sábado, 6 de noviembre de 2010

La juventud politizada (y algunos recuerdos de los 90). Escribe el cro. horca



Bueno, ya habíamos comentado un poco sobre el compañero horca acá.

Ahora tenemos la posibilidad de leer un artículo suyo, para el fusi. Gracias compañero:

La juventud politizada (y algunos recuerdos de los 90)

Por el cro. Horca

Ser joven es ser kichnerista. Esta es la consigna que tenemos que desparramar ahora. La muerte de Néstor Kirchner abrió una grieta inmensa en el sentido común de la sociedad y especialmente en los jóvenes. Obviamente que la situación ya venía perfilándose con el acto en Luna Park, el heroísmo “transgresor” del gobierno y ese rumor dulzón que dio vueltas entre militantes y blogueros acerca de que Kirchner pedía una sola cosa a la juventud: “córranme por izquierda, vamos, no se duerman, no defiendan solamente, avancen, córranme por izquierda”.

¿Por qué tardamos en entender esta requisitoria? ¿Por qué dudamos en dar el paso que damos ahora, afiliándonos compulsivamente a distintas agrupaciones o partidos defensores del proyecto nacional? Una razón es que Kirchner ocupaba demasiado bien el espacio de la inventiva, la imaginación, la polémica. Otra, que no tenemos todavía cien o doscientos cuadros juveniles preparados para organizar las acciones que este país necesita para mejorar. Pero detrás de la causas políticas, atendibles, hay una cultural, a la que se subordinan. Es la siguiente: todavía no lográbamos desprendernos del concepto de juventud que inventó el neoliberalismo en los 90. Todavía dominaba, en parte, la noción de que un joven es alguien básicamente despolitizado, desinteresado, individualista, fanático de MTV o afines, participante de una “tribu urbana”, oyente de Pergolini, de Fernando Peña, incapaz de pensar en otra autodeterminación y libertad que la que dan las vacaciones. Durante esa época oscura, esa verdadera Edad Media de la cultura democrática, la clase dominante organizó un consumo cultural destinado a fomentar el descompromiso, la duda, la incertidumbre ideológica, el desdén, la apatía, la ignorancia. Se propuso invertir los valores de la militancia y su triunfo fue enorme. Los símbolos de la política fueron convertidos en enigmas, en antigüedades, en jeroglíficos. Declaraciones cínicas, que hoy felizmente nos horrorizarían, eran expedidas sin el menor empaque, por cualquiera, todo el tiempo. Un caso que se me viene a la mente es el de cierta edición de la revista Rolling Stone de fines de los 90. Era un anuario y poseía algunas entrevistas a figuras representativas de la década, a las que se interrogaba, precisamente, por representar "perfiles de los 90". Déborah de Corral, una de las invocadas, contestaba textualmente “soy bien de los 90, bastante individualista, y si me pone mal que a algunos amigos les vaya para el orto, no me retuerce”. Al lado de esta declaración había una foto suya, de cuerpo entero, en una posición desafiante y cansada.

¿Déborah de Corral era una agente de la CIA? No, era una joven de los 90. Y como cualquier joven, quería solucionar el conflicto del paso a la adultez por medio de la adopción de los usos y costumbres de sus contemporáneos. Dolores Barreiro dijo lo que “se suponía” que había que decir. No quiso desentonar, no quiso quedar afuera. No podemos juzgar ese deseo de integración, porque es lo más humano que existe, y el precio del aislamiento resulta bastante alto. Los que desentonan no sólo quedan afuera de tres o cuatro tics generacionales: quedan desubicados en fiestas, desubicados en su grupo de amigos, desubicados en la universidad, en el barrio, en la peluquería, tienen problemas para conseguir pareja, para elegir una vestimenta, para encontrar un trabajo (recuerdo con espanto algunas conversaciones con el personal de Recursos Humanos, donde había que repetir una monserga empresarial pestilente y vacía no ya para obtener el puesto, sino para evitar la humillación y la burla; estas lacras psicológicas aún existen y nos asedian); abreviando, los que desentonan no son jóvenes, ni chicos, ni adultos: son bobos sin edad, aburridos sin remedio, depresivos sin medicación y raros sin gracia.

Esta situación, como dijimos arriba, forma parte de la socialización y no podemos cambiarla. Lo que sí podemos hacer, hoy, es conocer su funcionamiento y aprovecharla. Los medios han prestado atención al inesperado advenimiento de jóvenes gritones y compungidos por la muerte de un ex presidente. No esperaban este fenómeno y lo examinan con una curiosidad que pronto dará paso al análisis y por fin a la condena. Pero no importa; nos están prestando un servicio inmenso, porque difunden actitudes y emociones que no se condicen con el supuesto “desprestigio de la actividad política” que centenares de operadores a sueldo han estimulado y luego encuestado y finalmente instalado como norma de la conciencia. Y nosotros tenemos que aprovechar esta situación de desconcierto para propagar una consigna: se terminó la juventud de los 90. Definitivamente. La crisis del 2001 permitió quebrar en parte ese consenso, pero todavía dio lugar a politizaciones vagas, ligadas al romanticismo troskista o la simple desorganización, por falta de estructuras, de programa, de ideología y sobre todo, de líder. Pero ahora se terminó, por fin, todo eso, y con eso, la juventud de los 90. Esto quiere decir que nosotros, los jóvenes politizados, somos los que tenemos la regla de admisión o exclusión al concepto de lo que es un joven. Somos los que podemos instalar la idea imprescindible de que un joven no puede no saber qué hizo Kirchner, qué es la AUH, a qué intereses responde Clarín, cuál es la interna de la CTA, qué fue el Consenso de Washington, etc., etc. Esto no se debe a una directiva genial emanada de la conducción kirchnerista, sino a méritos propios. El manejo diestro de la tecnología, de internet, cosas que el establishment no se cansó de adjetivar como “el futuro” es la punta de lanza de nuestra legitimidad. Kirchner sabía que necesitaba una juventud, pero no sabía nada de blogs. No podía imaginar, ni él ni nadie, que en poco tiempo iban a aparecer doscientos o trescientos analistas políticos menores de 40 años capaces de burlarse del estilo brumoso y falaz de Van Der Kooy. Parecemos modernos y lo somos. Por eso tenemos derecho a que nuestras premisas constituyan la nueva subjetividad joven.

Me acuerdo de otra frase, pronunciada por Rozana Presutti, el personaje que hacía Mercedes Morán en la serie Gasoleros. La cincuentona Roxana comentaba, entre llantos, que ella había militado en los 70 y leído libros de historia y política “porque no quería que pensaran que yo era una boluda”. Por lo tanto, lo que hay que estimular, ahora, son las ansias de pertenencia a la “juventud” que despertó la muerte de Kirchner. Y tenemos que generar una incomodidad enorme en los jóvenes que se nieguen a aceptar el cambio de rotulación. Tienen que sentirse desacomodados, fuera de lugar, casi obligados a participar, de la forma que sea. No hay que entender estos párrafos como una propuesta de manipulación. Como no existen actitudes “naturales”, ni en los jóvenes ni en nadie, lo que hay son acciones sociales y más precisamente, una disputa política por la dirección de esas acciones. Podemos quedarnos tranquilos en lo siguiente: si no nos apropiamos del concepto de lo que es un joven, otros lo harán en nuestro lugar. Basta pensar en Casi ángeles y la remilgada y estúpida juventud macrista, cuya única utopía en la vida es conseguir entradas gratis para un recital o, en su defecto, pagar.

27 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

Leyendo esto, no pude menos que repetir aquella frase ¡¡La Puta que vale la pena estar vivo!!!
Y lo dice un joven militante de 68...

manuel el coronel dijo...

pero usté también es un joven K compañero!

"lo que hay que estimular, ahora, son las ansias de pertenencia a la “juventud” que despertó la muerte de Kirchner. Y tenemos que generar una incomodidad enorme en los jóvenes que se nieguen a aceptar el cambio de rotulación."

eso me parece fundamental.

Ricardo dijo...

Antes de empezar a leer me pareció acertadísima la elección de Deborah del Corral como imagen de la juventú noventista.
Después leo y veo que forma parte de un gran texto. Que memoria para recordar la línea de Morán en Gasoleros.

Abrazos.

manuel el coronel dijo...

Fue toda esa vanalización Ricardo, donde Pancho Dotto era el mesías de muchos

Unfor dijo...

Ojo, que tenemos por ejemplo a la "rebelde" Celeste Carballo que dijo: "Por favor, que siga Cavallo mil años más".

Tremendo artículo, Manuel!

DP dijo...

Perdón, pero los '90 no fueron sólo un páramo neoliberal... salvo para el que lo quiera medir desde las revistas y la "Tv política".
En los '90 también hubo importantes luchas de la juventud; al menos en algunas provincias como Salta, Jujuy y Neuquén. Fuerzas que luego se generalizaron con el fin de ciclo del menemismo -que le terminó estallando a De la Rua en 2001-.

Por otra parte lo del "romanticismo trotskista" corre por cuenta del autor del neologismo: hoy el trotskismo (en especial el PTS) es parte fundamental del fenómeno más importante que se da en la clase trabajadora: el llamado "sindicalismo de base".

Si se considera que con "100 o 200 cuadros" se arregla el país, o perdieron las proporciones del mismo o, lo más probable, sólo quieren desarrollar una política "de aparato" (burguesa).

saludos,
DP

Daniel Mancuso dijo...

Me encantó la nota del compañero, reafirma mi sentimiento juvenil a pesar del medio siglo y confirma que esto recién empieza y está bueno, los tiempos por venir van a ser divertidos, abrazo

Daniel Mancuso dijo...

Disculpen, pero el fenómeno más importante del sindicalismo es el peronismo, mal que le pese a los troscos, y Néstor se encargó de demostrar que el peronismo es la herramienta para la felicidad del pueblo y la solución de los conflictos. Las historias revolucionarias de otros países fuera del continente son muy interesantes para una clase de historia universal, pero no se pueden extrapolar automaticamente como hacen los esos muchachos, saludos

DP dijo...

Daniel: ¿"felicidad del pueblo y solución de conflictos"? ¿A los tiros, como Pedraza, querés decir? ¿Con (casi) la mitad de la clase trabajadora en negro y precarizada? ¿Con sindicatos manejados por sindicalistas-empresarios?

Daniel Mancuso dijo...

Ta bien, hagamos un ejercicio:

Jorge Altamira presidente en 2003, ahora Vilma Ripoll presidenta, Pitrola jefe de la CGT... ¡Qué cuadros!
viva la revolución, la reforma agraria, la estatización del Sheraton hotel, carajo...

manuel el coronel dijo...

Dp,sindicalismo de base? jate joder y lee esto:

http://elblogdelfusilado.blogspot.com/2010/10/cooperativas-de-trabajo-tercerizaciones.html

Además DP, nadie niega la militancia en los noventa, pero, cual era el hiloconductor? la utopía que los mueve a ustedes ahora apesar de las mayorías. Un individualism de a grupos. Sin embargo el kirchnerismo le dió objetivo concreto a la militancia que hoy lo milita y que es mayoría, que va desde la Tupac hasta los Putos Peronistas.

No te da verguenza endilgarle el asesinato de Mariano Ferreyra a un gobierno que nunca reprimió? máxime sus agrupaciones, que tienen como líder o líderes a tipos que fusilaron anarquistas en nombre de una revolución más burguesa que el peronismo?

el octubre del 17 atrasa compañero. el 17 de octubre es hoy (Bergman un potoro al lado mío (?))

Antonio (el Mayolero) dijo...

¡¡Coronel!!! Me extraña, ¿no sabe acaso que en el sindicalismo de base es fundamental el apoyo a la Sociedad Rural Argentina, y a Confederaciones Rurales Argentinas? ¿Pretende usted ignorar la importancia de cuadros como Biolcatti y Llambías, o mas cercano a Usted, Jorge Srodek. La revolución verdadera pasa por ahí por esas masas del campesinado... Y los jóvenes de la FAA...

el ojo blindado dijo...

Sobre la juventud:
La otra noche fui a ver a JAF y al margen del exelente show, en un momento dijo "ahora vamos a hacer algo que tecnicamente es espantoso pero sumamente necesario", entonces subieron 7 pibes (de no mas de 15 años) con sus 7 guitarras y sus 7 amplificadores y tocaron una cancion todos al mismo tiempo, efectivamente fue tecnicamente espantoso pero todos los pibes terminaron la cancion emocionados, luego siguio el repertorio y JAF aclaro "los jovenes deben tener un espacio donde expresarse, si no se pasan el tiempo preparandose, terminan decepcionados y decantan en otros sitios no productivos, por eso recien tocaron los chicos"
Y lo dijo (e hizo) un tipo de 52 pirulos que de progre no tiene un pelo (literal).
Como para resumir...

manuel el coronel dijo...

Ojo, groso jaf, no sabía esa. LA verdad que es muy buena la anécdota.

Sindicalismo de base no imponible Antonio...

il Postino dijo...

"comentaba, entre llantos, que ella había militado en los 70 y leído libros de historia y política “porque no quería que pensaran que yo era una boluda”. Cuando tengamos que explicar en muchos años cómo fueron los finales de los noventa, mostraremos Gasoleros, gran relato de Pol-KA. ¡y qué memoria!

Ester Lina dijo...

EXCELENTE TEXTO COMPAÑEROS! INTERESANTE ES EL TIEMPO QUE VIVIMOS. Me da mucha esperanza el rol de la juventud. No me sorprende, porque mis hijos militan, pero yo soy grande y trabajo también en esta ciudad de San Nicolás.
Yo creo que, o llevamos a cabo este modelo, o bien nos sometemos al FMI, el organismo casi derrotado. Aún así, insiste a Argentina y a América Latina con las “recomendaciones” que llevaron a la debacle: plantea reducir la intervención del Estado, ajustando el gasto público para enfriar la demanda, y permitir la apreciación del tipo de cambio.
Solamente con leer esta recomendación, y aunque no tuviera una sola noticia de los logros K, me pondría a defender el gobierno nacional y popular!!!

Natalia dijo...

yo fui adolescente a finales de los 90, comienzos del 2000 (cumplo 26 años este mes) y en esa época a ninguno de nosotros nos interesaba la política en lo más mínimo, todos detestabamos al Carlo, pero bueno, es que el tipo es detestable de por si, super morboso, asqueroso (cómo hubo gente que votó por él 3 veces, uno de los grandes misterios de la historia argentina), pero para nosotros la política era algo muy alejado de la realidad en la que vivíamos, yo nunca fui una chica MTV y siempre me ha gustado leer y la ciencia (soy medio geek lo admito) pero la onda política nos parecía super antigua en esa época

La primera vez que voté a Presidente, fue a Néstor, porque lo escuché hablar y me gustaron sus ideas, no lo seguía muy de cerca en esos tiempos (yo tenía 18 1/2 años más o menos)pero dije, no puede ser peor que de la Rua o el patilludo y la verdad fue que no me equivoqué

Por aquellos tiempos yo ya estaba en más de mitad de carrera en la UBA, aunque nosotros los ingenieros no tendemos a participar tanto en política como digamos los politólogos, los sociólogos, etc; comencé a ver afiches de pinguinos y de apoyo a Néstor incluso en mi facultad, la gente se estaba involucrando con el proyecto

Cuando terminé, me fui a España a estudiar la maestría, pero comencé a seguir asiduamente lo que sucedía en el país, hablaba con mis compañeros de universidad y me contaban de sus idas a las marchas y demás, lo de los cuadros en la ESMA fue un momento que marcó a nuestra generación, recuerdo que un amigo me dijo: al fin tenemos un presidente con los huevos para hacer lo correcto así sea complicado

Luego volví, conseguí laburo y me fui involucrando más y más con el modelo, comencé a seguir activamente blogs, de vez en cuando asistía a encuentros (tengo amigos en la Cámpora que me invitan) y finalmente abrí mi blog, me sumé al movimiento nac&pop, abrí Twitter, he tenido la oportunidad de conocer gente maravillosa, sufrimos la muerte y el velorio de Néstor en vivo, fuimos a la Plaza, a la Rosada, vimos a los pibes que nos siguen (los que ahora son adolescentes y universitarios) llorar por la pérdida de su "padre" político

Si en el 2002 alguien me hubiese dicho que iba a llorar por un político, les hubiese dicho que estaban locos, pero Néstor nos marcó a nosotros, los de esta generación que lo conocimos siendo Presidente cuando éramos adultos jóvenes, que apoyamos el proyecto por la fuerza de sus convicciones

Ahora apoyaremos a Cristina y seguiremos formando a los chicos que vienen detrás nuestro, hoy ves chicos de 14 años que preguntan dónde pueden militar y ese es el más grande legado que ha dejado el kircherismo: recuperar la fe en la política y que entre todos podemos hacer un mejor país

Un abrazo

Natalia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natalia dijo...

pensándolo bien, esa última reflexión va bien para un post propio, directo para mi blog entonces ;)

http://yobancoanestor.blogspot.com/2010/11/el-impacto-del-kirchnerismo-en-mi.html

el ojo blindado dijo...

Algo peor, en los noventa (donde transcurrio toda mi adolescencia), los adolescentes veiamos a Carlos como el idolo, se comia todas las minitas que visitaban Argentina, tenia una Ferrari, jugaba futbol, bascket, corria carreras, todo eso mientras nos vendia el primer mundo.
Eso era lo mas cercano a una charla de jovenes sobre politica.

DP dijo...

Manuel el coronel: lamento su ignorancia respecto al sindicalismo de base: le nombro un poquito: subte, aeronáuticos, telefónicos, kraft, pepsico, fábricas metalúrgicas, Zanon (fábrica neuquina bajo control obrero y expropiada hace poco a la patronal). ¿Le suena algo de esto?

Respecto al PO no sé qué decirle: tienen un compañero asesinado por la mafia de Pedraza (un tipo que se arrimó al gobierno, aunque ahora éste último se haya "despegado" -hermano de Mariano Ferreyra dixit ayer en Página/K-).

Antonio el mayolero: no sé de qué me hablás respecto a la burguesía rural, esa que ganó millonadas con la devaluación del peronismo de Moyano y Duhalde en 2002 (y que el kirchnerismo aprovechó y mantuvo).
En el conflicto de 2008 entre dos sectores burgueses (el gobierno y los oligarcas del campo) los del PTS mantuvimos una posición independiente de ambos bandos patronales. Incluso en una asamblea de la Kraft-terrabusi, evitamos que el PCR, maoísta para más datos, llevara a que los obreros hicieran un corte y manifestación en apoyo de estos explotadores millonarios.

Así que nada más lejos del trotskismo que el apoyo a la mesa de enlace sojera y demás opositores derechistas...

Lean un poco muchachos, no nos metan a todos en la misma bolsa...

saludos
DP

manuel el coronel dijo...

DP, el tema es que hablar de sindicalismo de base es un poco difuso. Decime, qué pueden hacer los compañeros de Zanón para evitar que a los compañeros que toan fábricas los hechen a la calle más que el asesoramiento legal? Nada.

La organización vence al tiempo viejo, y corruptos hay en todos los movimientos, que claro, cuanto más masivos sean, más tendrán. Pero es algo a combatir.

Yo te recomiendo, ya que estamos en tren de recomendar, que revises hoy bien las condiciones laborales de los compañeros camioneros como para ver la importancia de la organización con respecto a la disputa del poder.

DP dijo...

manuel el coronel: ¿"difuso"? Se ve que conocés poco. Y no hablo de leer el semanario La Verdad Obrera... hablo de leer los diarios como Página12, Clarin y LaNación. Ellos han dado cuenta (y denominado así)al fenómeno del "sindicalismo de base" (llamados sus dirigentes unos años ha por la revista 23 como "los flacos").

¿Qué pueden hacer los trabajadores que toman fábrica y qué Zanon? No sólo "asesoramiento legal" (eso lo hicieron los abogados peronistas para decirles a los obreros con las fábricas cerradas que no siguieran a Zanon y a los "zurdos" ya que estábamos "por fuera de la legalidad"), sino una política clasista, antiburocrática y combativa. Hablo en concreto de coordinardoras y asambleas regionales, como se hicieron en Neuquén los últimos años, y como se hizo este año en la zona norte, con dos encuentros obreros (abril y agosto) en pos del apoyo mutuo y la solidaridad activa entre los distintos sectores del sindicalismo de base.
Te dejo un par de notas para que te anoticies:
http://www.pts.org.ar/spip.php?article15030

http://www.pts.org.ar/spip.php?article15744

http://www.pts.org.ar/spip.php?article15768

O sea que se puede hacer mucho, siempre y cuando no esperes la "tutoría" del Estado, que siempre, tarde o temprano, termina jugando a favor de la patronal. O preguntales a los 600 despedidos de Paraná Metal qué opinan del Ministerio y los dirigentes de la CTA... Ojo que tampoco la CGT jugó ahí ningún destacable rol.

La organización vence al tiempo? Sí, pero también puede vencer a la corrupción, si hay métodos de democracia obrera directa, como están plasmados en los estatutos del ejemplar Sindicato ceramista de Nqn:
http://www.pts.org.ar/spip.php?article4342

El movimiento obrero necesita un movimiento masivo. NO es como vos decís, que así es probable que haya "corruptos". Lo que puede reducir al mínimo eso es justamente los métodos como los que se propuesieron los ceramistas, con cargos en el sindicato donde está prohibida la reelección, los cargos son rotativos (incluso en el proceso de producción) y los salarios igualitarios.

Por último, sé lo bien que están los compañeros del sindicato de camioneros. Cosa que contrasta enormemente con la situaciónd el grueso del proletariado argentino, con más de un 36% de ellos en negro y precarizados.
Una cosa es señalar a un sector que hoy está bien, y otra definir la situación general de quienes crean toda la riqueza del país... Moyano quiere la organización y el poder, pero para disputarlo dentro del "armado kirchnerista-gubernamental". Es un poder de las bases obreras subordinado a las disputas de Moyano por el poder entre los "aparatos" del poder del Estado, del PJ -o FpV, como prefieras-, del empresariado, etc.
No es un "poder obrero" políticamente independiente.

saludos, y que siga el debate.
DP

manuel el coronel dijo...

Es que en el rol del estado DP, está nuestra diferencia insalvable.

De todsa maneras la organización de una fábrica recuperada, como Zanón o Pauny, es justamente la que yo desearía para todas. Pero bueh, ahí aparece para mi lo que para vos no debiera estar, el estado como garantía de poder, de los trabajadores, claro.

Abrazo y que siga, sí.

Antonio (el Mayolero) dijo...

¡¡Sigue la búsqueda del mujik por la Pampa Húmeda!! Mientras tanto podrian asesorar a los compañeros de Zanón con la experiencia de la conducción del SOIP...

Helena, dijo...

Los invito a leer el post completo: http://castillosenaire.blogspot.com/2010/11/la-juventud-se-conformara-con-migajas.html

Yo me pregunto: ¿La “juventud” se conformará con migajas?

"Lamento" informar que hoy ser joven no es sólo ser kirchnerista, sé que prefieren mirar la Plaza con muchos jóvenes que sintieron propios muchas de las cosas implementadas por el kirchnerismo… pero parecen olvidar que fuimos también jóvenes los que durante dos meses mantuvimos tomadas escuelas secundarias, facultades, institutos, terciarios y nos unimos al grito de “Macri y Kristina desfinancian la educación”; parecen olvidar que fuimos también jóvenes los que cortamos las calles y las rutas de Buenos Aires mostrando que no íbamos a permitir que la multinacional Kraft dejara en la calle cientos de familias mientras nada hacía el Ministerio de Trabajo y este gobierno kirchnerista más que mandar a la montada para reprimirlos y que hoy tenemos compañeros procesados por ello; parecen olvidar que fuimos y somos también jóvenes quienes defendemos la lucha de los trabajadores tercerizados del Roca, de Pepsico, de Felfort y de miles de lugares más, porque son millones los trabajadores tercerizados y en negro en este gobierno “nacional y popular”; parecen olvidar que por defender estas luchas hoy tenemos la tarea de vengar a un compañero, a un joven militante revolucionario, a Mariano Ferreyra; parecen olvidar los miles de jóvenes que nos movilizamos a la Plaza de Mayo a exigir justicia por él; y parecen no querer ver que no vamos a bajar los brazos y menos ahora que tenemos mayores tareas por delante. Y digo “fuimos y somos jóvenes” porque yo no hablo de lejos, yo no lo miro por la tele, sino que yo formo parte de esa juventud, esa juventud que no es kirchnerista, ni macrista, ni que ve Casi Ángeles (como teme Horca en su post), sino que formo parte de esa juventud revolucionaria que lucha por cambiar de raíz este sistema; esa juventud que toma como bandera la lucha de un militante trotskysta como Mariano Ferreyra, que como estudiante luchaba junto a los trabajadores; esa juventud que sí reivindica revolucionarios, que reivindica a Marx, a Lenin, a Trotsky… y no por su “aureola de gloria”, no sólo por “su rebeldía”, sino por sus ideas. Y mal que les pese, acá está esta juventud que avanza en el sindicalismo de base, en el movimiento estudiantil, en la unión entre trabajadores y estudiantes, esta juventud trotskysta y revolucionaria que avanza… y no dejará de avanzar hasta conseguir su objetivo que no es nada pequeño, pues no nos conformamos con la “miseria de lo posible”, nosotros no sólo pedimos, sino que EXIGIMOS LO “IMPOSIBLE”.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Ahora voy entendiendo lo que es "exigir lo imposible" Debe tener algo que ver con los acuerdos de la dirigencia del SOIP, con Barillari y las otras grandes pesqueras del Puerto de Mar del Plata para mantener el sistema de cooperativas truchas y a los trabajadores del pescado en condiciones laborales infrahumanas, y la "pesada" del PO para garantizarlo impidiendo nuevas elecciónes enel sindicato, alegando que los "cooperativistas" no son trabajadores, sino patrones.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails