jueves, 10 de junio de 2010

Sobre el IA-63 Pampa y la intervención yanqui en el material de defensa



El Pampa es, junto al brazuca-tano AMX, el último gran desarrollo culminado en materia de defensa en la región, sin embargo su historia nos muestra cómo USA intervino durante toda su puesta en servicio copando las decisiones estratégicas de éste material áereo y de otros, en detrimento de esa autonomía militar a la que nos referíamos en este post.

Desarrollado a comienzos de los '80, el Pampa entró en servicio en el '88, así que fue, para los que lo recordamos, uno de los mejores exponentes de las relaciones carnales durante el menemato. Entrenador básico-avanzado y avión de ataque, fue un excelente elemento de propaganda menemista cuando participó en el concurso J-PATS para dotar de un nuevo entrenador a las fuerzas yanquis y se lo daba como favorito. Oviamente perdió y ganó un desarrollo suizo-estadounidense.

El mismo año que perdió ese concurso (1995) Menem le entregó la Fábrica Militar de Aviones (la ex-IAME) a una corporación yanqui, la Lockheed-Martin. Osea, un organismo encargado del desarrollo y mantenimiento de defensa era ahora usufructuado por una empresa extranjera que accedía llave en mano a la tecnología argentina.

El combo con la Lockheed fue completo, por esos años también fue introducido a la Fuerza Aérea el viejo modelo A-4 ahora reconvertido en Lockheed Martin A-4AR, por lo que se aseguró no sólo la venta de material obsoleto, sino también la venta de todo el material para su actualización, su reconversión (el modelo original data de mediados de los '50, como los viejos Mirage).

Siempre se mencionó que el Pampa era un avión que podía ser exportado, sin embargo eso nunca ocurrió en los '90, nadie mete la cola en el oligopolio militar. Cuando el compañero Néstor llegó al gobierno, le impuso a la Lockheed Martin que una de las metas debería ser la venta de un determinado número de aviones a otro país. Obviamente la empresa yanqui no cumplió.

El resto es historia conocida, la compañera recuperó la Fábrica de Aviones para el pueblo y hoy las tratativas de venta del Pampa a Uruguay y Bolivia están avanzadas.

En definitiva, la autonomía de un país, su soberanía política, su independencia económica y su justicia social, no sólo pueden ser violentadas desde el aparato militar formando milicos genocidas o bombardeando plazas, también se logra copando su industria para la defensa. Cómo siempre, con el beneplácito de políticos, oligarcas y empresarios de turno.

5 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

pulqui volvé

Jorge Devincenzi dijo...

Voy a hacer una confesión: los libros de lectura de la infancia, primero, segundo, tercer grado, traían el dibujo de el arco de entrada de la fábrica de Córdoba, que está a la izquierda en la ruta Córdoba-Carlos Paz, con el escudo y un texto, quizás "fábrica militar de aviones" o "industrias mecánicas del Estado", no recuerdo bien. Y la bandera. Después pasaron las cosas que pasaron. Siguiendo por esa ruta, a la derecha, está La Perla. Pasé muichas veces por allí, y cada vez que llegaba al arco de piedra, ahora con el texto "Lockheed Martín", pensaba que habían destruido una imagen de la infancia, y pensaba CAIGA QUIEN CAIGA, CUESTE LO QUE CUESTE

Antonio (el Mayolero) dijo...

Es que esto, igual que cuando hablábamos de la genética de las semillas que sembramos, TAMBIEN ES SOBERANÍA.

manuel el coronel dijo...

Que cerca estuvimos nando!

jorge lo de la Lockheed fue tal vez el acto de relaciones carnales más explícito para mí, ajjjj...

Antonio, ni hablar, no en vano las empresas de defensa y de alimento y agro son las principales lobbystas...

Ariel dijo...

Perdón por comentar tan a destiempo.
No es tan así la historia, pero no es incorrecta a grandes rasgos.
Aunque es un desarrollo con la Dornier, la mayor parte de los componentes críticos es de USA(motor, electrónicos varios) e Israel (sistemas de cabina, de navegación y ataque y tren de aterrizaje).
Por ejemplo, estuvo casi cerrada una venta externa muy importante a Israel, pero no se pudo hacer por la legislación vigente sobre venta de armas (legal) a países en conflicto.
Desde ya te digo que no le interesa a Bolivia, que incluso rechazó un canje por gas a principios del gobierno de Evo.
Con Uruguay puede funcionar por una cuestión política, pero a la Fuerza Aérea no le interesa mucho.
No fue concebido con una expectativa comercial, sino con la eterna falta de visión (básicamente umbilical) de la FAA, con muchos aviones de la categoría siendo desarrollados por empresas de todo el mundo.
Bueno, ya la hice muy larga, pero te comento que el A-4, como lo entregaba LMAASA, es un avión más que respetable y que el Tucano y Super Tucano son por lejos proyectos mucho más importantes que el AMX (ni hablar del KC-390 que se viene, en que espero ardientemente nos incluyamos).
Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails