miércoles, 27 de abril de 2011

27


No hay mucho para decir, sí para sentir. Si creímos que el 27 de abril de2003 cuando salió segundo ya comenzó a cambiar la historia de nuestro país, el 27 de octubre último la historia dio un nuevo giro.

Hasta entonces teníamos identidad, pertenencia, un peronismo que respetar, adherir y defender, una lucha continua de recuperación, de reparación, fortalecimiento ante la debilidad. Certezas.

Será por lo vital del culto a la muerte. De lo presente que vuelve a esos imprescindibles de Bertol Bretch cuando ya no están. Después del último 27 todo debió ser discutido nuevamente, deconstruido. La muerte muchas veces tiene esas cosas, es impredecible.

Pero el clamor de un pueblo la puede, y cuando cree quitar, da. Aunque uno lo prefiera vivo, golpeándose contra las cámaras.

2 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

el 27, el peine fino para despiojarnos de todos los males de este mundo...

edgardo dijo...

concuerdo totalmente con usted, hay muy poco para decir, pero nos dejo la base para lo mucho que hay que hacer

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails