miércoles, 27 de julio de 2011

De Dorrego a La Quiaca (compañero Ricardo no me putee por no pasar)


La última vez que anduve por el norte de nuestro bendito ispa, fue allá a comienzos de 2004, cuando al inconsciente de un gomía mío se le ocurrió casarse con una tucumana en Tucumán. Lo de inconsciente  obviamente va por esto de casarse claroestá. Tengo ahora la posibilidad de recorrer nuevamente las provincias, desde Santiago del Estero hasta La Quiaca. El cambio es indiscutible, aunque los buenazos de la CCC, sí, esos ya no tan extraños aliados de la SRA, pinten con aerosol en un cartel sobre obras del Gobierno Nacional a la entrada de la última ciudad de la RN9 “Reina del hambre y la desocupación” (por Cristina).

La presencia del Estado Nacional
No sólo por la insoportable cantidad de gente en cada lugar turístico al costado de esa RN9 o de la RN40, por esto de tener que hacer cola para cargar combustible o buscar una estación que sí tenga o tener que reservar alojamiento para encontrar. El cambio se percibe sobre todas las cosas por la presencia del estado en un nivel inédito realmente. Obra pública por donde te muevas. Hace bien  a veces salir de la pampa húmeda (aunque nosotros allá en el pueblo estemos casi afuera) y pasearse por Argentina. Y sobre todo por esas provincias que siempre considerábamos, prejuzgábamos pobres, que se asumían como tal: Santiago del Estero, Jujuy, un poco Tucumán…

El rol del Ministerio de Planificación Federal es determinante. En manos de un ministro de un perfil bajísimo. Uno de esos pocos locos que acompañó a Néstor en su aventura presidencial allá por las elecciones del 2003.

Ladrillos por adobe
Una de las cosas más llamativas es el reemplazo en buena medida del adobe por los ladrillos en los ranchos del costado de la ruta, entrando a la provincia de Santiago del Estero, de edificaciones más complejas si se quiere, con mejor estructura. Y muchísimos más puestos de ventas de artesanías. Santiago del Estero es una de las provincias donde más presencia de la obra pública puede verse. Recordemos, con un gobernador kirchnerista no peronista. Entrando a la capital nomás, la villas fueron reurbanizadas por completo en barrios de casas, en una nueva ciudad, por dimensiones, comparable con Lomas del Tafí en Tucumán o con Ciudad Juan Pablo II en Córdoba, con acceso a la capital nuevo incluido, escuelas y demás instituciones.

En Santiago la niña mimada sin dudas es Termas de Río Hondo, que además marca también la importancia de la industria turística en este proceso de desarrollo. Aeropuerto en construcción, autódromo, nuevo corredor turístico costero, incluso inversión privada de la grosa con un hotel a lo Hilton, 5 estrellas, en pleno centro. Una de las 1000 y pico de escuelas, y así...Y barrios nuevos, siempre, por menos habitantes que tenga un pueblito que ahora uno cruce en las rutas, verá barrios nuevos, en cada localidad, sin excepción en cada provincia.

Autopista al infiernillo
La estructura vial ha sufrido un cambio importantísimo. Cada ruta está siendo reconstruida. En estos años de kirchnerismo, por ejemplo, desde la ciudad de Metán a Cobos, en Salta, hay una nueva autovía, que conecta con los treintipico del km ya existentes de acceso a la capital desde la ciudad homónima al efímero salvador de la patria. Ensanchamiento vial en plena construcción que puede apreciarse saliendo de San Salvador camino al norte de Jujuy o desde Salta capital al sur, por Cafayate.

El norte también existe
La vía Purmamarca-La Quiaca es el punto final del viaje. El nivel de actividad turística, en estos 8 años, según recuerdo, expandió cada pueblo y cada puesto. Ya no es sólo el Cerro de los Siete Colores, Tilcara y Humahuaca; no, es cada punto. Con sus barrios nuevos también. Hoteles de la puta madre y esas cosas. Tal vez suene parcial mi apreciación, pero prácticamente sin indicios de pobreza. De esa que se ve, de chiquitos solos, desarropados. Mucho hippie de la Pampa Húmeda, eso sí, que parece haber encontrado su Meca.

A La Quiaca no había llegado en el viaje anterior. Pero las características son las descriptas en las otras líneas, el cambio es profundo por más que nos alejemos. Y de camino a ella, ranchos, muchos ranchos con sus pantallas solares cuando no llega el tendido eléctrico.

Dame más gasolina
De vuelta ya, echando los 100 mangos de gas-oil máximos que vendían en una de las tantas abarrotadas YPFs, un caradura de sombrero texano, mientras esperaba su turno, me decía socarronamente je, habrá que votar a Cristina nomás. Pobre gil, con la sonrisa cómplice del pibe que nos vendía el combustible lo dejamos haciendo una mueca de "no" con la cabeza ante mi inesperada -para él- respuesta.

Pero es un punto al que debemos volver una y otra vez, el modelo de bienestar genera además, esa cuota de individualismo inevitable en el capitalismo y en el ser humano. Ese éxito que se cree generado por uno y no por un proyecto de país, y por lo que ese Estado no tiene derecho a joder, ya sea haciendo esperar 2 horas en una estación de servicio o quitando un 30% de las ganancias.

Habrá que decir que al menos uno no tuvo dramas para echar combustible, y que las colas sólo se daban en zonas turísticas que hoy son muchas más que hace 8 años, como son muchos más los autos que circulan, los camiones y los bondis.

Apéndice sojero
Una cosa sí fue sorprendente. Esto de encontrar según la zona, mucha caña de azúcar en plena zafra, campos de maní a pleno, muchísimo maíz (tardío pa' los paisanos del sur de la provincia de Buenos Aires) y avenas recién naciendo. Con muchísima actividad lechera en la periferia de la cuenca láctea, allá por Trenque Lauquen y alrededores. Algo obviamente no visto hace 8 años. Del desierto verde que tanto atemoriza a Biolcati, ni rastros.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buena la apreciacion acerca de mi prov. hecha por alguien que no es de aca. Crecemos al 10 segun Kristina, faaaaaa.

Y habra que votar a Kristina nomas jajajajaja.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Pero no dice que le contestó al tirifilo...

iris dijo...

Y sí, son cosas que o tienden a naturalizarse o se desdeñan. Yo he vivido la experiencia de por ejemplo: viajar a Formosa y comentar al regreso las obras públicas que vi y nunca falta un "formoseño en el exilio" que me retruca: "pero eso es en capital, en el interior está todo abandonado". Y no tiene caso decirle que uno conoce desde Ingeniero Juárez, hasta Clorinda , pasando por Laguna Yema , Las Lomitas,Ibarreta y también un poco de San Martín Nº2, Lugones, etc, porque siempre va haber un lugar que uno no conozca, dónde "está todo mal y no se hace nada"...

Ricardo dijo...

Pero Manuel y la reput...
No, todo bien, cumpa. Igual hubiera sido un gusto grande que pasase.
En otra será.

Muy lindo y certero el relato.

Un abrazo.

manuel el coronel dijo...

Es que por fuerzas mayores no pasé por la capi cumpa. ya se dará en otra oportunidad, sí.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails