miércoles, 7 de abril de 2010

Gobernar, ¿es poblar?‏



Por el Cro. Antonio

Una de las premisas básicas post-Constitución de 1853 fue la transformación del Desierto en Pampa Húmeda productiva. Para eso se habían dado algunas de las condiciones basicas expuestas en el posteo del 2 de Abril. La diplomacia por parte del Embajador en Río de Janeiro, la fuerza a través de las tropas Brasileñas que formaron el grueso del Ejército de Urquiza (pagadas por Inglaterra), la cooptación de la clase dirigente, y bueno, sólo faltaban algunos toques de sometimiento económico y financiero para completar el cuadro.

Historiar lo que fue el reparto de tierra no es menester en este posteo, por lo que el que necesite algún dato mas, puede ver algunos ingresando Julio A. Roca en el buscador.

También recomiendo el libro de Antonio Elio Brailovsky "Historia de las crisis Argentinas" para ver lo que fue el endeudamiento irresponsable de la Presidencia de Sarmiento, que llegó a decir con su característica sinceridad (brutal) que había tomado deuda sin saber para que la tomaba...

La conquista del Desierto, se financió con bonos pagaderos en tierras a conquistar. El resto, se remató en París y Londres una vez terminada la campaña. De allí la presencia de los ingleses en la Patagonia, ya con escritura y todo...

También había una buena parte que se destinó a los soldados, Sargentos y Oficiales de la campaña. Pero como los sueldos llegaban tarde, mal, o nunca, la mayoría de esas tierras fueron cambiadas por las deudas de los pobres milicos con los cantineros de la expedición.

Un industrioso gallego de Orense (en Galicia) seguía con sus carretas el avance de las tropas. Y fiaba... Tenía una buena amistad con el Coronel Benito Machado, Comandante de la Costa Sud de la Provincia de Buenos Aires. ¿Será por eso que Machado demoraba los pagos? Total Don Ramón fiaba...

Así fué que Don Ramón Santamarina (el Galleguito de Orense) resulto siendo uno de los mayores terratenientes de la Provincia de Buenos Aires. Su hijo Jorge, fue Preidente del Banco Nación, y vice-presidente de Uriburu después del golpe del '30. Casualidades...

Alberdi, había soñado con una inmigración de industriosos europeos, y en ese sentido, la Ley 817 de la época de Avellaneda (el del hambre y la sed...) abrió la posibilidad legal de el afincamiento de los inmigrantes, dándoles inclusive la equiparación en derechos con los nativos (menos algunos, a saber: los indios y los gauchos).

Ya hemos visto que una cosa es legislar, y otra muy distinta ejecutar en algún par de posteos anteriores.

Repartida que había sido la tierra, había que poner manos a la obra. Los nuevos propietarios, en su absoluta mayoría comerciantes, especuladores, comisionistas, acomodados y demás, de trabajar ni "áca" como dicen los cordobeses. Las vacas seguían por ahí, ahora con dueño y marca, pero así no servían mas que para charque, que ya no era negocio.

Había un problema técnico. Los pastos naturales de la Pampa en vías de Humidificación eran muy duros y poco nutritivos para el engorde y mas de las razas europeas que se iban introduciendo, por lo que había que eliminarles los pajonales, sembrarles pastos mas palatables y nutritivos. Para eso había solo un procedimiento (que sigue vigente). Hacer tres años de agricultura y en el ultimo sembrar trigo consociado con alfalfa u otra pastura apta.

Para eso había que trabajar, ¡y fuera de joda, trabajar en serio! Y había que invertir. Ambas cosas hacían correr un frío por la espalda a aquellos esforzados especuladores. ¿Justo a ellos le había tocado semejante desgracia? Pedirles que hicieran exactamente las dos cosas que ni querían ni sabían hacer.

Entonces,vieron que en la vieja Europa sobraba gente. No los rubios, nórdicos, industriosos que soñara Alberdi, sino otros, mas curtidos, necesitados y hambreados. Por consecuencia menos exigentes y mas dóciles.

El Sur de Italia y España proveyeron el grueso.
Se crearon agencias de colonización en la que a los aspirantes a inmigrar se les fue dibujando una esperanza de un País con abundancia de tierras, de vacas y sembrados. Hay que entender que prácticamente zonas muy grandes de Europa estaban saliendo del Medioevo o poco menos. Que las tierras cultivables estaban en manos de Señores que poco habían aggiornado su comportamiento desde el feudalismo.

Breve disquisición histórico-familar: Yo tuve la suerte de poder escuchar los relatos de mis abuelos inmigrantes sobre su vida en la España semifeudal, y cuando veo "Vientos de Agua" se me representan las historias de mi abuelo materno, Leonés, luego minero en Asturias, y su venida acá, desertando del Ejercito Español, porque la forma de salir de aquella miseria era ir a Marruecos a pelear con los moros.

Causa determinante de su decisión (a los 19 años de edad): tenía un amigo de nombre Servando González, que vino antes que él, y de acá le escribió dándole una noticia muy motivadora. "...acá se come todos los días...".
Mi abuelo era un poco exagerado, pero mi otro abuelo, mas parco me lo confirmó. La cosa era así.
Bueno, así fue que legaron gringos y gallegos, rusos y polacos, alemanes y austriácos (así con acento en la á que es como les dicen en la zona de Salto y Pergamino) que en realidad eran croatas. Los franceses de Pihué, los sufridos descendientes de los fenicios (sirios y libaneses, que como llegaban con pasaporte expedido por el Imperio Otomano les quedó turcos) que como buenos fenicios ¿que otra cosa mas que comerciar podían hacer?.
La mano de obra rubia, industriosa, y nórdica de Alberdi y Sarmiento estaba bien en los papeles, pero el Poder de esa clase dirigente cooptada tenía otros proyectos, que no pasaban por un desarrollo armónico de toda la sociedad, sino por el desarollo de sus propios negocios. Y sus negocios pasaban por el abastecimiento no ya del mercado de carnes en Europa, sino algo mas sencillo y que les requería menos inversión, menos riesgo empresario, y mas prestigio social. Abastecer los frigoríficos Ingleses que se radicaban en la Argentina.
Ni siquiera se les pasó por la mente levantar ellos los Frigoríficos, y capitalizar el valor agregado.
Ya hace muchos años que Scalabrini Ortiz analizó con verdadera maestría, de que forma los Ingleses no invirtieron un solo peso acá. Cómo con créditos del Banco Nación y Provincia levantaron sus instalaciones, así como construyeron los ferrocarriles contabilizando como crédito externo el ahorro argentino. Asi que, el que quiera detalles que los lea en los libros de Raúl Scalabrini Ortiz.
Mañana la seguimos.

-- Antonio (el Mayolero)

3 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Total los ingleses simepre tuvieron buenos lobbistas acá adentro. Por eso comparto lo que dice la Compañera presidenta en cuanto a la responsabilidad "de los de adentro" y no tanto a los "de afuera".

Siga compañero!

Antonio (el Mayolero) dijo...

"No son tan culpables los gringos que nos compran, sino los criollos que nos venden". Arturo Jauretche. La cooptacion de la clase dirigente fué algo que con verdadera maestría cultivaron los Ingleses. O sea la colonización cultural que sigue vigente.
En muchísimas respuestas y comentarios a los posteos se trasluce claramente, por derecha y por izquierda...

Ricardo dijo...

Muy bueno.
Gracias.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails