domingo, 22 de marzo de 2015

Serie: Surgimientos y resurgimientos del Movimiento Nacional y Popular ( I )

Si irnos demasiado atras en nuestra historia, luego del derrocamiento de Rosas, unos 35 años despues, surge la primera manifestación de un movimiento de masas que aún perdura, bajo distntos rótulos.

Su primera reivindicación, puerta de entrada para los cambios que la sociedad requería, fue materializada con el Voto Secreto en 1912, fue la que llevó a la Union Civica Radical  al Gobierno en 1916, donde comenzó la disputa por el poder. (Ya sabemos que el poder es fruto de una secular disputa entre "el poder" formal, el que la Constitución describe, y lo que llamamos "el poder fáctico" o sea aquel que no se ve formalmente pero todos sabemos que existe)

Cuando el poder popular se constituye en poder formal, comienza la pugna, que no es ni mas ni menos que un conflicto de intereses sobre como se distribuye "la torta". Torta que está en su mayor porción en manos de los poderes facticos, que obviamente no la quieren largar por nada. Y entonces comienza a hacer notar su presencia de formas mas o menos sutiles según se presente la ocasión.

Al margen de "medidas extraordinarias" como golpes de estado por parte de las FFAA, una de las tácticas habituales es la cooptación de dirigentes de ese Movimiento Nacional y Popular. Así, a la conducción de Hipólito Yrigoyen, surgió una tendencia dentro del mismo Radicalismo, el "Antipersonalismo", al cual me referí acá, dándose así el caso de que fueran dos fórmulas Radicales las que se enfrentaran en las elecciones nacionales de 1928.

Como parte de la tactica, los poderes fácticos, una vez encontrado el candidato apto para trabajar desde adentro, proceden a desactivar a las restantes fuerzas políticas que puedan restar o dividir el voto opositor, sumandolas a "su" propio candidato, a los efectos de tratar de hacer que los poderes formales, coincidan con los poderes fácticos.

El daño ya está hecho, el Movimiento Nacional y Popular, comienza a alejarse de su simbiosis pueblo-gobierno, y pasará mucho tiempo para que esa sinergia se vuelva a producir.

Así la UCR lenta e imperceptiblemente a la muerte de su líder, fue sufriendo un fenómeno que se llamó "Alvearización" que no es otro que su paso de Movimiento a Partido Político,  perdiendo así su escencia de cambio, impusado por una clase media que el mismo movimiento había creado, y que ya iba olvidando sus miserias pasadas.

No obstante, ese fenómeno no melló el sentimiento popular, que al no encontrar en la UCR quien la interpretara, nutrió otro fenomeno, que encontró otros carriles, y así en 1945 nutrió un renacimiento del Nacionalismo Popular. El para algunos aún incomprensible fenómeno del Peronismo.

¡Y vuelta la burra al pasto! Otra vez a empezar de nuevo. El Peronismo (o Justicialismo) tambien es un Movimiento, y en cuanto movimiento, tiene las mismas virtudes y defectos de todo movimiento.

Los movimientos de por sí son amplos y abarcativos; un amplio paraguas bajo el cual en épocas de mal tiempo se cobijan sectores de la sociedad que suelen tener intereses disímiles, que pasado el chaparrón comienzan a mostrar sis diferencias. Pero los movimientos cambian la historia, aunque para gobernar necesitan algo mas ápto y agil. Por eso esas simbiosis entre movimiento y partido que desconcierta a los poco avisados.

El Peronismo como continuación histórica de Movimiento Nacional y Popular tambien ha padecido (y padece) los mismos problemas que el Radicalismo.

Pero de eso hablaremos en la próxima entrada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails