de 2012

Cambios culturales

   Son cambios que se van produciendo con lentitud, como es natural. Remontar las cuestas siempre ha resultado mas dificultoso que bajarlas. Lo que pasa es que la bajada fue tan grande que muchos, muchísimos quedaron sumergidos.
   En la Marina de Guerra hay una especialidad que se llama "Control de averías e incendios". Es un grupo especializado que se ocupa precisamente de evaluar daños producidos y combatir las cosas mas urgentes para permitir que el Capitán sepa a que atenerse con respecto al futuro inmediato de su nave y sus tripulantes.

   Aca pasó mas o menos lo mismo, el 2003. Hubo que atender a cuestiones tan importantes como que amenazaban la propia existencia de la Nación. No nos olvidemos que sesudos especialistas nos "meloneaban" conque algunas Provincias eran "unidades económicamente inviables" y que debian ser agrupadas y administradas por "expertos"  (casualmente las provincias con mayor riqueza minera...). Se hacían encuestas y sondeos de opinion sobre la cesión de la Patagonia como pago de la deuda externa.

   El disciplinamiento de la sociedad por medio de la fuerza para imponer una economía liberal se había consumado. La ley de Entidades financieras de Martinez de Hoz y Cavallo, había institucionalizado los mas bajos instintos de la usura, y destruido la cultura del trabajo. La Patria Financiera reinaba sobre la sociedad. La clase pretendidamente media era sobornada y corrompida a diario con el "deme dos" de los viajes a Miami, y los artículos importados. El negocio rápido y fácil, el "hacer una buena diferencia" pisando las cabezas que fuere menester fue arrasando con la solidaridad y el respeto por el semejante. El espíritu de Empresa (que convengamos, nunca habia sido demasiado fuerte entre nuestros llamados Empresarios) se destruyó tambien dando rienda suelta a la especulación. Los industriales pasaron a ser importadores: negocio redondo, despidieron gente, se quedaron con planteles mínimos y menos calificados, e hicieron pingües diferencias.
   Y así en todos los órdenes de la sociedad. Se perdió todo freno a los "vivos" y el vale todo pasó a ser moneda corriente.
   Es decir, que ese disciplinamiento que explicó Videla conllevó la pérdida de la cultura del trabajo. De los trabajadores que quedaron desocupados y de los Empresarios a los que se los tentó con la ganancia financiera, sin las molestias de lidiar con clientes, proveedores, trabajadores etc., problemas cotidianos que el Empresario debe afrontar para llevar adelante su empresa.

   Ya en medio del fangal, y agotadas las instancias de "disciplinamiento" por parte de las FFAA entramos en una etapa de democracia tutelada donde aquellos que habían encargado el disciplinamiento armado, siguieron el camino con métodos mas sutiles, pero igual de violentos sobre la sociedad y los gobernantes, ahora elegidos, pero condicionados y encorsetados por las presiones del "mercado". Las hiperinflaciones y las tapas de los medos dominantes amansaban Presidentes, imponían Ministros de Economía, los defenestraban según sus necesidades. La máxima de Lord Castreleagh funcionaba: "Dejemos que los pueblos latinoamericanos se entretengan con su democracia y sus Presidentes, mientras nosotros conservemos el control de los negocios, nada nos debe preocupar".

   Y entonces el Capitán se subió al puente con el informe. Y empezó a reordenar el barco. Primero atendiendo a los heridos, mientras se apagaban los incendios, luego sellando las vias de agua por donde se iba el esfuerzo de los pocos que todavía bombeaban para sacar el agua de adentro del barco. Y el barco empezó a flotar mejor, y se pudo enfrentar a los que "habian decidido" que el capitan no iba a durar mas de seis meses. Y a disciplinar a los que de adentro atentaban contra la flotabilidad. A algunos hubo que bajarlos a un bote y dejarlos en una isla... Entonces estalló un motín cuando algunos se enteraron que iban a tener que pagar impuestos y retenciones ya que sus ganancias excedían todo lo razonable. Al motín se plegó el segundo comandante. Pero el barco siguió su marcha y sin colgar a nadie "del palo mayor y de los pulgares" como dice mi amigo el Capitan Vanderberghe. En pocos meses se habian disciplinado o al menos puesto en camino de hacerlo...

   Un empresariado corrupto,corruptor y holgazán se había ido creando por debajo del gran poder económico y a la sombra de este. Pero como ademas de corrupto es holgazán y medio pelo, carece de la prosapia y el respaldo para entrar al juego grande, y su unica alternativa de acercarse es no pagando impuestos, pero al mismo tiempo exigiendo el auxilio del Estado, socializando sus pérdidas y negreando sus ganancias.

   No sirven a un cambio de cultura que se les está viniendo encima. No saben crear trabajo, ni saben crear riqueza por medio del trabajo. Y si quieren sobrevivir van a tener que aprenderlo. Mi amigo el Ing. Tapia, que no es K ni cosa que se parezca admite que por lo menos por diez años la cosa va a seguir por el mismo camino, y de yapa, toda América Latina esta marchando en el mismo sentido. Por lo que va llegando a la conclusión que se acabó la plata fácil, y va a haber que agarrar la pala (en sentido metafórico). Y que la venta de commodities como peón calificado de las Multinacionales como "el" negocio toca a su fin. Y que para ganar, ahora va a haber que arriesgar, que no es otra cosa lo que diferencia a un empresario de un holgazán.

    ¿Y todo por culpa de quien? ¡¡¡"....De la sheguaaaaa.....!!!!

    Continuará....

    Antonio (el Mayolero)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá que estas sucesivas batallas culturales que está librando el Proyecto Nacional que encabeza Cristina finalicen cuando nunca más sea necesario tener explicar lo que significa agregarle valor a las materias primas. Cuando eso sea entendido como un excelente negocio para el conjunto, inclusive para los tractorcitos que andan dando vueltas por entre las colas de las ferias en búsqueda de fehaciente información.

Eduardo dijo...

Excelente Antonio!! Ojala se terminen las "avivadas".

Mariano T. dijo...

Eso del agregado de valor suena a verso políticamente correcto, cada vez más.
La economía se cierra, eso significa más costo argentino en cada proceso, y eso implica que cada eslabón que te apartás de la materia prima ( casi lo único que se produce competitivamente), más dificil se te va a hacer vender tu producto.
Por esto, y por otras cosas, Perez Companc invierte en un proceso exportador de cerdos en Chile y no acá (y eso que el es dueño de Molinos, y el maíz vale la mitad acá que en Chile, 140 vs 260).
Y de yapa hablan de "disciplinamiento" como en un video sadomaso.
Le envidio su optimismo, para mi el ascensor esta empezando a bajar, y todavía (solo por ahora)abre la puerta en todos los pisos.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Mariano, me interesa su punto de vista sobre "la economia se cierra, lo que significa mas costo argentino". ¿Puede desarrollarlo un poco mas?

Mariano T. dijo...

Si se cierra mucho la economía, se generan sobrerrentas en los sucesivos eslabones de la cadena productiva (por reducción competencia), que como un efecto en cascada van aumentando el costo de producir bienes..
Cuando eso incide en el precio al consumidor, no es tanto problema, hay una decisión política de que el consumidor subsidie a los industriales.
Pero si uno produce un bien industrial para exportar, esas sobrerrentas de sus proveedores y de los proveedores de sus proveedores, le aumentan los costos al punto muchas veces de que pierda su competitividad.
Una estrategia para superar esto es que el industrial primarice su producto (por ejemplo lo venda a granel en vez de envasarlo), de esa manera disminuye el componente de su costo que le aumentó.
Otra, si tiene mucho vento, es su crecimiento vertical hacia abajo en su cadena de proveedores, como hizo Arcor. De esa manera no le cobraban las sobrerrentas. Compró ingenios, que estaba protegidos de la competencia brasilera, compró una fabrica de glucosa para no comprarle a IMASA, que era de Ledesma, fábricas de papel y cartón, etc.
En resumen las economías muy cerradas importan menos y exportan menos, sobre todo en industria.

Anónimo dijo...

En lo personal no veo que la economía se esté cerrando ni mucho menos (Leer The Guardian). Lo que me parece es que Argentina, en este momento, protege lo que considera debe proteger, como lo hace cualquier país del mundo. El problema es que nuestros industriales juegan más para el afuera que para el adentro. Siempre fue así.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails