martes, 15 de marzo de 2011

Es que acaso vamos saliéndonos de la trinchera?


Puede ser un buen síntoma, que el campo está más claro, más favorable. Ayer me desayuné que el compañero Tofla dejó su blog, un poco por esto, por dedicarle más tiempo a la calle, a mi me pasa algo parecido, si bien no pienso dejar este vicio, tengo menos tiempo. Lo cargaba al suje con lo mismo. El gringo hace rato no aparece...

Será hora de avanzar nomás.

8 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

OJO!!! Que si van a dejar la guerra de posiciones y pasan a la ofensiva hay que estar bien abastecidos desde la retaguardia. Rommel en Africa, y Patton en Francia sufrieron bastante porque al avanzar tan rápido los camiones de combustible no los podían alcanzar...
La retaguardia debe analizar constantemente la situación y preparar los argumentos y fundamentos que se vayan necesitando para que la vanguardia se mantenga actualizada. El esfuerzo vale la pena y los blogueros somos esa retaguardia.
La estratega mayor la tiene perfectamente clara, pero la debemos proteger. No solo diciendo "Fuerza Cristina" sino haciendo fuerza nosotros.
"cada lechón en su teta, es el modo de mamar..."

Sujeto dijo...

Hola Manuel
Ni mamau dejamos la trinchera...
En mi caso, se juntaron algunas cosas:
Por un lado, que las cosas efectivamente están tranquilas, en consolidación. En segundo lugar (y algún día voy a escribir un post sobre el valor de tener un enemigo, y si no lo tenés, la necesidad de construírlo)decía, en segundo lugar, hubo un largo momento de polémica sobre el tema Sabatella/Scioli que se hizo muy largo y, a mi juicio, no muy productivo, porque en el fondo se trataba de un hecho consumado que venía impulsado desde Cristina. Ya había dicho lo mío, opinado en varios lugares, y punto. (recordá lo que acabo de decir del enemigo, no sea cosa que por su falta afuera lo busquemos adentro, donde no lo hay, al menos por ahora).
Y en tercer término, mi blog en la mayoría de las ocasiones no sigue a la actualidad tan al pie, sino que habitualmente escribo sobre cuestiones quizá un poco escondidas de la vista (no sabés cuántas veces comencé a escribir algo y lo dejé porque sentía que no me llevaba a ningún lado).
Pero en la trinchera, o como dice el compañero González, "en el campo de expresión antagónico", como siempre.
Un gran abrazo, hermano.

Carlos Tofla dijo...

Estimado Antonio: no creo que se trate de pasar a la ofensiva en términos bélicos, en este caso. Me parece que llegó la hora de no matar al rival con los métodos clásicos, sino de mostrarle que podemos transformar la realidad más allá del discurso y de medidas concretas. Esa transformación no es más que la "institucionalización" del modelo que señala CFK, el hacerlo carne en el pueblo, el "Nunca Menos"; lo hecho hasta acá no es "materia negociable", digamos.
Y lo de dejar las trincheras, para mí, es demostrar que no estamos sólo para burlarnos del bigote de Macri, la cara de H. Larreta, los delirios de Carrió, o para denunciar los manejos de la Prensa canalla, sino que podemos convertirnos en parte del elemento dinámico que difunda e "institucionalice" los logros que son, en definitiva, para el pueblo argentino. Ahí sí seguiremos siendo "retaguardia", como Ud. dice, pero con una estrategia diferente.
El "qué te pasa Clarín" fue un gran momento para todos nosotros; pero la dinámica del movimiento ya dejó atrás esa etapa. Los enemigos ya están desnudos, y podemos decir que aunque se vistan de seda, mona queda.
Un abrazo.
Ct.

PD: Coronel, tampoco rajemos todos los bloggers al mismo tiempo, mire que el que se fue a Sevilla...
Un abrazo.

Carlos Tofla dijo...

Sujeto: coincido que el enemigo es necesario (y agrego que es saludablemente inevitable que exista). Por lo tanto no se trata de "ser todos amigos" sino de generar consensos (hegemonía) y conducir el Bloque. Para eso, creo que con pegarle al otro no alcanza. Y las trincheras, si bien "somos" necesarias, insisto en que deben cambiar su estrategia. Los casos recientes que protagonizaron Diana Conti y Horacio González son una buena expresión de la "Vieja Guardia". El discurso de Cristina en Huracán creo que apunta hacia otro lado.
Un abrazo.
Ct.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Carlos; usé solamente una metáfora...
Pero estoy en un todo de acuerdo con usted.

Sujeto dijo...

Hola Carlos
No me referí al "amiguismo bloguero", por el contrario, creo que la riqueza de la heterogeneidad, de la diversidad del campo popular.
Simplemente, ya había llegado un momento donde la discusión era estéril (a mi juicio, claro)porque ya había dejado sentada mi posición, lo demás sería repetirme.
Discrepo con vos en cuanto a Horacio González (no con Diana Conti). Lo de HG podés considerarlo políticamente inoportuno, pero lo creo ética e intelectualmente necesario; no olvidemos que Vargas Llosa no viene solamente a abrir la Feria del Libro, sino a la reunión de todos los dinosaurios neoliberales.
La trampa ya estaba tendida y publicitada, no había, a mi criterio, salida "limpia".
Puntos de vista, nomás.
Saludos

profquesada dijo...

Como siempre interesante. No creo que haya "vanguardia", "retaguardia" o "trincheras". Entiendo que cuando la historia parece acelerase uno pueda sentir miedo de que una actitud "pasiva" el no "salir a la calle" a dejarse llevar te haga sentir mal, una especie de "cobardía". Ya pasó hace tiempo algo parecido. Creo que en este caso, hoy, el lenguaje "bélico" puede confundirnos. Tengamos presente el discurso de Huracán. Entre todos los planos en los que se juega la institucionalización está el "cultural" y en él lo blogeros, los internautas opinadores, los que leen y participan de los blogs ponen su granito o granazo de arena a favor del PROYECTO. Incluso dar el debate el los foros del enemigo, como La Nación y hacerse respetar, contribuye. Sujeto coincido totalmente en la distinción Gonzalez-Conti. Es claro que la actitud no debe ser buscar enemigos en el propio campo. De haberlos ya se encargarán de mostrarse solos.

manuel el coronel dijo...

gracias por sus apreciaciones compañeros!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails