martes, 19 de febrero de 2013

El rey de la miseria



Sus bodas, sus viajes, sus pufos
¿Quién los va a pagar?
Sus ropas, sus pajes, sus lujos
¿Quién los va a pagar?
Sus casas, sus coches y caprichos
¿Quién los va a pagar?
Sus fiestas, banquetes, sus nichos
¿Quién los va a pagar?
estribillo de  Realeza, de  Reincidentes

Mails, espías y sobres
El gran circo de España
Rafa Esteve-Casanova

España se ha convertido en un circo, con perdón de los artistas circenses. Aunque más bien creo que a la vista de lo que cada día vamos conociendo este país ha vuelto tanto la vista atrás que se ha encontrado con los tiempos del Lazarillo y toda aquella tropa de malandrines y vividores que hace siglos poblaron las tierras de esta parte del Sur de Europa. Toda clase de trileros, estafadores y malandrines abundan es estos momentos a nuestro alrededor, desde allegados a las más altas instancias de la nación hasta los“mortadelos y filemones” afincados en Catalunya pasando, sin olvidarnos de ellos, por los repartidores de sobres avecindados en la madrileña calle Génova.

Cualquier informativo audiovisual que se considere serio cada día ha de emplear los primeros veinticinco minutos del mismo en hablar sobre la corrupción que aparece cada día como la antigua medalla del amor “más que ayer pero menos que mañana” y hasta los españoles que no conocen la informática ya saben al dedillo qué es un mail, esa forma de correo electrónico que en estos días lleva de cabeza a la Casa Real española, y la culpa de ello son los mails que un autollamado “Duque em-Palma-do” hizo llegar en su día a Diego Torres, su socio en las componendas que se llevaban a cabo en la sede del negocio, ojo, sin ánimo de lucro, que ambos se montaron para esquilmar empresas y entes públicos que ante la presencia del yerno del Rey de España no dudaban en inclinar la cabeza y amoldarse a los que Urdangarin les pedía. Cuando se ha destapado el pastel, y el marido de una Infanta de España puede ser entrullado por algún tiempo, la sociedad se ha roto y el socio no entroncado con la realeza ha sacado a pasear los mails que tenía guardados como oro en paño y que le pueden servir sino para defenderse ante la Justicia si para poner en marcha el ventilador y emponzoñar a quienes siempre se han creído intocables.

En estos mails, si son ciertos, queda patente que el Jefe del Estado
(el Rey) no desconocía los negocios de su yerno, tampoco ignoraba los tejemanejes llevados a cabo por el secretario y hombre de confianza de las Infantas que, miren por donde, era el tesorero, un cargo que siempre aparece últimamente y no para nada bueno, de la sociedad. Incluso el nombre de una amiga especial del Rey, con la que iba de safari, también aparece en esta larga sarta de mails. Un 23-F de 1981 sirvió para que Juan Carlos I quedará ante los españoles como el gran salvador de la democracia, otro 23-F, el de este año, según lo que declaré Urdangarin ante el juez la institución monárquica puede quedar bastante dañada, más de lo que ya lo está con todo este ir y venir de mails. Las palabras de Diego Torres pueden ser falsas, está en su derecho de mentir ante el juez, pero los mails parecen ser unos documentos reales y la verdad es que por lo visto hasta ahora dejan en muy mal lugar a algunos miembros de la Casa Real que ha gestionado pesimamente todo este negociado.

Otro punto de atención estos días son los espías aparecidos en Catalunya donde ya nadie está seguro de no tener su nombre blanco sobre negro en cualquiera de los 500 dosieres que, según dicen, están ofreciéndose al mejor postor. El bote de las esencias lo destapó una conversación que tuvo lugar en un restaurante en 2010 entre Alicia Sánchez-Camacho, líder del PP catalán, y una ex amante del hijo mayor de Jordi Pujol que, despechada, le contó a la política que con su antigua pareja había evadido miles de euros a Andorra. Entre conversaciones sobre botox, operaciones estéticas y compras de bolsos de piel de cocodrilo una de las damas le confesó a la otra las peripecias andorranas de su ex amante y el trajín que éste se llevaba con los billetes de quinientos euros arriba y abajo. En principio se dijo que el encargo de espiar la conversación de las señoras fue hecho por el PSC, allí dicen no saber nada pero la verdad es que han tenido relación con la agencia de detectives que se encargó de poner el micrófono entre las flores de un jarrón que estaba encima de la mesa. Luego se ha sabido que todos los grandes partidos catalanes han utilizado los servicios de esta agencia, así que al final nadie sabe a que atenerse. La política de algunos ha llegado a extremos rastreros y en lugar de ser un oficio de caballeros se ha convertido, para algunos, en un juego de fulleros y tahúres siempre con un as en la manga.

Y mientras todo esto sucede y ocupa espacios en los medios de comunicación parece que nos olvidemos de los famosos sobres que, según algunas informaciones, corrían por la calle Génova, sede de la muchachada de la gaviota que ahora además de ser un ave carroñera es también el símbolo de la mentira. Bárcenas debe conocer muchos secretos e interioridades del PP ya que hasta el mismo Presidente del Gobierno parece tener miedo hasta de pronunciar su nombre. Primero dijeron que no tenía despacho en Génova, mintieron cual bellacos, después cuando se supo que habían estado pagándole una cantidad mensual y también la Seguridad Social hasta el pasado Diciembre dijeron que era una cosa normal porque le pagaban el finiquito a plazos, volvieron a mentir y si eso hubiera sido verdad a cometer un fraude de ley ya que nadie puede estar como trabajador en una empresa en la que no trabaja, después ha resultado que de despido nada de nada y que todavía andan negociando el mismo con el tal Bárcenas que aprovecha el tiempo para ir a esquiar a Canadá y al volver les hace la “peineta” a los periodistas demostrando que el haber ido a un buen colegio privado no tiene nada que ver con la buena educación.

Ya lo ven, esta es la España de cada día, la de los tahúres, fulleros, marrulleros, estafadores y rufianes de parecida calaña. Espero que pronto llegue un buen día en el que los ciudadanos tomemos conciencia del talante de algunos de los que están al mando de la nave y obremos en consecuencia enviándoles al cajón del olvido. Y por favor que no nos tomen por tontos enseñándonos declaraciones de renta, todos sabemos que en la renta va lo que uno quiere poner y que incluso hay quien hace una declaración para enseñar y otra complementaria después con lo que se le ha “olvidado” en la primera. Qué podemos esperar de unos gobernantes que decretan una amnistía fiscal para beneficiar a los corruptos que se llevaron el dinero a paraísos fiscales.

1 comentario:

Nando Bonatto dijo...

Que no son Borbones, que son Bribones

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails