domingo, 10 de febrero de 2013

El Ferrocarril, el servicio de cargas, y los fletes.(Parte V)

milandimitri de http://www.flickr.com/photos/12226485@N08/1236843771
Unos que vienen y otros que van... A poco que pongamos la cosa en marcha nos vamos a encontrar con un problema práctico. Los trenes tienen que ir, pero también tienen que volver. Y usando la misma vía. Son muy pocos los tramos que justifican la inversión que implica via doble (Ascendente y descendente en la jerga ferroviaria), por lo que hay que amañarse para coordinar sus movimientos. Además nos vamos a encontrar con que hay trenes que circulan a distinta velocidad aunque vayan en el mismo sentido, a los que debemos asignar prioridades según sus cargas trasportadas.

¡Alguien tiene que poner orden!, diria Arnaldo Perez Manija, el personaje de Capusotto. Y para eso está la Oficina de Control de Trenes que es la que sabe en cada momento la situación geográfica exacta de todas y cada una de las formaciones que están en servicio (incluídos los lugares donde nuestros queridos "catangos" están haciendo su trabajo) en cada momento del dia o de la noche. En los itinerarios están establecidos las estaciones o desvíos de cruce donde los trenes se cruzan o se pasan según sea necesario, pero pueden ocurrir circunstancias excepcionales que provoquen el atraso de una formación, por lo que es entonces Control de Trenes la encargada de reacomodar al diagrama adaptándolo a la nueva situación.

Esto es bastante fácil de solucionar a estas alturas de los avances tecnológicos, utilizando seguidores satelitales en cada vehículo que además servirán para que quienes son responsables de otorgar los vagones solicitados, tal como se explicó en otro posteo de ésta serie (El trabajo de las Estaciones) tengan sus inventarios al momento y con la ubicación y estado de cada uno de ellos.

Lo mismo con los sistemas de señalización, encargados de ir guiando a los conductores autorizando o denegando la utilizacion de la via, y la comunicación con éstos y el resto del personal del tren.

Los viejos sistemas eran realmente artesanales, y requerían una coordinación perfecta entre muchas personas encargadas de operar las líneas, y realmente cuando uno lo analiza, valora el trabajo que significaría a aquellos viejos ferroviarios correr 14 servicios diarios entre cargueros y pasajeros en ambas direcciones entre Buenos Aires y Mar del Plata en temporada por vía única. Era como una orquesta sinfónica cuyos ejecutantes estaban repartidos en los 400 kilómetros de distancia, y cuyo director estaba en Plaza Constitución. Desconozco como sería el tráfico entre Retiro y Rosario paro la lógica indica que debía ser similar.

Talvez de todos los problemas que se nos van a presentar éste sea el de mas sencilla solución. Pero se trata de invertir en equipamiento sofisticado en hardware y software que tambien hay que mantener e ir actualizando, y ésto también nos va a costar unos buenos mangos.

O sea que cuando alguien diga "tenemos que poner en marcha nuevamente los ferrocarriles" (que como declaración de principios me parece perfecta), tendremos que pensar todas estas cosas.

Continuará......

2 comentarios:

Luis Quijote dijo...

Muy buenos los cinco.
Un ferroviario no lo hubiera expresado mejor.
Saludos.

Mariano dijo...

Esta serie de posteos es extraordinaria, Antonio.
Muchas gracias.
Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails