sábado, 2 de julio de 2011

Ética del clientelismo


Gran película Belgrano. Y particularmente gran diálogo el que reproduzco arriba. De lo mejor que he visto al menos yo durante estos últimos años. Lástima que el periodismo de cine termine embelesado con Woddy Allen.

Comentábamos nosotros hace un tiempo ya cómo es que funciona en buena medida la maquinaria electoralista en pueblos como el nuestro, qué es ser radical acá en Dorrego. Buena parte de los correligionarios no podrían describirlo. No creamos tampoco que buena parte de los compañeros pueden hacerlo. Y nada de creernoslá vanguardia iluminada.  A no corrernos con esa. El clientelismo es un instrumento legitimado, mas no legítimo, claroestá. Quien lo ejerce usufructúa a máxima expresión su gestión, su lugar de poder, su "para que estoy sino". Quien se cree beneficiado (a corto plazo lo es), el vecino, entiende que por eso es afín a ese espacio político. Porque cuando les pide, le dan, y cuando le dan, vota. Me gusta mucho ponerme a discutir sobre la ética del clientelismo. El acto clinetelar es una acción de gobierno si se quiere, a cortísimo plazo, directa, que busca su consecuencia inmediata. Lo que irremediablemente reduce a su mínima expresión el proyecto que pretendiera defender. Sobrevivir. No más. ¿Qué es ser radical hoy, en buena medida, qué es ser peronista hoy en nuestro pueblo? ¿Por qué proyecto se vota? Difícil de contestar muchas veces.

¿Se pueden ganar elecciones sin clientelismo? A nivel local digo. Acá, en pueblos de contacto directo, donde nos cruzamos con nuestros dirigentes a diario, en cualquier ámbito. Uno cree que la única forma es trasladándole al votante ese sentido de pertenencia a un proyecto colectivo en el cual él debe participar y no ser mero receptor de caridad. Al decir de Evita, que su necesidad automáticamente se transforme en un derecho para así repararla. Participación popular. Carisma y mística. Carisma del militante, mística de lo a militar.

Pero así y todo, con mística y militancia ¿No terminamos todos acaso presos del clientelismo, en sus formas más difusas? ¿Las 50 cuotas para el tele no lo son? Algo podemos diferenciar, Mario Alarcón en esas pocas líneas de la escena que pusimos parece dejarlo claro, son unos, los que sostienen a los otros. El dios en la tierra. Como reyes. Pero en la medida que la causa sobrepasa los nombres propios -no por desconocerlos, en definitiva son personas quienes la instrumentarán-, en la medida que se pueda decir "qué" se está votando y no "a quién", ese clientelismo debiera ser vencido.

A 37 años del fallecimiento del General, su legado y el de Evita no pueden ser defendidos de mejor manera.

"La limosna no debe organizarse, la ayuda si. La limosna debe desaparecer como fundamento de la asistencia social. La ayuda es un deber y el deber es fundamento de la asistencia. La limosna prolonga la situación de angustia, la ayuda la resuelve integralmente. La limosna deja al hombre donde está, la ayuda lo recupera para la sociedad como elemento digno y no como resentido social. Por eso la Fundación encamina toda su obra no como limosna sino como acción de justicia, de justicia bien ganada por el pueblo, y que durante tanto tiempo se le negó"
Eva Perón.

5 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

¿Que otra cosa sino clientelismo hacia la clase media fue la "tablita" de Martinez de Hoz o la convertibilidad de Cavallo? El permitirles los viajes al exterior, el "deme dos" de Miami, el comprar productos suntuarios "importados" que le tranquilizaba su espiritu de medio pelo, mientras murmuraban "en algo andaría" cuando se llevaban a sus hijos (dicho en forma colectiva y metaforica).

El Doc 9 dijo...

Yo le voy a dejar, este link

http://eldoc9.blogspot.com/2010/12/cine-amor-y-estrellas.html

sobre un apunte del día que se estreno la película Belgrano, el 17/12/2010

Alcides Acevedo dijo...

El nivel de extrañamiento de la realidad que tienen los peronistas siempre me sorprendió.

La "Fundación Eva Perón" era clientelismo del peor, pero el discurso va por otro lado.
No reivindican la limosna... según los peronistas están haciendo "auténtica" asistencia social, no se privan eso sí de hacer propaganda y ponerle el sello a cada cosa que le obsequian a la gente.

Hay algo que nunca entendí: ¿Por qué en la época de Perón se repartían sidras y pan dulce para navidad? ¿la gente no se los podía comprar? ¿no había trabajo, crecimiento industrial inusitado y justicia social con cero desocupación?
Nunca me lo voy a explicar.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Para los otros es muy facil no hacer clientelismo, mas facil aún no ponerle el nombre, si total en su puta vida repartieron ni repartirán nada...

manuel el coronel dijo...

Alcides no has leído bien el post entonces, justamente esa sidra y ese pan dulce son símbolo de Justicia Social. O acaso cada argentino no tiene derecho a celebrar año nuevo? Porque en enero no hay elecciones nunca...

Por otro lado, por eso está bueno discutir la ética del clientelismo, porque como dice Antonio, la ética de no dar nada de nada, es indiscutible...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails