viernes, 28 de diciembre de 2012

¡Quemá esas cartas! (Reedición a mas de dos años.)

El 22 de Noviembre de 2009, publicabamos esto. Eran mis primeras colaboraciones en el Fusi, y se había armado el bardo con la FAA y los Centros de Acopiadores por el tema de las Cartas de Porte, cosa que solo unos pocos sabían de que se trataba, y hubo necesidad de salir a clarificar, ya que precisamente se aprovechaba esa circunstancia para iniciar una campaña contra los "vengativos K" que le sacaban el pan de la boca a los pobres chacareritos de la FAA. Y nos pintaban un panorama tétrico donde no se iba a poder producir granos ya que iba a ser imposible cumplir con el requisito de pedir por celular el Nº de código de trasporte y que se yo cuantas desgracias mas... Bueno, no pasó nada y todos los camiones siguieron trasportando, pero empezó a bajar el porcentaje de granos comercializado en negro.
Decíamos entonces:

Es el título de un vals criollo donde un ex novio le pide a ella que queme esas cartas, donde al parecer ha volcado íntimos sentimientos, que su pudor masculino pretende mantener oculto del escarnio y la burla de terceros. En eso anda Buzzi y la FAA con respecto a "esas cartas" que no son otras que las mentadas "Cartas de Porte", y al haberse terminado el romance acude a los Tribunales para pedir una reparación material por habersele quitado a la entidad la potestad de su emisión. Pero bien; ¿que es una "Carta de Porte"?. Digamos para empezar que es un Documento Publico, que no es ninguna pavada, tal como no lo es su DNI, o la escritura de su casa. Que por lo tanto debe ser considerado con la mayor seriedad. ¿Y pa que sirve? diría Larralde. Para darle identidad a algo que se trasporta. En este caso granos. Pinto la escena; un productor cosecha. Pide camión a la comercializadora. Llega el camionero. ¿Como sabe el productor que es "el" camión que el pidió y no un Sr. que al mando de un camión va a cargar 30 toneladas del fruto de su esfuerzo y va a desaparecer con camión y todo? Porque el chofer lleva unos papeles donde consta "Orden de carga" Nombre del Chofer, N° de registro, patentes del Chasis y del Acoplado, Firma y sello del Acopio, autorizando a cargar "la cantidad que resulte" Abajo están los casilleros correspondientes al peso, donde ya viene la tara anotada, y se acompaña el ticket de balanza que acredita. Este formulario tiene varias copias con sus respectivos carbónicos de seguridad. ESTOS FORMULARIOS TIENEN UNA NUMERACIÓN CORRELATIVA EN EL TALONARIO. Se carga. Se Pesa. El transportista recibe, firma, y entrega uno de los ejemplares al productor (cargador) lo que le acredita ..."que está transportando algo de un tercero que se lo confió para que lo lleve" o sea que no se lo afanó a nadie. Si la caminera lo para, le pide la carta de porte, si no la tiene, procede a encartarlo como sospechoso de transportar algo de dudosa procedencia.Pero como todo está en orden y el peso neto no excede los máximos permisibles sigue viaje y llega a destino. En teoría, al ser los formularios de numeración correlativa sería imposible transportar mercadería en negro ¿no? SIEMPRE Y CUANDO EL PRIVADO QUE TENIA LA FACULTAD CONCEDIDA DE EMITIR DOCUMENTOS PÚBLICOS SIN DEMASIADO CONTROL NO REPITIERA LAS NUMERACIONES. Por ahí los que no conocen del tema no pueden imaginar como se puede comecializar un 40% de la producción granaria en negro. Esto es una muestra. "Al pedo lloraba el chico, si hormigas tenía el chupete" decía un amigo. De ahí la ciega embestida contra la ONCCA y la AFIP. Ah, me olvidaba un detalle; los concesionarios de la emisión de estos documentos público eran la FAA y los Centros de Acopiadores de Cereales. Esta es la breve historia de la Carta de Porte, que por el camino va dejando ejemplares hasta llegar a destino, donde el camionero se queda con el que le corresponde para cobrar el flete. Como en estos días se vuelve a hablar del tema, creí necesario aclarar estas obviedades perfectamente conocidas por unos pocos, y desconocidas por otros muchos.

Pero ahora no conformes con eso, le trasladan a la AFIP la emisión de los Formularios 1116, y el inefable Buzzi vuelve a reiterar la monserga anterior. Y como sobre el 1116 existe a nivel general el mismo desconocimiento que sobre las Cartas de Porte, creí necesario reiterar lo de entonces, a modo de explicación general agregándole una pequeña coda sobre el formulario en cuestión.

El formulario 1116  nada tiene que ver con la Carta de Porte, que ya le fue sacada a la FAA y los Centros de Acopiadores el 2009. El 1116 es lo que sigue a la Carta de Porte en la cadena de comercialización y se activa al llegar la mercadería a destino (Depósito o venta). Es un formulario múltiple que comienza siendo un certificado de depósito donde se asientan kilogramos recibidos, y su respectiva calidad, para liquidar en el acto de venta de la mercadería. Son dos cosas distintas. Y la queja de FAA no es porque pierda el negocio de imprimirlos y venderlos, sino como en el caso de las Cartas de Porte quien los emite tiene la llave del negocio de la comercialización en negro. Al ser emitidos primero la Carta de Porte, y ahora el 1116 por la AFIP es una puerta mas que se cierra para la evasión fiscal. Y ahi está la verdadera razón de la queja de Buzzi, que no puede decir la realidad de la causa de su enojo.

4 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Sinceramente no puedo creer que un dirigente de la talla de Buzzi nos esté mintiendo... (?)

Anónimo dijo...

Todo bolazo. Las cartas de porte cuando se las sacaron a la faa(en mi zona al centro de acopiadores de neco) pasaron a ser impresas por los mismos productores, y con la posibilidad de ser impresas 100 veces. Por eso tuvieron que crear el ctg, que tambien hubiera servido con las cartas de porte anteriores.
Con el 1116 pasa lo mismo, se emite cada uno con autorizacion y control de la afip, no aumenta ninguna seguridad que no lo imprima la faa.
Es solo una venganza. Si alguna vez se da vuelta la taba no se quejen, no existe mina mas vengativa que esta loca millonaria.

Anónimo dijo...

Sabrán algo de esto nuestros impolutos transportistas?

Luis Larrosa dijo...

Antonio, a mi modo de ver, más allá de la extemporaneidad de mi intervención, el artículo es ¡excelente!, posee una calidad pedagógica sobre un circuito muy específico que no he encontrado en otros medios periodísticos de la materia. Realmente, muy, muy claro.
Podría resumir la intervención de algún interlocutor en que hecha la ley, hecha la trampa; sabemos que el control siempre recaerá en una persona, sea inspector de la AFIP, policía municipal, provincial, federal, prefecto o gendarme, Analista del Sistema Fiscal. ¿Cuál es la solución? Ponerle un policía, al policía...
Hoy en día el tema de los formularios 1116/B y 1116/C han sido reemplazados por una factura electrónica cuya emisión debe realizarse a la AFIP (Régimen de Liquidación Primaria de Granos), pero sabemos que lo que un hombre arma, otro hombre puede desarmarlo. Es innato a la condición humana. ¿Por qué no probar con la Controladora Fiscal en cada cosechadora? No existen dirán algunos. Nahhh, sí que existen, son los Monitores de Rendimiento con transmisión ON LINE de datos a un ente de contralor. A partir de allí, la trazabilidad está asegurada (excepto que vulneren la voluntad del Sistema electrónico...).
Saludos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails