domingo, 16 de diciembre de 2012

De la Justicia (y de los "justicieros")

Los últimos acontecimientos han puesto a la luz cosas que siempre estuvieron ahi, que todos sabíamos que estaban, pero en una especie de penumbra, como la que rodea al ilusionista que nos admira desde el escenario, mientras precisamente esa penumbra oculta trucos y triquiñuelas que hacen posible la ilusión.
Con respecto a "la Justicia" (en general, en abstracto) siempre existió a veces con muy fundadas razones, otras no tantas, una sospecha de su connivencia con el poder (que rara vez es el Gobierno).
"La ley es tela de araña" nos decia José Hernandez, y desde siempre, desde que la ley existe han existido ganadores y perdedores.

Pero ahora la cosa pasa por los "aplicadores" de la ley, a los que habrá que hacer entender que en democracia, el poder es de las mayorías, y no de los poderosos.

Ahora que ya nos vamos sacando unos moscardones molestos de encima, y de acuerdo con la consigna de profundizar el modelo va llegando el momento del planteo de democratizar la Corporación Judicial que comprende precisamente a los "aplicadores" de la Justicia que por sus manos pasa de lo abstracto a lo concreto.

Todo el mundo anda alborotado y como cantaba el Chango Rodriguez en su recordada Chacarera del Cordobés "La cosa no está muy clara /todos hablan todos gritan/ y ninguno sabe nada..." Desde los fundamentalistas de la Justicia por mano propia que sueñan con tribunales populares, los culturizados por las peliculas, que sueñan con su par de días de gloria siendo parte de un jurado, a los que alarmados ven que pueden llegar a ser cuestionados sus privilegios de "casta judicial".

Ya hemos militado la Ley de Medios, que mas temprano que tarde, se pondrá en vigencia en su totalidad, sentando un precedente importante, como es el que en democracia el poder reside en el pueblo a través de sus representantes. No es un capítulo cerrado aún, pero solo debemos seguirlo de cerca hasta su terminación.

Ahora debemos empezar a clarificar muchos desconocimientos. Por ejemplo, en general el ciudadano de a pié desconoce la separación entre la justicia Provincial y la Federal. Que hay delitos que por su índole son de competencia Federal (trata de personas, trafico de drogas). Desconoce el mecanismo de selección de los Jueces. Desconoce que las Fuerzas de Seguridad son auxiliares de la Justicia y no "la Justicia". A nadie se le ocurriria, por ejemplo, confundir al Centro de Martilleros con la Comisaría, pero sin embargo ambos son mas o menos lo mismo, en tanto y en cuanto ejecutan órdenes emanadas de la justicia.
Son cosas que deberemos aprender y tener aprendidas para la acitvidad militante diaria, porque la lucha no será menor. Son muchos los intereses en juego, y ya están actuando para contrarrestar este sentimiento extendido que el caso de Marita Verón ha puesto en evidencia. Si no, vean esto...

Y viene del Peronismo Ortodoxo...

Pero tengamos una cosa en claro; la democratización de la justicia no será posible sin una Reforma Constitucional. Esperar la autodepuración de las corporaciones no nos ha servido mas que para perder tiempo.

4 comentarios:

Moscón dijo...

La justicia que tenemos es hija de la iglesia y su ala mas reaccionaria,de ahí toda su jerga,la que utilizaba la Inquisición.Difícil ser juez si no comulgás con la sotana.

manuel el coronel dijo...

así es compañero, ahora hay que ponerse a militar el 66%

Anónimo dijo...

DIGO DON,,,,,ESTE HOMBRE,,, DE LA RADIO AM DE DORREGO Y SUS PELIGROS NARANJA ??

Anónimo dijo...

Ya aprendì un montòn de concentraciòn de medios, ahora me toca el tema cortesano, se agradece la tarea del blog. Yo empezarìa por dejar de llamarlos con esos nombres palaciegos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails