martes, 6 de noviembre de 2012

Esas cosas que a veces suceden, y quedan en el olvido...

Siempre hemos sabido de hechos de corrupción. La mayor parte de las veces las hemos intuído, pero muy pocas han salido a la luz y recibido el castigo correspondiente.

Convengamos en algo para que exista la corrupción como para bailar tango se necesitan dos partes. El Corruptor y el Corrupto, si no la cosa no funciona. Directamente es imposible.

Hace unos cuantos años, aparecieron en nuestro país los llamados "ticket canasta", originariamente pensados para gastos menores de personas en relación de dependencia que debían costear su almuerzo en el intervalo de sus actividades. Empresas internacionales desembarcaron con la novedad y lograron su reconocimiento legal. Fueron favorecidas con una legislación pensada para hacer mas atractiva su comercialización entre los empresarios argentinos. Esa legislación las hacia aparecer como "parte no remunerativa" del salario, o sea que no contaban como salario a los efectos previsionales, o sea que el empleador pagaba parte del sueldo en esos bonos pero se ahorraba las cargas sociales en esa proporción. Un negocio redondo y atractivo, que al trabajador no lo perjudicaba (en el momento) y beneficiaba al empleador con un considerable ahorro.

Y dije en el momento, ya que en el largo plazo, los aportes previsionales se veían disminuídos, y el salario promedio computable al momento de jubilarse tambien era reducido. Resultado, buen negocio para los empleadores y las empresas emisoras de los tickets. Perjudicados en el mediano plazo, el Estado, por la disminución de los aportes a la ANSES y los trabajadores que al momento de jubilarse sus promedios bajaban para el cómputo final del haber jubilatorio.

Esa ley establecía un tope máximo del porcentaje que se podia entregar en ticket canasta, que si mal no recuerdo era de un 15%. Pero esa ley tenía un plazo de vigencia, terminado el cual habia que renovarla. Durante su vigencia el sistema fue creciendo en usuarios y era común a principios del mes observar en los supermercados el pago con esos vales, que ya no eran solamente para cubrir gastos menores,sino que se habian constituído en una cuasi-moneda.

Era muy bueno el negocio al punto que cuando hubo que renovar la vigencia de la ley las Cámaras que agrupaban a las empresas emisoras, comenzaron a mover sus hilos para que no se cortara el chorro de su altisima rentabilidad.

El tema estaba en la Comisión de Legislación Laboral de la Cámara de Diputados de la Nación, pero el Presidente de esa Comisión no parecía dispuesto hacia la prorroga de la ley y mucho menos a aumentar el porcentaje del 15 al 20% del sueldo en bonos. Veterano abogado laboralista (Diputado de Moyano, lo llamaba por entonces Clarín) no parecía para nada permeable a las pretensiones de la Cámara Empresaria, por lo que iniciaron un curso de acción distinto, y fueron a hablar con el hijo (tambien abogado laboralista) para tocarlo a ver como se podía arreglar.

El hijo le dijo al padre como venía la cosa, y acudieron a la Justicia, que los acompañó autorizando y certificando cámaras ocultas para documentar el ofrecimiento. Arrancaba de U$S 20.000 mensuales por dejar la cosa como estaba (habia una posibilidad de que la ley fuera derogada y se quedaran sin respaldo legal) depositados donde ellos (los presuntos corruptos) indicaran, a una de máxima que era de U$S 1.000000 (un millon) anuales si se ampliaba el márgen del 15% al 25%.

Resultado: las pruebas fueron a la Justicia, la Ley fue derogada, los que intentaron la corrupción están procesados, y los trabajadores perciben sus salarios en forma remunerativa.Y las Empresas tuvieron que cerrar sus puertas y se perdieron un muy buen negocio, que tan rentable sería para ofrecer semejantes coimas.

Cuando algunos boquiflojos/as hablen de Hector o Mariano Recalde sería bueno que les recordaramos la existencia del viejo jabón Federal para que higienicen ambos extremos del aparato digestivo....

Para mayores precisiones técnicas sobre el tema aca.

4 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Lanata ya no sabe como seguir su show. Mire que llamar a Ocaña cumpa...

Flavia dijo...

Si, en la vorágine de esta realidad K, estas cosas van pasando al olvido y parecieran 350 años de ocurridas, no? Pero fue nomás hace unos añitos.
A uno que le ha tocado ver corruptelas de las buenas, le duele que se llenen la boca hablando de este gobierno así. Que no es que no las haya, no, no. No hablamos del chiquitaje, ni de los burócratas de oficinas alejadas o cercanas.
Hablamos de un espíritu de época.

ram dijo...

¿Se acuerda de la "síntesis" planteada por uno de los coimeadores a los Recalde?. De "si no preferían pasar de la bicicleta al Mercedes".
Disyuntiva fulera, eh!, un Mercedes, y se quedaron con la bicicleta.

Daniel dijo...

Uyy y yo que pensaba que los únicos incorruptibles eran los troscos (?!).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails