viernes, 17 de mayo de 2013

Con una pequeña ayudita de Videla


Las repercusiones por la sospechas del ex-periodista estrella del progresismo contra Susana Trimarco, fueron bastante altas, pero tal vez no tan esperadamente cerradas en defensa de la madre de Marita Verón. Una línea riesgosa que evidentemente el gordo cruzó muy mal. En términos políticos, con alto costo. Pero como a la política el susodicho la practica mediaticamente, es en los medios donde se pueden obtener perjuicios o beneficios.

Amén de la disputa que tenga Clarín con el proyecto nacional y popular, es evidente que buena parte del periodismo se la tiene jurada al amigote de Tenembaum, y le dan sin ningún remordimiento en cuanto programa haya por afuera de la usina clarinera; por lo que era de esperar que hoy, la repercusión negativa a sus sospechas, iba a ocupar buena parte del espacio radioeléctrico. Sin embargo, pasó algo inesperado, casi que una providencia, se murió un genocida, y necesariamente, el aire se corrió de lugar. Una pequeña ayudita sin dudas.

1 comentario:

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Hay bolsas de mierda que no tienen fondo,cada vez se hunde más. No sé cómo lo hacen, pero lo logran

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails