domingo, 27 de febrero de 2011

Esa incomodidad de tener que defender la no regulación de precios


Vladimir Arseniev, en su novela/diario de viaje/Biografía "Dersu Uzala" , nos cuenta que el protagonista (quien le da nombre a la obra), cada vez que abandonaba un refugio en el medio de la taiga, dejaba un fósforo y un puñado de arroz.

Estamos de acuerdo, ante la crisis económica en Europa, pretender parar o bajar los precios de las comoditis, es algo que les conviene a ellos y nos perjudica a nosotros, ya está claro que la negativa a ello no significa liberar los precios puertas adentro de los países productores como el nuestro, sino impedir una baja en el comercio puertas afuera, lo que permite asegurar una buena recaudación impositiva y una buena rentabilidad a los productores.

Ahora bien, esta alza de precios, o mejor dicho, estos precios altos en las materias primas también repercute en aquellos países que no son productores o que bien no regulan sus precios puertas adentro, como bien señala este artículo de Peter Popham en el P12 de hoy (aunque uno no comparte su tremendismo amarillista):


El jefe del equipo económico de la FAO, Abdolreza Abbassian, anunció a su manera seca y académica el desorden que venía. “Se está poniendo incómodo”, dijo en diciembre. “Varios países, especialmente países pobres, dependen demasiado de los mercados internacionales y tienen que importar alimentos a precios mayores. No es posible predecir si esto producirá disturbios como los que vimos en 2008.”


Por lo que defender los intereses de nuestra propia Nación y región, significaría también perjudicar a buena parte de los países pobres.


Sin embargo si uno analiza las cuestiones con los números sobre la mesa, la realidad es bien distinta (leer la serie Ludopatía del cro. Antonio). Pues la producción de alimentos en el mundo es más que suficiente para abastecer su población, por lo que como venimos diciendo siempre, es una cuestión de repartija, y más que de alimentos, de desarrollo, algo de lo que los dos principales organismos financieros, FMI y BM, son responsables.


Nosotros ya dijimos, bajan los precios, bajan los subsidios en Europa y USA ¿Buscarán acaso conmovernos, los verdaderos culpables del empobrecimiento de los pueblos, responsabilizando al alza de los precios como uno de los factores de estas revueltas?

4 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

Es típico el caso de Mejico, al que se le destruyó la producción de maiz, fuente básica de alimentación, para suplantarlo por maiz importado de los EEUU, que ahora se dispara por la especulación en los mercados de futuros.Todo esto por el ALCA y el TLC.
Cerca estuvo Venezuela que saltó a tiempo de la mano del Compañero Chavez.
Gran parte de los países africanos donde se producen hambrunas se autoabastecerían de alimentos de no ser porque por el colonialismo se abandonaron las actividades productivas alimentarias priorizando las extractivas patrocinadas por sus metrópolis, que además los utilizaron como mercados para sus productos de alimentación.

Javier dijo...

El punto para mi es que criticas el libre comercio cuando te conviene y te vales de el cuando te conviene .

Entiendo que eso es resignarse a que eso no puede cambiarse y es lo que hay . Nosotros no somos nada culpables del hambre mundial entonces ?
A que vamos al G20 en realidad ?

Abrazo

Ricardo dijo...

Es que, en lugar de regular precios, seguramente a conveniencia de los oligo/monopolios que comercian las commodities primarias, tendrían que meterse con Cargill, Bunge y Born, Continental, Louis Dreyfus, etc.

manuel el coronel dijo...

Javier, bien, dale, regulás precios internacionales y los bajás. Quiénes terminan ganando? los países pobres o las potencias compradoras? Lo que esto desnuda, como menciona Antonio, es la vulnerabilidad de todos aquellos países pobres productores de alimentos que por culpa del libre comercio hoy no tienen capacidad de producción.

Y richard, Zarkozy es vocero de ellos, no de los agricultores franceses, eso está claro.

abrazo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails