jueves, 16 de mayo de 2013

Volver a salita rosa....




Cada dos años hay elecciones, ya sean éstas las presidenciales y de gobernadores, senadores, diputados intendentes, concejales etc., o las llamades de "medio término" donde en general no se eligen cargos ejecutivos, si no legislativo, ya que las cámaras nacionales, provinciales, y concejos deliberantes se van renovando por mitades. Salvo los Senadores Nacionales, que tienen mandato por seis años, que se van renovando por tercios, todos los mandatos electorales ya sean ejecutivos o legislativos, son de cuatro años.

Ahora bien, cada dos años en forma recurrente, junto a las discusiones internas de las diversas fuerzas políticas que deben integrar las listas de candidatos, aparecen las "sospechas" de fraude electoral, debidamente fogoneadas por aquellos que saben que van a perder y se largan alegremente a empiojar el sistema electoral.

El sistema de identificación de los habitantes del suelo patrio, está considerado como uno de los mas avanzados del mundo. Basado en los Padrones Militares, allá hace mas de cien años se tomó como base para la confección de los Padrones Electorales cuando se sancionó la Ley Saenz Peña. Todos los ciudadanos, al cumplir los 18 años concurriamos al Registro Civil con la correspondiente foto, se nos tomaban las impresiones digitales, y se nos entregaba una libreta grandota, marrón, con un numero troquelado en su tapa y sus páginas, que nos acreditaba como ciudadanos con derechos y obligaciones. Derecho a entrar al cine a ver una película de la Coca Sarli, a emitir el voto en las elecciones, y obligaciones como cumplir con el Servicio Militar Obligatorio, en la Fuerza Armada que se determinaba por sorteo según los tres ultimos números de nuestra Matrícula Individual. Tambien acreditaba identidad, y constancias de haber votado. Es decir un solo documento que servía para muchas cosas, cuyo unico defecto residía en su tamaño, que no lo hacía práctico, pero debemos recordar que había sido concebido a fines del siglo 19 al sancionarse la Ley del Servicio Militar Obligatorio.

El número era único e irrepetible, y nos acompañaba hasta el último trámite de nuestra existencia, ya "post mortem" en que nuestros deudos lo entregaban a la funeraria para que ésta tramitara nuestro certificado de defunción en el mismo Registro Civil donde habia comenzado nuestra historia ciudadana.De allí partía al Distrito Militar correspondiente donde se nos daba de baja de las listas de reservistas, y terminaba su recorrido en la Justicia Electoral, donde se nos daba de baja de los padrones. Ya éramos historia y nuestro documento y nuestra Matrícula Individual seguía haciendo su camino, hasta que finalmente era incinerada en presencia de los apoderados de todos los Partidos Políticos, que controlaban que nadie pudiera volviera a votar en nuestro nombre, aún si por un error la Justicia Electoral, no nos hubiera sacado de los padrones.

En 1947 al sancionarse la Ley del Voto femenino, por consecuencia hubo que empadronar a todas las ciudadanas mayores de 18 años, y se creó la Libreta Civica, de color azul oscuro, con un tamaño mas acorde "a la cartera de la dama", y obviamente había que darles un número, por lo cual se empezaron a repetir numeraciones.Cosa que no acarreaba ningún problema ya que ambos documentos eran totalmente diferentes, y existían padrones electorales por separado, Masculino y Femenino. Las nenas con las nenas, y los nenes con los nenes.

Fueron pasando los tiempos y un dia apareció el DNI. El DNI es unisex; mismo formato y color para todos por lo que se complicó lo de los números por lo que a los troquelados se les agregó una M y una F al final para diferenciar claramente si es un hombre o una mujer al que corresponde el documento. Finalmente, la informática nos trajo el documento actual, (el que yo mismo tengo, despues de haber pasado por la L.E., el DNI y ahora la celeste con la cédula) siempre con el 5.381.277, ahora con la M al final.

Ahora, una vez mas los que se saben perdedores, siguiendo los manuales de la CIA, al pie de la letra han descubierto el agua tibia, y que hay hombres y mujeres con el mismo número de documento, lo que según ellos es prueba irrefutable del fraude que se está preparando para las elecciones de octubre. A tal punto es de burda la maniobra que un amigo, muy anti "K" me consultó porque sospechó que no podía ser tan burda la maniobra. Pero claro, mi amigo tiene la primaria completa, cosa que parece que los repetidores impenitentes de cadenas de mail y facebook, no llegaron...

Por consecuencia, tampoco saben que los extranjeros con radicación permanente, tienen un DNI igual que los Argentinos nativos, naturalizados o por opción (argentino por opción es todo hijo de argentino nacido fuera del país que opta por la nacionalidad Argentina) salvo que su numeración comienza a partir de 90.000.000. Y no entran en los padrones electorales, ya que contrariamente a lo que dicen "que les dan DNI a los Bolivianos y paraguayos para que voten a la yegua" los extranjeros no pueden votar salvo para cargos municipales, para lo cual deben empadronarse voluntariamente, de allí la existencia por separado de la Mesas de Extranjeros en los comicios.

Todo esto es para recordar algunas cosas y tener los argumentos bien a tiro, por si se dá la conversación, ¿vio?, ya que hay mucha gente por ahí que nunca se preocupó cuando Harguindeguy dijo que "las urnas están bien guardadas", pero ahora se preocupa poque cada dos años las sacamos a relucir. Pero bueno, hay mucha gente que aún no egresó de la salita rosa....

3 comentarios:

Manuel El Coronel dijo...

no egresaron porque la maestra jardinera justamente era Harguindeguy. Muy bueno el raconto cumpa, desconocía lo de los números repetidos, es que yo soy de la generación de los verdes, vio...

Ckeshu Sisa dijo...

Una pequeña corrección. Mi marido nació en San Juan de Puerto Rico, hijo de padres argentinos. Volvió al país cuando tenía un año de edad, en el ´74. Cuando Perón regresó, mis suegros decidieron volver a la Argentina. Mantuvo la nacionalidad norteamericana, sólo tenía residencia permanente, DNI para extranjeros COLOR MARRÓN(no igual al de argentinos nativos, naturalizados o por opción), 92 millones. Y la foto estaba en la 3era hoja del dni.
Este año, se hizo argentino por opción. Tiene ahora DNI tarjeta, en el que figura la fecha en que optó por la ciudadanía además de la fecha de nacimiento. Y le cambió el número. Pues los que empiezan en 90 millones son extranjeros. Ahora su dni comienza en 19 millones.
Creo que dni para argentinos naturalizados o por opción son a partir de 18 millones. Y obviamente, al haber adquirido la nacionalidad argentina, ya les corre la obligación de votar.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Gracias Ckeshu! ¡Las precisiones ayudan!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails