lunes, 15 de noviembre de 2010

La cuestión de las prácticas sustentables en la ganadería

André Voisin

Lo había olvidado ya, pero para seguir un poco con la línea de este post de Antonio, a continuación posteo un resumen de un artículo que publicamos en la Revista 2010 de Junio de este año y que lamentablemente no esta disponible en la web, con algunos agregados (sin cursiva):

El sistema de Pastoreo Racional Voisin (P.R.V.) se encuentra en las antípodas operativas, ecológicas y hasta ideológicas de la cría o engorde de ganado en feedlots o de forma convencional en grandes potreros tratados con agroquímicos o roturadores de suelos.

Básicamente lo que propone Voisin es un aprovechamiento del suelo como recurso que además no lo dañe sino que por lo contrario lo sane y lo fertilice con cada práctica. Para ello es indispensable que el ganado casi que ni camine por los pastos, por los que los grandes potreros son reducidos a pequeñas superficies divididas por alambrados eléctricos donde los animales se ponen a pastorear, y como incluso ven que el espacio es reducido, deciden no elegir los pastos y por mera competencia comen lo que tienen más cerca de la boca, casi sin caminar, pues además cada pequeño corral tiene su propio bebedero que provee el agua. Esto genera en una pequeña porción de superficie el depósito de altísimas cantidades de bosta y orina, de los elementos responsables de generar y regenerar la vida del suelo y asegurar su estructura, porosidad y humedad. El ganado es cambiado de parcela cada día, o a lo sumo cada dos días, por lo que implica una actividad humana distinta al pastoreo convencional en grandes potreros, donde los animales solo son revisados visualmente. En el PRV es necesario convivir con ellos, pues por lo general son cambiados de corral caminando a su lado. Es una invitación a relacionarse profundamente con el entorno.

La alta concentración de orina y bosta que se genera, y su homogénea distribución, evitan cualquier tipo de acción sobre el suelo que podría dañarlo, por lo que los pastos que cortaron con sus bocas las vaquitas, en unos días están rebrotando listos para ser comidos nuevamente. Además, teniendo en cuenta que la mayor actividad biológica del suelo se genera en sus primeros 20cm de profundidad, esa materia orgánica depositada por los animales es transformada rápidamente en nutrientes inorgánicos que son los que naturalmente le brindan la fertilidad necesaria al suelo para poder luego producir alimentos, eso sí, eligiendo una forma de cultivo que no lo agreda. La siembra directa sin agroquímicos es una buena opción (otra es la siembra al voleo, a mano o con desparrapadora, luego de una linda lluvia, para poner a pastorear ahí donde se sembró, de inmediato y por un día a las vaquitas, como para que pisen la semilla y la sepulten)

Pinheiro Machado (ingeniero agrónomo brasileño, divulgador del PRV) se quedó asombrado al enterarse que en Argentina, el pasto denominado gramón, era combatido por los productores agropecuarios. Es uno de los pastos más nutritivos para el ganado; pero las Multinacionales de Agroquímicos lo consideran una maleza y la única forma de combatirlo es usando los herbicidas que ellas proveen.

El P.R.V. es por supuesto una alternativa al constante envenenamiento de los suelos, y por ende, es totalmente ninguneado en las Facultades de Agronomía, cada vez más parecidas a academias de vendedores de insumos de la Monsanto-Cargill, Dupont, Syngenta y otras.

Por este motivo el PRV es una herramienta de lucha contra la proliferación de los agrotóxicos en nuestros campos, ya que su implementación debe sí o sí darse en armonía con la naturaleza, evitando cualquier acción dañina (mecánica o química) contra ella.

Además el PRV le devuelve a los establecimientos agropecuarios una vitalidad cada vez menos frecuente, pues al ser necesaria la constante presencia de personal controlando y cambiando de corral a los animales, no sólo aumenta su mano de obra, sino que también favorece el retorno de las actividades rurales de forma familiar y natural. Porque todavía no lo he dicho, entre otras cosas el PRV permite producir más cabezas de ganado por hectárea, haciendo que no sólo sea más rentable la producción ganadera, sino que los pequeños productores poseedores de unas decenas de hectáreas, vean aumentados sus ingresos mientras además, por si fuera poco, cuidan el único recurso económico que poseen, el suelo.

5 comentarios:

el ojo blindado dijo...

Manuel, tiene nocion si en algun lugar de la Argentina se utiliza este sistema ??

manuel el coronel dijo...

Si ojo, está extendido en el litoral y en la pampa húmeda, pero por supuesto, ninguneado.

Cehaj dijo...

Estimado “Fusilado”

El 10 y 11 de diciembre realizaremos las 3º Jornadas de Revisionismo Histórico en la ciudad de La Paz (Entre Ríos).

El lema de este año es: Recreando el Pensamiento Nacional, Popular y Latinoamericano. Nuevos aportes, Nuevas miradas

Nos acompañan historiadores, escritores, blogueros, periodistas…

Están invitados. Muchas gracias.

Blog: http://3jornadasrevisionismo.blogspot.com

Antonio (el Mayolero) dijo...

Ojo Blindado; tengo un par de amigos que lo hacen con muy buen resultado. Uno en Olavarría y otros dos en Bordenave con el agragado que uno de ellos, lo hace en campos certificadamente orgánicos. Hace un par de dias vi en el Canal Rural una nota poroducida por el INTA donde visitaban el campo de uno de ellos, y el explicaba como era el manejo.

manuel el coronel dijo...

Compañero Cehaj, gracias por la invitación!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails