miércoles, 15 de diciembre de 2010

Los "fierros" de la Pampa Gringa. Parte VIII (La re-conquista del desierto)





La primera conquista del desierto ya fue historiada en lo que se llamó "Posteos de Semana Santa" donde fuimos viendo como el Imperio Británico, organizó nuestra economía con la colaboración indispensable de la clase dirigente argentina que planteó aquello como "civilización".

  
La supresión de los nativos, y la repoblación con inmigrantes, previa escrituración de las tierras productivas en beneficio de esa clase dirigente, fue cumplimentada diligentemente por el Gral. Roca y sus Generales, instaurando un "orden" que sobrevivió por muchos años.
  
Pero en los ' 70, habiendo pasado la segunda guerra mundial, donde el Imperio Británico cedió su primacía a los EEUU, las cosas fueron cambiando el centro de gravedad, y el  complejo militar-industrial que denunciara el Gral. Eisenhower se fue adueñando del mando de las cosas.
  
Había aparecido un nuevo actor, que eran las empresas transnacionales, no había problema en amasijar al Presidente de los EEUU si no se plegaba dócilmente, o sea que esta gente era menos diplomática y más pragmática en el cumplimiento de sus objetivos de imponer un nuevo orden mundial.

Si para la generación del ' 80 estorbaban en su camino los nativos, para la generación del ' 70 ahora estorbaban los ex-inmigrantes, o sea los descendientes de aquellos que humedecieron la Pampa Húmeda con sudor y sacrificio en campo ajeno.
  
Que en muchos casos no era mas ajeno, ya era propio, con escritura y todo, o sea que no se los podía desalojar así nomás. O sea que hubo que inventar formas mas sutiles de sacarlos del medio.
  
Para convertir la Pampa Húmeda en proveedora de commodities y dependiente de la genética y los insumos producidos por las empresas transnacionales,  también había que modificar la escala del negocio. Y para eso, el pequeño y mediano productor era más un estorbo que otra cosa.

Los Generales de la Re-conquista fueron los gerentes de la Patria Financiera. Martínez de Hoz, Cavallo, Machinea y demás fueron ejecutando distintas etapas del plan. En lugar de los fusiles Remington y los cañones Krupp de Roca usaron la Ley de Entidades Financieras, y ordenadamente fueron destruyendo los pequeños y medianos productores y con ellos las cooperativas, y los servicios de los pequeños pueblos de campaña.
  
Los principios fundamentales eran los mismos de hacía cien años.
  1) El conocimiento.
  2) La Información.
  3) La existencia de una clase dirigente nativa presta a ponerse a su servicio.
  4) Y la fuerza cuando no había mas remedio (en este caso, ni se molestaban en invadir. Para eso cooptaban las FFAA locales)

Esto merecería otra historia, pero a lo que vamos es a la Industria de la Maquinaria, que tuvo que adaptarse a los nuevos tiempos asimilando las nuevas realidades, o sea comenzando a diseñar y producir maquinaria de mayor capacidad de trabajo. No era lo mismo producir sembradoras para chacras de 300 hectáreas que para contratistas que tenían que sembrar 3000 hectáreas en un plazo de 30 días...

Y llegaron los' 90 y con ellos aparecieron las semillas transgénicas, y la siembra directa.

Será otro capítulo.

-- 
Antonio (el Mayolero)

2 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

Remito al post del 2/4/2010 "Preparando el replanteo" donde tambien toqué el tema.

manuel el coronel dijo...

dejo link:

http://elblogdelfusilado.blogspot.com/2010/04/preparando-el-replanteo.html

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails