jueves, 7 de febrero de 2013

El Ferrocarril, el servicio de cargas, y los fletes.(Parte I)

Vagón cerrado de carga general ventilado
Fabricación Argentina (Buriasco)
En estos dias se ha intervenido el Ferrocarril Belgrano Cargas, al parecer como un paso intermedio a su total control por parte de Estado.
El Ministro Randazzo expresó : “hemos firmado una resolución que le da al Estado poder de regulación de las tarifas de cargas”, para “evitar que algunas concesionarias privadas cuando transportan sus propias cargas pongan tarifas muy bajas”.

Randazzo recordó que los contratos de concesión establecen que los permisionarios deben invertir el 10 por ciento de su facturación, por lo que “facturaban muy poco e invertían muy poco”.

Y por ahi pasa la cosa; precisamente por las tarifas y el sistema operativo.

Primera pregunta; ¿que es el flete? Obvio; lo que hay que pagarle a alguien que es propietario/administrador de un medio de trasporte para que lleve una cosa de un lugar a otro.
Está compuesto de varios factores, a saber, la amortización del material utilizado para efectuar el trasporte, en el caso del ferrocarril se compone de la infraestructura (vias, estaciones, galpones) y su mantenimiento, y por otra parte del material rodante (locomotoras, vagones). A ello debe sumarse el costo operativo, (sueldos, combustibles y lubricantes, repuestos y reparaciones, energía electrica, telefonos y demás). También hay que contar los seguros sobre las cargas trasportadas, y accidentes de trabajo o con terceros afectados. Toda esta lista de componentes da un número al que hay que sumarle la utilidad de la empresa.
Además aparecen el el polinomio otros factores, como lo que se le llama "la rotación". Que es simplemente el tiempo que pasa un vagón entre que es cargado, y vuelve vacío al lugar donde será cargado nuevamente, cosa que tiene mucha importancia porque cuando está descargado no genera ingresos,y el negocio pasa porque el vagon pase la mayor cantidad de tiempo con carga.
Esto genera una modalidad que de denomina "flete diferencial bonificado". Ejemplo: Cargo un vagón con azucar en Tucumán con destino a Rosario. Eso va con una tarifa. Pero como Tucumán es generador de cargas y Rosario receptor, luego tengo que llevar ese vagón vacío nuevamente a Tucumán. El costo es casi el mismo (es muy poca la diferencia en consumo de combustible entre llevar un tren de vagones vacíos o cargados) Por lo tanto, busco cargas para llevar en dirección a Tucumán, pero aqui bonifico el flete, ya que si no viajaría a pura pérdida.
Explicada muy someramente la mecánica del sistema, se entenderá que si además de ser el   propietario/administrador del ferrocarril, y de yapa el Estado me subsidia, soy el dueño del Ingenio azucarero, me autofacturo un flete bonificado, pero a mi competidor, el dueño del otro Ingenio, le cobro la tarifa completa.

No por otra cosa cuando se desguazaron los ferrocarriles en la privatización, los adjudicatarios fueron Cargill, Aceitera Gral. Deheza o Loma Negra; todos ellos grandes generadores de cargas de punto a punto.El manejar sus tarifas de flete de larga distancia les da una posición de privilegio con respecto a otros operadores.

Le cuento una anécdota familiar. Parte de mi familia materna se radicó en la zona de Choele Choel. Hasta los años '50 todo el movimiento de las chacras se hacía con tracción a sangre. Y los caballos comen avena, que alli no se producía. Por lo tanto, un par de veces al año mi abuelo despachaba un par de vagones de forraje consignados a su hermano alla. El hermano se encargaba de vender esa avena a sus vecinos chacareros y así se cerraba el negocio. Es decir, un pequeño productor tenía a su alcance la posibilidad de hacer su negocio gracias al ferrocarril. Hoy dia es imposible, ya que no circulan trenes que no sean "completos" , y un pequeño productor que podría despachar un vagón de tomates, o de zapallos, no ya de producción de granos debe necesariamente caer en el trasporte por carretera.

Seguiremos con esto ya que si vamos a discutir como recuperar el servicio ferroviario, deberemos interiorizarnos de como funciona el asunto, a los efectos de no recaer en facilismos o en soluciones mágicas, que solo nos conduciran a decepciones. Dejemos la chantada para los que saben que nunca llegarán a gobernar ni una Sociedad de Fomento (con el debido respeto a los amigos fomentistas)

Continuará...


1 comentario:

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Clarísimo. Para aquellos que desconocemos cómo se componen los costos reales de un servicio ferroviario de cargas el informe resulta muy esclarecedor. Cuando de manera irresponsable se habla de inversiones al respecto se hace necesario dar precisiones y entender que el asunto requiere de un esfuerzo colectivo superlativo. Cierto facilismo dialéctico va de yunta con la demagogia que suelen exhibir los que saben que nunca van a gobernar, ni siquiera una sociedad de fomentos. Abrazo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails