sábado, 7 de diciembre de 2013

Algunas cosas que atentan contra mi paciencia.

Uno ya ha vivido unos cuantos años y escuchado unos cuantos cuentos. Y algunos a fuer de reiterativos ya sinceramente esgunfian (ver acá) .

Ultimamente,a falta de FFAA que den golpes de estado y alteren el orden público, para crear climas destituyentes, la Policias y otras fuerzas de seguridad se han transformado en la herramienta válida para la creación de esos climas.

Fracasada la "rebelión agrogarca" de 2008, terminada la posibildad de los cacerolazos como instrumento, los de siempre van apelando a otros elementos.

Desde siempre sabemos que las Fuerzas Policiales han sido refugio de pillos y vagos de toda laya, que vestidos con un uniforme y provistos de un arma tienen una especie de "patente de corso" que les permite actuar a su antojo gerenciando el delito en sus distintos escalones.

Ya no nos sorprende que cada vez que una investigación mas o menos seria desbarata alguna banda, ya sea de narotraficantes, piratas del asfalto, abigeos, salideras y/o entraderas, robo de automotores, prostitución, arrebatadores o lo que a usted se le ocurra, siempre hay algunos policías en actividad o retirados en el elenco.

Y ahi viene uno de los cuentos mas trillados. "Que no se puede poner a todos en la misma bolsa, ya que hay policías buenos y honestos". Hace muchos años que vengo esperando que los "policías buenos y honestos" demuestren su capacidad profesional y honestidad limpiando su rancho de los elementos indeseables. Mientras tanto "lola"; los seguiré considerando cómplices.

Otro cuento; "que arriesgan su vida poniendo el pecho ante los delincuentes". ¡Chocolate por la noticia! Cuando uno ingresa a una fuerza armada, sabe perfectamente que es un riesgo profesional. Ni mayor ni menor al de un albañil que se sube a un andamio y puede caerse y perder la vida o quedar discapacitado.

Ahora se los está utilizando como fuerza de choque contra la convivencia pacífica de los Argentinos. Desbaratadas algunas bandas de Narcopolicías (caso Santa Fe y Córdoba) y encarceladas sus cúpulas, el "efecto derrame" hacia los cuadros subalternos los ha privado de los vueltos con los que redondeaban sus ingresos y muestran (y nos muestran) su capacidad operativa, acuartelandose y mandando sus soldaditos a efectuar saqueos y otros desmanes para escándalo de los "bienpensantes".

Costó mucho trabajo y decisión política depurar las FFAA (de los que por un tiempo se esperó una "autodepuracion" que nunca llegó, hasta que un flaco emepzó a descolgar cuadros) y ahi vimos que ante la decisión política se acaban los "machitos".

Pero las FFSS son algo diferentes, ya que la mayoría de ellas dependen de los Gobiernos Provinciales y cada Gobernador las pone en juego según su conveniencia política, y transa con ellas para posibilitar su "gobernabilidad". Gobernabilidad que no es tal ya que depende de un pacto con delincuentes.

No hay mas camino que ponerse a trabajar en el tema; militarlo en cada momento del dia, ya que es constante el goteo de imbecilidades sobre el ciudadano de a pié con el tema de la seguridad. Las FFSS deben ser modificadas de raíz si es que queremos seguridad en serio, y no una simple "administración" del delito.

13 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

suscribo de punta a puntA

ofir graciela mfina dijo...

Coíncido en todo. Muy bien expresado por ud

Gringoviejo dijo...

Es tal cual, hay que meter mano ahí y hacer cirujía mayor antes de ue sea tarde.

Anónimo dijo...

Suscribiendo tu analisis muy preciso y cierto, miralo a Granados con sus antecedentes en un puesto tan clave en seguridad.

ram dijo...

Sí, es muy cierto, en los puestos claves no tienen que estar tipos pesados, jodidos, no, hay que poner almas sensibles, de finos modales y buenas intenciones, si es santo o santurrón con cara de boludo, mejor - ¿un binner quizás? - así cuando lo vea un narco o cualquier malandra, seguro que se mea del susto.
A mí no me preocuparía tener hijos de puta en seguridad, siempre y cuando sean del modelo, "X es un hijo de puta, pero es NUESTRO hijo de puta". Y, aunque no suene muy lindo, el resto es sanata, y más peligrosa y más jodida.

Daniel dijo...

Tal cual, Antonio.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

El delito en sí es un suceso socialmente aislado y anormal (contrasocial), que generalmente guarda sintonía con un acto desdoroso de carácter privado en detrimento de terceros. Ahora bien. Cuando el delito es organizado transformándose en generalizado y normal es imposible que se desarrolle sin la veña policial y esa veña incluye no sólo la logística de esa operatoria sino además se sostiene con una buena cuotaparte del negocio.
Recordemos por un instante cómo funcionaba la banda de los comisarios y su relación operativa con aquellas bandas de la dictadura cuando de secuestros en pos de bienes materiales de trataba.
Tengamos en cuenta que en esa banda de los comisarios no sólo actuaban jerárquicos uniformados. Había uniformados de rangos inferiores, civiles, profesionales etc. Además existe otra cuestión no menor. Buena parte de nuestra sociedad vive y acepta ese ordenamiento ya que obtiene beneficios adicionales.
No estoy de acuerdo con RAM. Un hijo de Puta es siempre un hijo de puta, y actúa como tal para los que están y no están de acuerdo con él. Justamente el tema es que deje de haber hijos de puta en la fuerza. Otro tema a analizar en paralelo son las metodologías a aplicar para derrotar a los hijos de puta. Y ahí sí, acuerdo son Sarte, no se puede derrotar a un mal sino con otro mal. Son fuerzas en pugna eticamente dispares. Resumo la idea: No puedo enfrentar con balas de fogueo a una superestructura armada que cuenta con poder territorial autárquico. Lo que tengo que hacer lo debo hacer dentro del estricto marco de la ley y con firme decisión política.

Moscón dijo...

Un post JOYA Antonio, impactante la foto del botón asesino de la panza del botón.

ram dijo...

Gustavo, pomgáomos de acuerdo en un par de cosas, quien labura en seguridad mo puede, ni debe, ser una carmelita descalza, yo dije (y lo sostengo) la importancia de contar con NUESTROS hijos de puta y es fundamental no confundirse, quien va a seguridad no va a tratar con lo mejorcito de una sociedad, va a tratar con lo peor, en cualquier sentido que se le quiera buscar y, a los manuales de lo correcto y justo políticamente, mucho más temprano que tarde, la realidad los transforma en letra muerta - salvo, que vos o los tuyos hagan saber más allá de toda duda que no es joda, que el que se zarpa, cobra, y cobra tupido. Es así y nadie te va a preguntar si te gusta, no le estás eligiendo novio a tu hermana, estás "eligiendo" a un tipo que tiene que vérselas con criminales de toda laya, incluso con criminales que son, teóricamente, de los tuyos. No es joda y no es, siquiera, parecido a ser modisto o peluquero de señora o egresado de sociales. No te sisrve nada, es asunto peligroso, complicado y las apuestas son fuertes e incluyen el pellejo propio.
El "riesgo de vida" no son palabritas, son un hecho.
A uno puede no gustarle, puede no interesarle y puede elegir tener una mirada moralista sobre la cuestión, el problema es que ninguna de esas cuestiones importa, importa que hay que tratar (e imponerse) con tipos que pueden, sin pestañear, hacer mierda en un par de días construccines de años y las mejores intenciones - ¿qué otra cosa festejaban los canas en Córdoba?, el triunfo del bien o el triunfo de ellos y de que van a hacer lo que se les cante en el futuro?.
Decime vos - y no es chicana - el perfil de quienes tienen que tratar con esos tipos.
Decime también, el perfil del que tiene que tratar, por ejemplo, con esos marineritos que le hundieron un destructor en el puerto - el Santísima Trinidad - fuera de servicio por añares, que debió ser vendido hace más añares también (es de manufactura inglesa, gemelo del Sheffield) y que, obviamente, "hundió el gobierno".
Se está en un campo minado y no hay tu tía, o jugás con los jugadores adecuados o sos boleta. Y si eso no determina tus movimiento y a quienes recurrís, simplemente fuiste, ayer, hoy o mañana temprano.

La Voz del Chacarero dijo...

Extraordinario. Lo llevo a mni blog.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Ram te reitero

"Y ahí sí, acuerdo son Sarte, no se puede derrotar a un mal sino con otro mal. Son fuerzas en pugna eticamente dispares. Resumo la idea: No puedo enfrentar con balas de fogueo a una superestructura armada que cuenta con poder territorial autárquico. Lo que tengo que hacer lo debo hacer dentro del estricto marco de la ley y con firme decisión política".

Y te pongo el caso de Moreno. Guillermo Moreno fue el funcionario ideal para tratar con los hijos de puta a los cuales enfrentó. Pero siempre lo hizo desde el marco que le otorga la ley más allá de que sus modos haya sido criticados. Pero ¿qué modos se pueden guardar con semejantes miserables?

ram dijo...

Gustavo, no, si hablamos de seguridad, los hijos de puta no son genéricos, son específicos y algunos muy específicos.
Y ahí no hay funcionario orquesta ni hábil negociador que alcance, tener que entendersela con crimen y criminales es algo muy denso y los pruritos y prejuicios (sean o no progres) no corren.
Necesitás, sí o sí, hijos de puta, llamalos portadores sanos, llamalos mercenarios, comprados o alquilados, llamalos como quieras, pero no te olvidés de tenerlos y que sean los tipos justos para, justo, el laburo que hay que hacer.
El resto es verso. Fulero, claro, pero no por eso menos real y concreto.
Y ya que los K son, somos, "estalinistas", ¿Por qué crees que el bigotudo georgiano "rescata" la estructura tradicional del Ejército Rojo, en la 2da. guerra?. Elemental, porque las tropas politizadas, ideologizadas y controladas (pero precisamente por eso, inútiles militarmente) eran barridas de a cientos de miles por los nazis... el tipo recurre, y asciende, a los cuadros más salvajes, brutales y fogueados en combate y da vuelta la cosa, gracias a los hijos de puta. No a los fieles.
La democracia, en cuanto a sus necesidades de subsistencia, no es distinta del bigotón - después charlemos de las intenciones, los propósitos y las ideas de justicia, que a la hora de salvar el pellejo, la prioridad es salvarlo, como gato panza arriba, mínimo.

profemarcos dijo...

Los pibes de las villas (en las que trabajo), a los 12 años quieren ser policías, pero policías como los reales no como los de la tele....

"...las Fuerzas Policiales han sido refugio de pillos y vagos de toda laya, que vestidos con un uniforme y provistos de un arma tienen una especie de "patente de corso" que les permite actuar a su antojo gerenciando el delito en sus distintos escalones."

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails